El móvil llegó para cambiar vidas.

Nadie se imaginaba que aquel aparato tosco y poco práctico que hizo su primera aparición en 1973, fuera a evolucionar al grado de convertirse en uno de los objetos más preciados de la actualidad. No obstante, todos sabemos que no evolucionó solo. Con la llegada del Internet, el teléfono móvil tuvo un despunte global que cambió la vida de las personas.

Hoy en día, un teléfono móvil sin Internet es casi “inservible” y algo similar ocurre con la conexión web; si fuera imposible acceder desde fuera de casa, no tendría esa relevancia que tanto la caracteriza. Así que puede decirse que ambas creaciones formaron la mancuerna perfecta para renovar por completo el flujo de comunicación y comercialización en todo el mundo.

Aunque así lo parece, un teléfono móvil no es una herramienta indispensable, pero cabe señalar que la comodidad que otorga es una ventaja de la que ya casi nadie quiere desistir. Desde que despertamos hasta que dormimos, el “celular” siempre está presente. Funciona para despertar por las mañanas, platicar con amigos y familiares, gestionar un negocio, contactar a clientes, planear o cancelar citas, enviar archivos, comprar, recibir dinero, pedir alimentos, encontrar pareja, jugar, pasar ratos de ocio, tomar cursos, practicar idiomas y poner música para dormir… entre muchas otras cosas.

Adicción al celular.

Sin embargo, entre todo el positivismo existe el punto incómodo del que pocos quieren hablar: el peligro de su uso. La manipulación cotidiana de un aparato tecnológico sin el conocimiento previo de sus riesgos y advertencias, es en cierta forma una negligencia, ya que no solo involucra al usuario adulto, sino también jóvenes y niños.

En promedio, un individuo revisa su celular unas 150 veces al día.

Desde varias perspectivas y en distintos ámbitos, el teléfono móvil es un peligro y te diremos por qué. La solución no es abandonar su uso, sino incorporarlo a nuestras actividades de una forma más consciente y moderada, a no ser que queramos arriesgarnos a los peligros que veremos a continuación. 

Información en Video.

Peligros que también “caben” en tu teléfono celular.

Peligro para la economía.

El Mtro. Raúl Martínez Solares, financiero y especialista en economía conductual, Presidente del Consejo para el Fomento del Ahorro Educativo, habló de la relación del uso excesivo del celular con decisiones financieras impulsivas. Es decir, el uso del aparato contribuye al gasto en el presente, olvidando el ahorro del futuro. Esto no es una constante, pero sí es una situación común.

Tema relacionado: El Celular en el Auto sí te puede llevar a la Tumba.

Por otro lado, el gasto que representa la activación de un plan, de datos móviles o la compra a crédito de aparatos de alta gama solo por mantenerse en tendencia, no son factores que contribuyan a mejorar la economía de las familias; especialmente en casos donde se percibe un salario mínimo. 

Reduce la calidad de la vista.

La vista es uno de los sentidos más afectados en el uso del teléfono móvil. La corta distancia que separa el rostro y la pantalla, afecta principalmente a la retina. Ello también favorece a la irritación ocular por resequedad, producto de la falta de parpadeo.

Uso del celular en jóvenes y niños.
Uso de teléfono móvil en niños.

La permanencia de varios minutos u horas frente al aparato provoca visión borrosa e incluso miopía temporal, especialmente por la tensión de los músculos oculares. Todo ello va mermando la calidad de la visión, por lo que un especialista debe valorar el daño en cuanto se inicien los primeros síntomas.

Afectación por luz blanca y luz azul.

La exposición por más de 2 horas a la luz blanca de la pantalla del móvil, disminuye poco más del 20% la producción de melatonina, hormona que regula el sueño y que al presentar alteración contribuye al insomnio.

Puede Interesarte: Apps que Mejoran nuestra Vida.

Por su parte, la luz violeta azul es peligrosa por tener el potencial de exponer a la vista a la degeneración macular retiniana, una vía que conduce a la ceguera irreversible.

Ambos tipos de luces también son desencadenantes de dolores de cabeza y mareos.

Síndrome de “cuello de texto”.

Sin duda, es un padecimiento derivado del uso de la tecnología. El Dr. Dean Fishman, quiropráctico de la Universidad de Florida, fue el primero en acuñar el término “cuello de texto”.

Daños físicos por uso del celular.
Síndrome de “Cuello de texto” por uso del celular.

Este se refiere al dolor y rigidez del cuello y la parte alta de la espalda por la mala postura prolongada que adquiere el cuerpo al atender teléfonos móviles. Este encorvamiento produce cansancio, migrañas, fatiga y adormecimiento de extremidades.

Algunas soluciones para evitar el “cuello de texto” son:

  • Reducir el uso de dispositivos.
  • Alejar y subir el aparato a la altura de la vista.
  • Mantener una postura recta y realizar ejercicios de estiramiento en caso de muchas horas sentado o de pie. 

Tendinitis.

La tendinitis es la lesión de los tendones que se manifiesta con dolor e inflamación, lo cual debe ser atendido por un médico. Las causas pueden ser varias, pero la excesiva manipulación del teléfono móvil, especialmente para escribir textos o jugar, es una de las más comunes.

