¿Qué son y para qué sirven nuestras uñas?

Las uñas son láminas de queratina que brindan fuerza y soporte a las puntas de los dedos. Tal función permite sostener objetos, ejercer presión y calmar la comezón, principalmente; aunque a nivel social, son parte de la importante apariencia personal. 

La salud de las uñas es primordial no solo para una buena impresión, sino para unas manos libres de irritaciones e infecciones que puedan restringir sus funciones más básicas. Para saber si nuestras uñas están sanas, basta con mirar un color rosado en su parte interna y observar un borde color blanco. Si la lámina ungueal o zona de la queratina (la parte rosada) contiene hendiduras, grietas o coloraciones extrañas, es importante visitar a un dermatólogo. ¡Ojo! los hongos de las uñas de las manos también existen.

Puede interesarte: Bacterias come carne que viven en el agua.

Con relación a las uñas de los pies, también brindan fuerza y soporte al caminar y al permanecer de pie. Y por qué no, también ayudan a mitigar la comezón. Las uñas de los dedos de los pies crecen de 4 a 5 veces más lento que en las manos, es por ello que no las cortamos de manera tan frecuente.

Comerte las uñas puede matarte (Video)

¿Qué es la onicofagia?

La onicofagia es el nombre que recibe la manía de comerse las uñas. Es un microtraumatismo local que no respeta edad ni género; se presenta en hombres y mujeres en edad infantil, adolescente o adulta, aunque en este último caso las estadísticas son mucho menores.

Las uñas maltratadas y mordidas dan una mala imagen de higiene y cuidado personal. La onicofagia adulta podría ser incluso, vergonzosa, pues es percibida como una señal de inmadurez o de incapacidad para controlar las emociones, algo que se relaciona mayormente a los niños y adolescentes.

La onicofagia involucra la acción de morder, comer o desgastar las uñas de las manos, e incluso de los pies, a través de los dientes. No importa si las uñas no se tragan; la tentación de morder las uñas conlleva a una serie de consecuencias en cualquiera de los casos.

El estrés y el nerviosismo son causas comunes de la onicofagia, cuyo hábito frecuente provoca infecciones en las uñas, problemas gastrointestinales y deformidades en dientes, manos y labios. Y aunque no es algo que aparezca en todas las situaciones, es más probable que alguien con onicofagia desarrolle paroniquia.

consecuencias de comerse las uñas.
Onicofagia. Autor: Avexdevil. / Imagen de Dominio Público.

Todos estos peligros puede traerte tu teléfono móvil.

La paroniquia es una infección que afecta la piel que rodea y protege las uñas. Las causas más comunes son por morder la piel y los pellejitos al lado de las uñas, así como por cortarlas demasiado. Esto suele aparecer cuando ya no es posible morder más las uñas pero las ansias continúan; luego entonces, la piel contigua produce tentación. No es un problema que se clasifique como grave, pero si es reincidente y gérmenes de la boca o del ambiente ingresan por las heridas y provocan infección, sí será necesaria la visita médica.

La onicofagia parece una condición indefensa que podría controlarse fácilmente, pero en ciertas personas se convierte en un comportamiento automático y adictivo que se hace de manera inconsciente, tal como el caso de un individuo que come compulsivamente sin tratar directamente las causas que lo provoca. Individuos con mucho estrés, ansiedad, con preocupaciones, inseguridades y tendencia a la perfección, constituyen el mayor porcentaje de pacientes con onicofagia. 

¿Por qué morderse las uñas podría matarnos?

Más allá de las deformidades que pueda ocasionar el hábito de morder uñas o las infecciones leves ocasionadas por la paroniquia, lesionar la queratina protectora de los dedos podría tener consecuencias mucho más graves. No es que alguien muera por “comerse las uñas”, sino que esta acción puede desencadenar padecimientos o enfermedades mucho más graves que pueden llevar a una condición potencialmente mortal.

Estas son las consecuencias ‘menos riesgosas’ de padecer onicofagia:

Desgaste y deformidad dental.

Morder con mucha constancia va desgastando el esmalte protector de los dientes incisivos, aquellas 8 piezas dentales más visibles de la dentadura, y las cuales tienen el primer contacto con los alimentos, y este caso, con los dedos que se llevan a la boca. 

También se relaciona con el desarrollo de oclusión dental defectuosa de las piezas anteriores. La oclusión dental es cuando los dientes no están alineados correctamente, por lo que su función se ve limitada. 

