¿Qué es una Reseña?

Una reseña es una representación oral o escrita en la que se evalúa, critica y/o describe sobre la obra de un autor, artista o profesional que exhibe su material.

Una reseña pertenece al género periodístico de opinión, al igual que el editorial, la columna, el comentario y el artículo. Aunque cada uno mantiene sus diferencias, todos tienen en común que encierran comentarios, críticas, evaluaciones y expectativas sobre algún tema, obra, evento o suceso.

Las reseñas son aplicables a películas, libros, galerías, exposiciones, obras teatrales, álbumes musicales, e incluso a platillos gastronómicos, a eventos deportivos y muchas creaciones más.

Puede interesarte: Biografía de Charles Dickens, novelista inglés.

Quienes elaboran las reseñas suelen ser expertos en el ámbito que corresponda y suelen ser denominados como “reseñadores”. Aunque algunos autores señalan que una reseña debe ser objetiva, al contemplar la opinión o crítica de una sola persona, se relaciona más con la subjetividad.

Una reseña no es lo mismo que una sinopsis, concepto que es muy confundido. La diferencia es que la sinopsis no involucra la opinión o crítica del evaluador, simplemente ofrece un panorama general y resumido acerca de lo que trata un tema o una obra.

Existen dos tipos básicos de reseña: reseña descriptiva y reseña crítica.

Reseña descriptiva.

Informa al receptor sobre una obra, mencionado sus características y siguiendo los pasos de identificación, descripción y resumen.

Reseña crítica.

El reseñador emite un juicio valorativo donde identifica, describe, resume y opina.

El propósito de una reseña es orientar al lector sobre una obra, de manera que pueda persuadir en su decisión para que le otorgue parte de su tiempo o no. Es decir, una reseña es útil para ahorrar tiempo y/o dinero a un lector, o bien, para que haga una inversión que valga la pena.

El resultado es variable, pues, aunque las reseñas llegasen a demostrar que la obra no es buena o es escasa en ciertos aspectos, esto resulta ser atractivo para algunos lectores que desean corroborar si es verdad. Otros más prefieren aceptar las sugerencias y buscar otras opciones, o bien, por el lado positivo, la atracción del lector también puede provenir de buenos argumentos e información valiosa que hace atractiva la sugerencia e invita al conocimiento.

Cómo escribir una reseña.

1. Para escribir una reseña es muy importante mirar la obra completa y contemplar varios puntos. Por ejemplo, si se trata de una película, mediante los pasos correspondientes (descripción, resumen, etc.) se analiza la actuación de los actores, la fotografía, la trama y la dirección, efectos especiales, etc., etc. Si es un libro, también se puede hablar de la trama, de los personajes, del mensaje, la sintaxis, etc. En caso de reseñas musicales, se puede mencionar si hubo o no una nueva propuesta, si las letras tenían un buen contenido, si el sonido era ‘leal’ al estilo del artista o agrupación, entre otros aspectos importantes, atractivos e informativos para el interesado.

2. A pesar de que una reseña es naturalmente subjetiva, se intenta buscar la objetividad, de manera que no se vea involucrado el gusto personal del reseñador. Por ejemplo, si al reseñador no le agradan las obras teatrales musicales, debe dejar a un lado su gusto personal para poder emitir un juicio o una crítica sensata y totalmente fuera de sus preferencias, ya que, de lo contrario, ninguna obra musical podrá llenar sus expectativas por más producida o grandiosa que sea y su calidad como reseñador se verá afectada.

Una sugerencia es aplicar esos aspectos o estándares que no agradan, hacia explicaciones descriptivas que se conviertan en información relevante.

3. Separe por párrafos cada aspecto que se desea examinar. Actores, actuaciones, contexto, sonido, etc., de manera que el lector logre observar una reseña clara y ordenada.

4. Es ideal utilizar un lenguaje interesante que capte la atención del lector y tener muy en claro qué tipo de público lo leerá: niños, adolescentes, seguidores, público en general.

Puntos a tomar en cuenta.

No dar demasiada información sobre la trama.

Tampoco es necesario mencionar a todos los personajes o realizar una amplia descripción de ellos.

Se trata de vincular ideas que sean entretenidas para el lector, no crear más dudas ni plantear puntos que provoquen aburrimiento.

La opinión no precisamente debe iniciarse con un “opino qué…”, sino que puede estar incluida de forma fluida dentro del texto. Por ejemplo: “esta impresionante obra de interesantes personajes…”.

Organización de una reseña.

Como todo texto, una reseña también debe contener una entrada, un desarrollo y una conclusión o cierre.

En la introducción es fundamental incluir el nombre de lo que estamos analizando y breves detalles sobre su creación, como nombre del autor, año de elaboración o de publicación, si fue basada de alguna obra previa, etc.

Enseguida se brinda un breve resumen de la obra. Es decir, de qué trata y cuáles son los personajes principales, así como el papel o posición que ocupan. La opinión del autor de la reseña puede verse involucrada desde este punto.

En el desarrollo se muestran todos los elementos que se tomaron en cuenta para análisis, con sus respectivas opiniones de aciertos y deficiencias. Se recomienda comenzar con los aciertos o puntos positivos de cada área, para posteriormente mencionar lo que pudo mejorar o lo que no debió estar.

En la conclusión simplemente se da un veredicto final donde el reseñador recomienda o advierte sobre el contenido de lo analizado. Con esto, el lector decidirá si invierte más tiempo o no. Una recomendación, es que se mencione a qué tipo de personas se recomienda una obra. Por ejemplo: “Aquellos que disfrutan el rock clásico…”, “para los amantes de las películas de la época de oro del cine mexicano…”, etc., de tal manera que gran número de receptores puedan sentirse involucrados.

A pesar de que una reseña debe cumplir ciertas características, el estilo de cada autor de reseña es totalmente libre. Dependiendo del tipo de publicación donde sus reseñas se exhiben, el lenguaje debe ser claro y atractivo como se mencionó anteriormente, pero el tipo de lenguaje utilizado forma parte del estilo personal del escritor. Existen reseñas donde las palabras podrían ser “amables” aunque la inclinación sea negativa, pero otras, pueden ser un poco “duras” o crueles para los creadores, generalmente por la honestidad de las palabras.

El tamaño de una reseña también es variable, pero no se recomienda que sea mayor a una cuartilla.