Los Tipos de Lenguajes y sus Características.

El lenguaje es un concepto que no ha sido fácil definir, pero la mayoría de los lingüistas coincide en que es un conjunto de señales y signos hablados, manuales o escritos que sirven para facilitar la comunicación humana.

Si bien, la comunicación también es parte de la vida de los animales distintos al hombre, esta se da de manera distinta. Es decir, a pesar de que todos los animales muestran formas de comunicación y los más inteligentes como los delfines y ciertos primates han logrado conformar un lenguaje complejo, el raciocinio del hombre le ha permitido elaborar una serie de lenguajes para cada situación o circunstancia, la cual se aprende por medio de la práctica y la convivencia diaria.

Todas las personas con un estado físico y mental típico, adquieren durante su infancia todo un sistema de comunicación que comprende desde movimientos corporales, hasta el inicio de formar palabras con significado, lo que finalmente resulta en el aprendizaje y aplicación del idioma, lengua o dialecto.

La amplitud del lenguaje lo obliga a dividirse en varias partes para un mejor estudio. Es por ello que se reconocen dos principales tipos: verbal y no verbal.

Lenguaje Verbal

Dentro de cada uno existen otras divisiones de acuerdo a su uso y forma de expresión. Como parte del lenguaje verbal, encontramos:

Lenguaje oral.

Es nuestra lengua hablada; es decir, la utilización de la voz. Son formaciones de palabras que conforman significados, las cuales logran el objetivo de comunicarnos.

El lenguaje oral es la forma más práctica e inmediata de comunicación entre dos personas de la misma nación o culturas similares, pero su eficiencia depende de la ubicación geográfica, del nivel sociocultural y de la edad del individuo o hablante, entre otros factores. Por lo tanto, también puede convertirse en una barrera de comunicación entre dos personas con un idioma, lengua o dialecto diferente.

Cabe mencionar que el lenguaje oral fue el primero en surgir en la historia de la humanidad, antes que el escrito. De igual manera, es una de las primeras destrezas aprendidas por el hombre (antes de aprender a escribir, por ejemplo), y mediante la repetición y el contacto entre personas, se convierte en una práctica permanente.

Lenguaje escrito.

Lenguaje escrito.

Tanto el lenguaje oral como el escrito están formados por signos lingüísticos o palabras, pero en el primer caso son vocales y en este, plasmados por escrito por medio de signos grabados o añadidos de manera digital. Ejemplos cotidianos son las cartas, correos electrónicos, artículos y obras literarias, por mencionar algunos ejemplos.

El lenguaje escrito es complementario al lenguaje hablado; esto es, que no existe un lenguaje actual que sea exclusivamente escrito y que no pueda hablarse.

La complejidad del lenguaje escrito radica en la elaboración de textos que puedan plasmar una idea. Para ello se requiere conocer el código lingüístico correspondiente al idioma; esto es, conocer las reglas ortográficas.

Lenguaje No Verbal.

El lenguaje verbal es un poco más amplio. El ser humano tiene la capacidad de poder comunicarse por diversos medios cuando el lenguaje verbal no es una posibilidad; o bien, cuando no es la forma más práctica para expresarse en ciertas situaciones.

Dentro de este lenguaje encontramos:

Lenguaje corporal o kinésico.

Lenguaje kinésico.

La palabra kinesia proviene del griego kinesi = movimiento. Esto se refiere a que se utiliza el cuerpo y el rostro como forma de expresión. El ejemplo más común es agitar la mano para saludar a alguien que se encuentra a cierta distancia, o bien, la mímica.

El lenguaje de señas, empleado para personas con deficiencias auditivas y vocales, es una combinación de lenguaje visual y manual, en el que con ayuda de las manos y el movimiento de la boca para gesticular palabras (generalmente sin sonido), se logra entablar una efectiva comunicación. Este tipo de lenguaje también viene acompañado de otras expresiones faciales o movimientos corporales que refuerzan lo que se quiere expresar.

Proxémico.

Esta subcategoría se refiere a la manera en cómo el ser humano utiliza su espacio para entablar comunicación con otras personas. Está estrechamente relacionada e influenciada con la cultura de cada individuo o de cada comunidad. Forma parte de la comunicación interpersonal y se descubre a través de la observación.

La distancia entre las personas tiene significados importantes que reflejan el tipo de relación en determinados contextos. Puede ser íntima, personal, social y pública.

