El Coliseo Romano.

El coliseo romano es el emblema más importante de la antigua Roma. Es una construcción que representa la unión de actos sanguinarios y poder, pues su estructura majestuosa y cuidadosamente planeada, fue escenario de batallas atroces que entretenían a la multitud, al mismo tiempo que recordaba a los adversarios de otras ciudades, que el imperio romano era una gran potencia, capaz de solventar una obra arquitectónica de tales magnitudes.

El coliseo contrastaba con la imagen de un pueblo cuya mayoría de habitantes carecía de una vida digna. Aún así, la emoción que se generaba al ingresar al recinto, era suficiente para que el lugar se convirtiera en un éxito desde su inicio. Fue de aquí donde nació la expresión latina “panem et circenses” (pan y circo), como manera de exhibir la forma en que los gobernantes manipulaban a su pueblo.

Gladiadores en el Coliseo.
Coliseo Romano en la actualidad.

El furor colectivo que se generó desde la inauguración del coliseo romano, no solo provenía del tamaño de la construcción o de las batallas en sí, sino de los personajes que participaban en dichas batallas.

La construcción del Coliseo Romano comenzó en el año 71 d.C.

Los gladiadores romanos fueron figuras muy admiradas por su imagen de fuerza y valentía. Aunque la gran mayoría eran hombres, las mujeres también podían ser entrenadas para luchar hasta 200 d.C., cuando el emperador Septimio Severo prohibió su participación.

Sus armaduras, cascos y espadas, en conjugación con sus trabajados cuerpos y técnicas de lucha, representó un enorme atractivo para los alrededor de 50,000 espectadores que ingresaban en cada espectáculo. Entre las mujeres, eran considerados símbolos sexuales.

Podría interesarte: Los Mayas lo Hicieron Primero: La Tabla de Venus Revela Avanzada Astronomía.

Lo que no sabías de los gladiadores (Video)

Los datos que probablemente no sabías.

Quizá hemos aprendido sobre los gladiadores gracias a exitosas películas de elevado presupuesto, pero hay ciertos datos que parecen no mostrarse de manera muy precisa. A continuación, veremos algunas curiosidades que quizá no sabías acerca de estos combatientes profesionales de la antigua Roma.

1. Alimentación.

Según análisis realizados a varios cuerpos de gladiadores hallados en un cementerio de Turquía, su dieta fue mayormente vegetariana al estar constituida mayormente de semillas y cenizas de plantas ingeridas en licuados. En estas muestras, la carne formaba parte de un menor porcentaje, contrario a lo que se podría creer con base a su físico y nivel de energía requerida.

No obstante, solo dos de los cuerpos analizados mostraba mayor ingesta de carne y menor dieta a base de vegetales y semillas. Esto se podría deber a los distintos hábitos de alimentación en las diferentes regiones de Roma.

Vida de los gladiadores.
Estilo de vida de los gladiadores.

2. Ejercicio.

El ejercicio es primordial para cualquier atleta y los gladiadores lo requerían para mantener una óptima condición física.

Una rutina a base de dieta con granos, legumbres y frutas secas, además de entrenamientos rigurosos por parte de gladiadores retirados, era lo común en su preparación. Su bebida energética era a base de ceniza de plantas y vinagre.

3. No siempre morían en los encuentros.

Había una probabilidad entre nueve de que los gladiadores murieran en los enfrentamientos.

Los registros señalan que las peleas se llevaban a cabo bajo estrictas reglas supervisadas por un árbitro. Quienes se enfrentaban contaban con similares características físicas y habilidades de lucha; es decir, en las películas mostraban a grandes hombres experimentados combatiendo contra primerizos, pero esto no era parte de lo cotidiano.

Entre 18 y 25 años de edad era la expectativa de vida de un gladiador.

Otra cuestión importante, es que un gladiador solo peleaba de dos a tres veces por año y para ello se preparaba arduamente. Era posible detener una pelea si ya había demorado lo suficiente como para aburrir a los asistentes, o bien, si el agotamiento físico era muy evidente pero la batalla había sido muy entretenida.

Es muy probable que entre los mismos gladiadores haya existido un código interno para herir y no matar, especialmente entre quienes contaban con promotores e inversionistas; no obstante, las heridas y lesiones eran constantes y algunos de ellos no lograban sobrevivir.