Manos maltratadas.

Infecciones en los dedos por bacterias u hongos, dolor, uñas encarnadas y una apariencia muy poco estética, son comunes en personas como onicofagia. 

Deformidad de los dedos.

A pesar de no ser tan común, la posición y ‘empuje’ que sufren los dedos cotidianamente para que se acomoden fácilmente a la boca, puede deformarlos poco a poco. 

Inflamación de las encías.

Pese a que tampoco es común, los restos de las uñas podrían incrustarse en las encías causando problemas como la gingivitis, una enfermedad periodontal que provoca inflamación de las encías.

A continuación, conoceremos las consecuencias más riesgosas de padecer onicofagia:

Infecciones infantiles.

Riesgos por comerse las uñas.
Infecciones infantiles por comerse las uñas.

Los juegos con tierra y otros elementos de su entorno sin supervisión adulta, los vuelve vulnerables a contraer infecciones por ingesta. Cuando un niño lleva las manos sucias al rostro o a la boca, podría estar introduciendo huevos de lombrices que se alojan debajo de las uñas. 

Las infecciones estomacales en un infante pueden complicarse, especialmente si sus defensas son débiles por asuntos de salud.

Sepsis.

Carlos Fernando Ramírez Aboites, coordinador de Hospitales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), anunció la peligrosidad que implica morderse las uñas. 

Aunque no se juegue con tierra como los niños, los adultos podrían almacenar otros elementos dañinos debajo de las uñas, como bacterias y oxiuros, parásitos que provocan serias enfermedades intestinales. Tales organismos se adquieren comúnmente del contacto con el ano, aumentando el riesgo de desarrollar sepsis.

Sepsis se le denomina a la inflamación interna por una respuesta inmunitaria hacia una infección bacteriana. Es decir, cuando las defensas del cuerpo detectan una infección por bacterias, liberan sustancias químicas para combatirla, pero si esta reacción resulta abrumadora, el cuerpo comienza una grave inflamación general que produce coágulos de sangre, debilidad de los vasos sanguíneos y fallos en las funciones de los órganos, lo que conduce a la muerte. 

¿Cómo evitar morderse las uñas?

Para evitar morder las uñas, es importante identificar las situaciones que generan la ansiedad por hacerlo. Una vez identificada o identificadas, es posible generar mejores condiciones que eviten activar el deseo por recurrir al mal hábito.

Estas son las 5 sustancias más adictivas del mundo.

En el caso de los niños es un poco más complicado, pues muchas veces no pueden lograr explicar por qué lo hacen. Es importante no reprenderlos con violencia ni causarles vergüenza. La ayuda psicológica puede ayudar a descubrir las causas y trabajar para mejorarlas.

Con relación a los adultos, existen ciertos métodos para tratar la onicofagia:

Esmaltes.

Los esmaltes con sabores desagradables pero con nutrientes para las uñas, es uno de los métodos más conocidos y aplicados. Cuando el hábito no es muy fuerte, funciona; pero si la ansiedad es demasiada, aún con esmalte podría generarse el daño.

Qué puedo hacer para dejar de morderme las uñas.
Cómo dejar de comerse las uñas.

Pelotas antiestrés.

En aquellos momentos de tensión, una pelota u otro objeto antiestrés liberará la ansiedad acumulada y mantendrá ocupadas las manos.

Alternativas sanas.

Es válido probar alternativas como la yoga, meditación y relajación, ya sea en casa o en algún lugar especializado. Aprender a respirar y manejar las emociones y tensiones, ayudará a reducir la ansiedad por introducir los dedos a la boca.

Acudir a un profesional. 

La ayuda psicológica es muy efectiva para tratar este problema, ya que la onicofagia suele relacionarse con cuestiones de salud mental. Luego entonces, si la mente sana, el hábito desaparece.

Un terapeuta profesional ayudará a identificar las causas que desatan los arranques y a buscar las mejores alternativas para enfrentarlas.

Fuentes:

fmd.org.mx/2017/11/02/onicofagia/

hospitalesangeles.com/saludyvida/articulo.php?id=4353

www.rchsd.org/health-articles/paroniquia/

www.razon.com.mx/salud/te-comes-las-unas-cuidado-imss-advierte-que-puedes-morir-sepsis-onicofagia-bacterias-enfermedades-prevencion/