La íntima se refiere a personas que han entablado comunicación previa y donde existe cierta confianza. Como por ejemplo, con amigos, esposos, etc.

La personal es la distancia “prudente” para poder movernos libremente sin invadir el espacio de otro. Esto se observa en salones de clases o en alguna junta laboral, donde a pesar de que todos permanecen en un mismo sitio, cada individuo sobreentiende el espacio que debe tener cada uno.

La distancia social es para la convivencia con personas que no conocemos pero que de alguna manera, tenemos comunicación con estas. La distancia es más amplia, aunque esto también varía de acuerdo a la personalidad y las costumbres de cada individuo.

Distancia pública se refiere a la comunicación que se da a distancias más extensas. El emisor requiere una posición más alejada para llegar a un gran número de gente. Por ejemplo, como lo realiza un conferencista o un candidato político.

Icónico.

Lenguaje icónico.

Es parte del lenguaje visual. Aquí se emplean signos, imágenes, dibujos o figuras para comunicar, ya que se asocian con interpretaciones lógicas previamente aprendidas. Este tipo de lenguaje, por ejemplo, se encuentra en abundancia en la vía pública, tanto en señalamientos como en anuncios publicitarios, por medio de gráficos, colores y palabras breves que brindan información para los transeúntes.

Pero, por otro lado, dentro de este lenguaje no siempre existe una una representación visual. Es decir, también se basan en lenguajes lineales utilizadas para el funcionamiento de las máquinas, siendo el ejemplo más común la computadora. El lenguaje de programación es utilizado por un programador para escribir las instrucciones que una computadora ejecutará, pero esto no es suficiente para que una computadora “entienda”. Este lenguaje debe ser traducido a lo que las máquinas modernas entienden, que es el lenguaje máquina, un conjunto de códigos numéricos binarios para dar instrucciones sin traducción a una computadora.

Fonético.

El lenguaje fonético puede formar parte del lenguaje verbal y no verbal. En el caso del verbal, la fonética es una rama de la lingüística que estudia los sonidos del habla humana y las propiedades físicas de los sonidos. Analiza propiedades acústicas, percepciones auditivas y estados neurofisiológicos.

En las lenguas orales se reconocen tres áreas de estudio: la fonética articulatoria, la acústica y la auditiva.

Lenguaje fonético.

Fonética articulatoria: se relaciona a lo fisiológico; es decir, a los órganos que permiten la producción de sonidos por parte de un hablante.

Fonética acústica: estudia el sonido a través de sus ondas sonoras desde el hablante hasta el oyente.

Fonética auditiva o perceptiva: el estudio de la recepción y percepción de los sonidos del habla por parte del oyente.

Como parte del lenguaje no verbal, la fonética se refiere a sonidos de uso común que se utilizan para trasmitir un mensaje de manera clara y concreta. Por aprendizaje cultural, sabemos cómo reaccionar ante el sonido de una ambulancia, ante el silbato de un entrenador, o ante el timbre de nuestra casa.

Paralenguaje.

El paralenguaje es un complemento no verbal que acompaña al discurso vocal. Este término se refiere al cómo se dicen las palabras.

La entonación forma parte del paralenguaje. Dependiendo del estado emocional del hablante, el tono podría ser agudo o grueso.

El volumen puede ser suave, regular o fuerte, lo que indica diversos estados de ánimo o el grado de inseguridad en un individuo. De igual forma, el tono y el volumen de voz nos indica el grado de autoridad o dominio de una persona hacia otra o un grupo.

El ritmo o la fluidez al hablar y la dicción o articulación de las palabras también son parte de la comunicación no verbal paralingüística, pues reflejan seguridad o nerviosismo, atención o falta de interés, entendimiento o confusión y seguridad o inseguridad, lo que puede crear el éxito o fracaso en la comunicación.

 

 

Referencias

https://kids.britannica.com/students/article/language/275372/203620-toc

https://www.britannica.com/topic/language

https://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/4298/6/TEMA%206.LENGUAJE%20Y%20COMUNICACI%C3%93N.pdf

https://www.uaeh.edu.mx/docencia/P_Presentaciones/prepa3/Lenguaje,%20Lengua%20y%20Habla.pdf

http://cvonline.uaeh.edu.mx/Cursos/BV/S0401/Unidad%201/lec_15_DiversasFormasLenguaje.pdf