Hay diferentes tipos de texto que se pueden analizar. Un texto es un conjunto de signos codificados de escritura que mantienen una coherencia y un sentido. Para que un texto cumpla su objetivo hacia el receptor, debe existir una decodificación eficiente, y por lo tanto, comprensión de lo que se lee. Ya sea con letras del alfabeto de un idioma o con símbolos (como en el caso de los códices mayas o egipcios), un texto intenta comunicar o expresar algo con un propósito.

Con esto, se entiende que no todos los textos están elaborados para un mismo fin. Se identifican varios tipos de acuerdo a su intención comunicativa.

Tipos de Texto y sus Características.

Primero se dividen en literarios y no literarios, y a partir de ahí se extienden otras categorías que veremos a continuación.

Dentro de los literarios, encontramos:

Textos narrativos.

Los textos narrativos son relatos de eventos o situaciones que son guiados a través de una secuencia cronológica que finaliza con un resultado o desenlace.

Dentro de los textos narrativos se encuentran textos de ficción y no ficción y se identifican tres componentes en su estructura: planteamiento, nudo y desenlace, que por lo general se presentan en el orden correspondiente, aunque no siempre es el caso.

El planteamiento es la introducción a la historia donde se presentan los personajes y los datos más importantes, como el lugar y la época donde se suscita. También se menciona cuál es el problema, conflicto o situación que influye en la vida de los personajes.

En el nudo se desarrollan las acciones que llevan a cabo los personajes para dar solución al objetivo principal. 

Y por último, en el desenlace es donde se alcanza el objetivo inicial. Se concluyen las acciones efectuadas por los personajes para dar fin a la historia.

Tipos de Texto

En resumen, las características de los textos narrativos, son:

– Relata historias reales o ficticias.

– Contiene introducción, nudo y desenlace, aunque no necesariamente en ese orden.

– Contiene acciones realizadas por los personajes.

– Hay un conflicto o situación por resolver.

Algunos ejemplos de textos narrativos son los cómics, cuentos, leyendas y mitos.

Textos líricos.

Los textos líricos son aquellos que muestran la realidad desde el punto de vista del sujeto. Se expresan sentimientos, emociones y estados de ánimo a través de versos con rimas y con elementos metafóricos. 

El texto lírico expresa las emociones humanas desde una perspectiva personal, pero conservando elementos que lo hacen del gusto colectivo.

Características de los textos líricos:

– El autor exhibe sentimientos y emociones con total libertad.

– Son textos subjetivos que expresan la interioridad del ser humano.

– Son escritos en verso en su mayoría, pero es válida la prosa poética.

Ejemplos de textos líricos son las canciones, los poemas, los himnos y las odas, por mencionar algunos.

Textos Dramáticos.

Son escritos donde se presentan conflictos entre diversos personajes que comparten un mismo espacio y tiempo. El objetivo de estos textos es que sean representados frente a un público a través de actuaciones y de una estructura de varias escenas o actos. Por todas sus características, el teatro es el máximo exponente de esta categoría. Los principales géneros dramáticos son: drama, tragedia y comedia. 

Principales características del texto dramático:

– Es posible escribirlo en verso o prosa.

– El personaje o personajes pueden expresarse por medio de diálogos, apartes y monólogos.

Dentro de los textos NO literarios, podemos mencionar:

Textos Informativos.

Como su nombre lo señala, los textos informativos tienen el objetivo de brindar información al lector sobre uno o varios temas, ya sea de acontecimientos actuales o pasados.

Su estructura se compone de tres elementos: introducción, desarrollo y conclusión, donde cada uno es presentado de forma clara y ordenada. El objetivo de un texto informativo es responder a las preguntas básicas que un lector pueda tener sobre un tema, con el fin de resolver sus dudas sin dejar ideas “sueltas”.

Un texto informativo no debe ser especulativo ni contener opiniones personales, sino que se enfoca a realidades y hechos comprobados. 

