Vaping, la nueva moda entre los jóvenes.

Los cigarros electrónicos son objetos creados en China como alternativa al uso del cigarro convencional, el cual suele componerse de tabaco y elementos químicos como nicotina y alquitrán, extremadamente dañinos para la salud. 

Los cigarros electrónicos, también conocidos en algunas regiones como “ecigs” o “ecigars”, vienen en una amplia diversidad de tamaños, diseños, colores y precios, lo que resulta atractivo para el público que opta por la innovación y la personalización de sus pertenencias. 

La mayoría de los cigarros electrónicos contiene una batería para calentar una sustancia líquida, la cual genera abundante vapor. A la acción de utilizar cigarros electrónicos se le denomina “Vapeo” en español o “Vaping” en inglés.

Consecuencias del cigarro electrónico.
Vaping, una práctica poco saludable.

En los últimos años, el “vaping” ha ganado adeptos entre la población más joven, bajo la creencia de que el cigarro electrónico es menos dañino que un cigarro convencional. No obstante, existen ciertos aspectos sobre el dispositivo tecnológico que deben conocerse y considerase, como parte de un tema de salud pública.

El tabaquismo en cifras.

Ya es muy bien sabido que el cigarro convencional, aquel que venden suelto o dentro de cajetillas en casi cualquier parte, es muy nocivo para la salud. Además de la nicotina y el alquitrán antes mencionados, un solo cigarro puede tener hasta 4,000 componentes químicos (Dato de la OMS, 2019), entre los que destaca el arsénico, benceno, berilio, polonio, cadmio, metanol y amoníaco. Alrededor de 250 sustancias son nocivas y más de 50 favorecen el desarrollo de cáncer.

Un solo cigarro puede tener hasta 4,000 componentes químicos

Los radicales libres contenidos en cada cigarrillo favorecen el envejecimiento prematuro y el deterioro celular, por lo que la esperanza de vida de un fumador recurrente se reduce aproximadamente 10 años, con una menor calidad de vida que la de una persona no fumadora.

Adicción al tabaco.
Tabaquismo, un problema mundial.

En datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud 2019), de las aproximadamente 7 mil millones de personas que habitan en el mundo (Cifra actual), un promedio de 1,000 millones tienen adicción al cigarro, lo que habla del fuerte efecto de dependencia que genera la nicotina en el cerebro humano. Cada año, mueren más de 8 millones de personas por enfermedades relacionadas al tabaquismo.

Fumar Causa hasta 150 Mutaciones en las Células Pulmonares.

Tan solo en Estados Unidos, el cigarro ocupa el primer lugar en muertes prevenibles, al acabar con la vida de 480,000 personas cada año en promedio. Tal cifra es superior a las muertes por VIH, heroína, metanfetaminas, cocaína, e incluso por alcohol, accidentes viales y armas de fuego. (Dato de la Universidad de Harvard).

Dichas cifras alarmantes no son atribuidas a los cigarros electrónicos, pero sus efectos a largo plazo están en espera por conocerse.

Lo que dice Harvard sobre los cigarros electrónicos.

La Universidad de Harvard puso especial atención a este asunto que involucra a adolescentes y jóvenes adultos principalmente. La realidad es que no existe información que confirme que los cigarros electrónicos generen menor, igual o mayor daño a largo plazo que los cigarros de tabaco. Más bien, será el tiempo el que comience a mostrar los estragos o los beneficios de su consumo prolongado. Quizá cuando los jóvenes actuales lleguen a la adultez, podrá realizarse nueva documentación que describa las consecuencias del uso de cigarros electrónicos tras varios años de hábito. 

En los cigarros electrónicos también se consume la nicotina que causa adicción.

Existe desinformación sobre el daño que producen dichos dispositivos modernos a la salud humana, pero la publicidad los exhibe como objetos de consumo seguro que no generan deficiencias en el organismo ni crean algún tipo de adicción. Sin embargo, los estudios difieren de algunas aseveraciones. Los cigarros electrónicos no son tan ingenuos como los muestran. 

El líquido utilizado para los cigarros de vapor, contiene en su gran mayoría un componente orgánico llamado propilenglicol; así como glicerol, aromatizantes y nicotina en dosis diversas. Esto es, que en estos aparatos también se consume la nicotina que causa adicción, aunque hay disponibles líquidos que no lo contienen.

Cuando los jóvenes adquieren cigarros electrónicos con líquidos que poseen nicotina, son vulnerables a crear una adicción a la sustancia y un posible interés al consumo de cigarros de tabaco, lo que representa un riesgo para aquel público vulnerable. 

Cigarros electrónicos y salud.
Cigarros electrónicos.

Aunado a ello, la publicidad que ha tenido el “vaping” puede ser tan nociva como aquella que años atrás se refería a los cigarros de tabaco, ya que induce al consumo por moda y estatus. Cientos de “influencers” de redes sociales muestran esta práctica como parte de un estilo de vida sociable y en tendencia con las celebridades. 