Los audios con voz o las llamadas podrían ser una solución eficaz para dar un descanso a las manos.

Daños físicos.

Las noticias sobre quemaduras y electrocuciones por dispositivos móviles causaron pánico entre usuarios de todo el mundo, pero no es cotidiano ni parte de las nuevas tecnologías.

Como primer punto, nunca es buena idea dejar un teléfono móvil directamente hacia los rayos del sol, pues el sobrecalentamiento es peligroso.

Como segundo, es válido cargar los teléfonos con cargadores diferentes a los originales, siempre y cuando sean de calidad. Los muy económicos y de dudosa procedencia, son los que provocan incendios, explosiones y electrocuciones. 

Bacterias.

Un teléfono es un ecosistema de bacterias donde todo tipo de partículas pueden encontrarse. ¿Cuántas personas ingresan su móvil al baño?, ¿Cuántos lo sostienen mientras comen o después de que estornudan? No hace falta profundizar en el asunto. 

¿Quieres saber qué hay en la Superficie de tu Teléfono?

La limpieza de los teléfonos debe hacerse de manera regular y con pañuelos especiales que no produzcan daños en los componentes. Aún así, es preferible evitar tocar a un bebé o una persona enferma después de haber manipulado un teléfono.

Problemas de tránsito.

Riesgos de tránsito por uso del celular.
Peligros de tránsito por uso del teléfono móvil.

Los accidentes de tránsito, son quizá los peligros más frecuentes relacionados a los teléfonos móviles. La distracción que generan las llamadas, mensajes de texto y redes sociales mientras se va manejando, aumentan el riesgo de colisiones o atropellamientos.

Lo mismo puede aplicarse a los peatones, quienes sufren daños al caer o golpearse con posters o transeúntes, y lo más alarmante, al cruzar calles sin ningún tipo de precaución.

Invasión de la privacidad.

Existen millones de aplicaciones para móviles muy entretenidas y divertidas, pero que al ser descargadas invaden la privacidad del usuario, dejando “al aire” datos personales que pueden ser usados para fines desconocidos.

Lo preocupante del asunto es que estas mismas aplicaciones advierten sus condiciones antes de ser descargadas, pero el usuario no suele tomarse el tiempo para leerlas. Lo descubre cuando ya ha hecho uso y cuando la situación es irreversible.

Adicción bajo un término para recordar: Nomofobia.

Proviene de la expresión anglosajona “no-mobile-phone phobia”, y se refiere al miedo irracional que generan algunas personas al separarse de su teléfono celular. Este tipo de adicción es cada vez más frecuente y entre un público cada vez más joven.

La necesidad de revisar los móviles desde cualquier parte o haciendo cualquier tipo de actividad, parece ser una necesidad por mantenernos al día sobre lo que pasa alrededor y en la vida de los demás, cuando irónicamente, el entorno físico que realmente nos rodea pasa a segundo plano. Vivir la vida a través de una pantalla es muy poco sano.

Nomofobia: Miedo irracional que surge al separarse del teléfono móvil

Ansiedad y depresión.

La ansiedad y depresión derivadas del uso del teléfono, derivan mayormente de la cantidad de tiempo que invertimos en él. Utilizar las redes sociales para conocer la vida de los demás, puede causar trastornos mentales. 

Mirar a los amigos casándose, a alguien “poco agradable” con un nuevo cuerpo fitness, a ex compañeros de clase viajando por el mundo o al mejor amigo mostrando su nuevo auto, son situaciones que podrían cambiar conductas en alguien que siente no haber logrado nada de lo que observa. 

Resolviendo mitos: ¿Daños neurológicos y cáncer por uso de teléfono móvil?

El Instituto Nacional de Cáncer (NIH, por sus siglas en inglés), reveló que hasta el momento, no hay estudio que compruebe efectos biológicos por exposiciones a Wi-Fi. 

Radiación por teléfono móvil.
Uso del teléfono móvil y cáncer.

Por otro lado, este mismo instituto explica que la radiación electromagnética se puede clasificar en dos tipos: ionizante y no ionizante. La primera contempla una alta frecuencia y el ejemplo más conocido es el de los rayos X, el cual sí aumenta el riesgo de desarrollo de cáncer.

Con relación a los no ionizantes como los teléfonos celulares, lo único que provocan es calentamiento en el área del cuerpo, pero no hay una evidencia clara que demuestre que su uso es factor de cáncer. En ciertos subgrupos de individuos sí podría haber asociaciones significativas, pero no para alarmar a la población mundial.

Fuentes

eleconomista.com.mx/opinion/El-uso-excesivo-del-celular-puede-estar-vinculado-con-decisiones-financieras-impulsivas-20171107-0142.html

bbc.co.uk/newsbeat/article/26780069/smartphone-overuse-may-damage-eyes-say-opticians

healthline.com/health-news/phone-may-be-damaging-your-eyes#1

cancer.gov/about-cancer/causes-prevention/risk/radiation/cell-phones-fact-sheet

expansion.mx/tecnologia/2018/08/11/estos-son-los-riesgos-del-uso-excesivo-del-celular