Características de los textos informativos:

– Proporcionan información objetiva y sin especulaciones.

– El texto es preciso, sin ambigüedades.

– Se usa un lenguaje denotativo.

Ejemplos de textos informativos son las noticias, artículos educativos, libros de texto y biografías.

Textos instructivos. Los textos de este tipo, tienen como fin guiar al lector para que pueda resolver algún requerimiento o necesidad. Son escritos de manera breve, clara y concisa para evitar confusiones que puedan alterar los resultados de forma negativa.

El lector es dirigido en sus acciones a través de un texto que instruye hacia un fin exitoso. Cuando un texto instructivo carece de elementos explicativos, difícilmente cumplirá su objetivo.

Las características de los textos instructivos, son:

– Requiere un formato especial (algunos contienen ilustraciones como apoyo y pasos ordenados espaciadamente).

– Pasos numerados y detallados.

– Lenguaje claro, resumido, directo y lineal.

Como ejemplos de textos instructivos, están las recetas de cocina, los manuales de uso, los reglamentos y las prescripciones médicas.

Textos Normativos.

Son los que regulan actos humanos para un bienestar colectivo. Como el concepto lo señala, estos textos contienen normas que dictan los actos permisivos y no permisivos dentro de un proceso o actividad, y asimismo, se señalan las sanciones que conlleva su incumplimiento. 

Las principales características de los textos normativos son:

– Los términos nuevos se definen antes de utilizarse.

– Se usan tecnicismos relacionados al área o tema tratado.

– El texto es claro y congruente.

– Se señalan amonestaciones, sanciones o consecuencias en caso de no acatarlo.

Ejemplos de textos normativos son las las bases de un concurso, las normatividades gubernamentales, las reglas de un juego o una competencia, los reglamentos escolares y las constituciones.

Textos Argumentativos.

Mientras que en un texto informativo se brindan datos verificados sin ningún tipo de intervención subjetiva, en los textos argumentativos se intenta persuadir, convencer o reforzar la opinión del lector con base a argumentos planteados de manera clara y coherente. 

Para realizar un texto argumentativo, su autor debe conocer ampliamente sobre el tema que desea exponer, tomando en cuenta diversas posturas y enfoques. De otra manera, el argumento estará sesgado y la retroalimentación recibida será juzgada y rechazada por un extenso número de receptores.

Los textos argumentativos forman parte del mundo periodístico, político y científico, principalmente, pero también circulan en el ámbito publicitario y filosófico. 

Características de los textos argumentativos:

– Son planificados.

– Su autor debe tener amplio conocimiento del tema o área.

– El lenguaje es formal.

– Toda opinión es argumentada con base en fuentes confiables y oficiales.

Como ejemplos de textos argumentativos, están los artículos de opinión, las columnas, los textos de crítica gastronómica, las tesis, etc.

Textos Especializados.

Contienen información muy especializada sobre un área o tema. Pueden ser explicativos pero a niveles más profundos que los textos informativos. Los receptores de estos textos son profesionales que poseen un amplio conocimiento de lo que se aborda, ya que el lenguaje utilizado es más técnico y avanzado; por lo tanto, muestra una complejidad sintáctica y léxica no comprensible para todo tipo de público.

Características de los textos especializados:

– Informa sobre temas muy concretos.

– Se dirige a un lector experto o especialista.

– Usa terminología específica.

– Es de lenguaje formal y objetivo.

Como ejemplos de textos especializados, mencionaremos los libros médicos de neurología, revistas sobre electrónica, libros sobre gastronomía molecular, etc. 

Cabe señalar, que cada uno de los tipos de textos clasificados no son aislados unos de otros. Es decir, que es posible que se combinen entre sí para lograr una intención comunicativa más eficiente. Por ejemplo, un manual para el uso de un osciloscopio, combina el texto instructivo con el especializado.