Los estudios realizados por la Universidad de Harvard afirman lo siguiente: los cigarros electrónicos sí son dañinos, aunque en menor grado que los cigarros de tabaco, lo que quiere decir que ambos representan un riesgo para la salud a diferentes grados. La diferencia es que en uno se conocen los efectos a largo plazo y en el otro no.

“Los cigarros electrónicos sí son dañinos, aunque en menor grado que el tabaco”.

A pesar de que los cigarros de vapor parecen ser menos dañinos, no se tiene la certeza si otro tipo de componentes contenidos en los líquidos, o como resultado de su calentamiento e inhalación frecuente, puedan tener efectos menores, iguales o peores que los cigarros más conocidos.

Por el contrario, si pudiera mencionarse un beneficio del ecigar, sería que no produce alquitrán ni toda la cantidad de gases tóxicos que se encuentran en el humo del cigarro.

Lo que dice la OMS sobre los cigarros electrónicos.

La OMS presentó un informe acerca de los sistemas electrónicos de administración de nicotina (SEAN) para dar a conocer los riesgos sobre su uso cotidiano. El documento oficial afirma que algunos de los químicos que constituyen las soluciones y emisiones liberadas, son tóxicos para la salud.

Como efectos a corto plazo, se mencionó la irritación de ojos y vías respiratorias a causa del propilenglicol, pero se desconoce si esto podría empeorar con el tiempo. 

Se tiene una especial inquietud en jóvenes y personas embarazadas. El desconocimiento por parte de consumidor y vendedor, podría poner en riesgo la vida de personas que buscan el “vaping” como alternativa segura y confiable al cigarro.

Usar ecigs no es para aquellos que desean dejar de fumar, como tanto se ha emitido. En cambio, podría hacer que los menos experimentados inicien con una adicción a la nicotina que conlleva a muchos problemas de salud, y que el vapor liberado pueda afectar a algunos sectores de la población.

No existen estudios que garanticen con certeza, que el ecigar, es una vía para abandonar el cigarrillo.

No existen estudios que garanticen con certeza, que el ecigar, es una vía para abandonar el cigarrillo. En cambio, soluciones como gomas de mascar, parches e inhaladores, ya han demostrado tener efectos más positivos en el proceso de abstinencia, además de la terapias conductuales que son necesarias para lograr un abandono definitivo. La OMS afirma que los consumidores de tabaco, requieren ayuda para dejarlo.

Efectos de la nicotina, presente en ambos tipos de cigarro.

La nicotina pura es una sustancia obtenida de las hojas de tabaco; pero es posible crearla de manera artificial. Es considerada una droga tóxica al tener un efecto adictivo y dañino en el organismo. Algunos efectos de la nicotina son: pérdida del apetito, euforia,  aumento de la presión arterial y debilidad del sistema inmune, por mencionar los principales.

Estas son las 5 sustancias más adictivas del mundo.

Los estudios revelan que la nicotina tiene un efecto cerebral que activa los circuitos que regulan los sentimientos de placer. Una de las sustancias químicas que está implicada en el fuerte deseo de consumir nicotina, es la dopamina. Por esta razón, muchos fumadores sienten la necesidad de fumar cada determinado tiempo. El supuesto bienestar que les brinda, es recordado y solicitado por el cerebro una y otra vez.

Efectos de la nicotina.
Peligros de la nicotina.

Existe evidencia que la gran mayoría de fumadores acepta que fumar es un hábito poco saludable y que desearían reducir o eliminar su consumo. No obstante, el impulso por volver a hacerlo es muy fuerte. 

La interacción con la nicotina puede afectar el desarrollo del cerebro y predisponer a los adolescentes a la adicción a otras drogas. Así que lo más recomendable es prevenir que los menores de edad, embarazadas y personas delicadas de salud, eviten el uso de ecigars. La terapia psicológica es capaz de tratar problemas de ansiedad, estrés, nerviosismo, adicción, etc., a las cuales se les atribuye el deseo de fumar.


Fuentes.

www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/tobacco

www.msal.gob.ar/tabaco/index.php/informacion-para-profesionales/tabaquismo-en-el-mundo-generalidades/otros-productos-del-tabaco/cigarrillos-electronicos

www.cdc.gov/tobacco/basic_information/e-cigarettes/spanish/los-riesgos-de-los-cigarrillos-electronicos-para-jovenes.html

www.health.harvard.edu/blog/electronic-cigarettes-good-news-bad-news-2016072510010

www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6454567/

e-cigarettes.surgeongeneral.gov/

apps.who.int/gb/fctc/PDF/cop6/FCTC_COP6_10Rev1-sp.pdf?ua=1

www.drugabuse.gov/es/publicaciones/serie-de-reportes/adiccion-al-tabaco/es-adictiva-la-nicotina