¿Qué es Ética?

La ética es el núcleo de la vida cotidiana. Son estándares muy bien fundamentados para la comprensión de lo correcto e incorrecto, de manera que los humanos podamos hacer uso de nuestros derechos y beneficios, así como informarnos sobre nuestras obligaciones y responsabilidades.

La ética es una forma de mantener el orden social a base del buen comportamiento humano. Es por ello que la ética también se conoce como filosofía moral. Esta rama de la filosofía tiene como objetivo que el ser humano pueda formar parte de una sociedad y obtenga oportunidades que puedan brindarle una mejor calidad de vida. La ética es un análisis sistemático y crítico de la moralidad.

El término ética se deriva de la palabra griega ethos que puede significar costumbre o hábito.

Puede interesarte: Biografía de Platón, quien formuló los principios de la Ética.

La ética nos dice cómo vivir una buena vida y cómo tener una sana convivencia con la sociedad. Esto se deriva de doctrinas religiosas, de filosofías y costumbres que han sido parte de una cultura por varias generaciones, de manera que se normalizan ciertas acciones y otras se van rechazando por no generar ningún beneficio colectivo.

La ética no es la misma en cada país o en cada región. Suele ser tema de debates y polémicas de acuerdo al juicio moral de cada individuo o cada grupo de personas. El pensamiento sobre temas como el aborto, los derechos humanos y la equidad de género, por mencionar algunos ejemplos, es muy variable y puede ocasionar confrontación entre grupos sociales.

Muchas veces se habla de deontología cuando nos referimos a acciones relacionadas con el profesionalismo laboral. Existen ciertas reglas y obligaciones en cada una de las carreras profesionales que deberían respetarse en todo momento; especialmente en aquellas donde se compromete el bienestar de un tercero, como la medicina o la abogacía, por poner ejemplos.

Esta es una rama de la ética sobre los deberes que rodean el ejercicio de una profesión. Es por ello que también se le denomina como ética profesional.

Utilidad de la ética.

La ética influye en el comportamiento del ser humano; por lo tanto, si una persona considera algo moralmente bueno o correcto, sería irracional no hacerlo.

El ser humano no es un animal irracional, pero algunos comportamientos suelen caer en esta denominación, ya sea por instinto o por falta de control de las emociones, incluso cuando la propia mente sugiere mejores alternativas, simplemente porque ya conocemos el bien del mal o lo bueno de lo malo. Es aquí donde entra la importancia de la ética, que hace posible que un individuo pueda desistir de una mala decisión que conlleve a consecuencias nada favorables.

División de teorías éticas.

Algunos filósofos modernos dividen las teorías éticas en 3 áreas:

Metaética: se enfoca en los orígenes de los principios éticos, así como en su significado.

Ética normativa: se ocupa de los juicios morales y de los criterios que se usan para evaluar lo correcto de lo incorrecto.

Ética aplicada: analiza temas complejos y controvertidos que no son fáciles de resolver, como por ejemplo, pena de muerte, castigos a menores delincuentes, matrimonio igualitario, etc., etc.

Tipos de ética.

Sobrenaturalismo.

Este tipo de ética se basa en que las reglas morales provienen de las sagradas escrituras de la religión, cualquiera que fuera. Un Dios establece lo que es bueno, lo que es malo, lo que debe y no de hacer. Por lo tanto, la manera de ser una buena persona es realizando lo que Dios desea.

Consecuencialismo.

Es la ética que se basa en los resultados; esto es, que de todas las opciones que un individuo tiene para hacer en una situación o momento dado, la acción moralmente correcta es la que traerá mejores resultados. Por ejemplo: tener la oportunidad de agarrar y guardar un billete que la persona de enfrente dejó caer sin darse cuenta, pero, en lugar de ello, decidimos recogerlo y devolverlo.

Si hubiésemos guardado el billete, probablemente alguien más pudo haberlo visto y por lo tanto iba a exhibir nuestra mala acción. La acusación colectiva no iba a ser agradable.

El consecuencialismo nos dice que entre más buenas consecuencias produzca un acto, mejor o más correcto es.

Se identifican 3 tipos o categorías de consecuencialismo:

Utilitarismo: se refiere a que la mejor acción es aquella que produce una mayor utilidad para la mayoría de las personas involucradas; es decir, se maximiza la utilidad incluso para sí mismo. El primero en proponer esta teoría ética fue el filósofo y escritor británico Jeremy Bentham, a finales del siglo XVIII.

Altruismo: es cuando se decide actuar con base al beneficio de todos, excepto para sí mismo. Las acciones altruistas pueden verse en diversas situaciones: durante desastres naturales para apoyar a la gente damnificada; regalar juguetes, visitar un asilo o un hospital infantil, etc., etc.

Egoísmo moral: las consecuencias de una acción benefician solo a un agente individual. Por lo tanto, para los demás puede ser perjudicial, neutral o incluso beneficioso sin que sean parte del objetivo.

El egoísmo moral no es del todo malo o incorrecto, ya que el ser humano por naturaleza tiene el objetivo de alcanzar su propio bienestar.

Emotivismo.

El emotivismo nos dice que expresar los sentimientos del hablante sobre un tema moral, las declaraciones morales pueden influir en los pensamientos y la conducta de otra persona. Decir “usted está acusado de actuar incorrectamente por asesinato”, es innecesario, pues, simplemente con decir “usted está acusado de asesinato” es más que suficiente para saber que esa persona debe recibir castigo.

Ética de las virtudes.

Se refiere a que una acción es correcta si es algo que una persona virtuosa haría en las mismas circunstancias. Una virtud permite que una persona viva bien y solo puede actuar virtuosamente so posee y vive las virtudes.

El conjunto de virtudes individuales beneficia a todos los humanos. Aunque las virtudes pueden ir cambiando de prioridades con el paso del tiempo y la estructura de las sociedades, existen virtudes como la justicia y la fortaleza que se consideran atemporales.

Subjetivismo.

Con el subjetivismo entendemos que lo bueno y lo malo existe por nuestras actitudes y opiniones personales. Es decir, las declaraciones morales son declaraciones objetivas acerca de la actitud que tienen la mayoría de los seres humanos ante un tema particular. Es aquí cuando se marca una diferencia de lo bueno y lo malo. Por ejemplo: “matar a una persona” es malo para la mayoría, por lo tanto, no hace falta decir que matar está mal. También cuenta la actitud que el orador tiene sobre un tema. Ahí nos podemos percatar si algo forma parte de la aceptación social o no.

Intuicionismo.

El intuicionismo dice que los seres humanos pueden descubrir verdades morales objetivas usando sus mentes de una manera particular e intuitiva. Esto no quiere decir que las decisiones morales se alcancen confiando meramente en la intuición, pero esta sí nos proporciona el descubrimiento de las verdades morales básicas.

La ética basada en el deber.

Se enfoca en las acciones de la gente, no de las consecuencias de estas. Bajo esta forma de ética, no se puede justificar una acción al demostrar que produjo buenas consecuencias.

Esto se aplica principalmente a los niños, donde se enseña que ciertas cosas deben hacerse simplemente porque son las correctas.

Biografía de Martin Luther King Jr., activista contra la segregación racial.