Artículo: ¿Por qué Somos más Altos que hace 100 Años?

4. No siempre eran esclavos.

Los primeros combatientes sí fueron llevados en calidad de esclavos a prepararse para luchar, sea de su agrado o no. No se conoce aún cuántas mujeres esclavas fueron llevadas a los enfrentamientos. Algunos eran ciudadanos de pueblos conquistados y otros delincuentes, por lo que realmente nadie sentía algún tipo de compasión.

Años más tarde, debido a la gran demanda de espectadores y a la atractiva suma de dinero para los vencedores, ciudadanos comunes entre padres de familia, exsoldados, personajes de clase alta y políticos, comenzaron a inscribirse en escuelas de gladiadores con el fin de ser competentes en los enfrentamientos.

Qué comían los gladiadores.
Pollice Verso (1872), obra de Jean-Léon Gérôme. / Imagen de Dominio Público.

5. Señales de pulgares.

No hay registros exactos que demuestren que un dedo pulgar hacia arriba o abajo significaba la muerte. Según los historiadores, era la multitud quien decidía si un gladiador vivía o moría una vez que terminaba herido o derrotado. La decisión también podía depender de la popularidad del gladiador.

Con base a la presión del público y los gobernantes, el emperador hacía la señal de “misericordia” o “muerte”. Si era esto último, el gladiador a cargo clavaba su espada entre los omóplatos o el corazón.

6. Mostraban unión.

No todos los gladiadores eran enemigos, ya que su hermandad los llevó a protegerse mutuamente. Incluso, algunos formaban tipos sindicatos o colegios con representantes líderes y deidades protectoras. En caso de algún caído llevaban a cabo un funeral para elevar su honor y ofrecían a su esposa e hijos (en caso de tenerlos) una compensación monetaria.

7. Varios tipos de gladiadores.

No todos los gladiadores estaban equipados de la misma manera. Ser gladiador contemplaba nivel de habilidad, nivel de experiencia, popularidad y especialización en un tipo de combate en particular, lo que incluía un conjunto de armas.

Entre los más comunes eran los llamados “thraces” y los “murmillones”, quienes solían enfrentarse mutuamente, pero hubieron otros que también destacaron.

Tipos de gladiadores romanos.
Se reconocían varios tipos de gladiadores.

Thraces: se defendían con una daga curvada como una guadaña y estaban protegidos por una armadura, un escudo redondo y un casco de borde ancho.

Murmillones: contaban con casco, espada gladius, escudo, protector de brazo, taparrabos, cinturón y vendajes protectores para las piernas.

Retiarius: llevaba tridente, una red de yeso y una daga. Así como taparrabo y protector metálico de brazo. Era el único gladiador sin protección en la cabeza.

Andabata: resultaban atractivos al observar que luchaban con cascos cerrados; es decir, sin posibilidad de ver.

Dimachaerus: portaban dos espadas cortas en cada mano, casco, taparrabo y protector de brazo.

Essedarius: fueron de los más notorios al ir sobre carros llevados por caballos. Portaban lanzas y se protegían con escudos.

Rudiarius: quienes recuperaban su libertad por ser excelentes y experimentados gladiadores, recibían una espada de madera proveniente de los altos mandos. Solo los que decidían quedarse para continuar luchando en batallas eran llamados Rudiarius, por lo que eran muy ovacionados. Los retirados tenían posibilidad de convertirse en entrenadores, árbitros y ayudantes.

Existen dos pirámides más dentro de la pirámide de Chichen Itzá.

Dato curioso.

Las batallas entre humanos y animales eran muy populares en la época. A quienes se enfrentaban a las “bestias”, se les denominaba Bestiarius, pero no eran considerados gladiadores, ya que el término gladiador solo estaba considerado para quienes se enfrentaban a otros hombres.

Se identifican dos tipos de Bestiarius: aquellos que decidían por voluntad propia luchar armados contra carnívoros salvajes (que no era muy común), y aquellos que eran enviados como castigo por ser esclavos o ciudadanos delincuentes y enemigos de estado. No llevaban objetos o vestimenta de protección para defenderse, ante la intención de que murieran descuartizados.

Los animales que participaban no solo eran tigres y leones, sino también avestruces, perros, osos y cocodrilos. Se estima que alrededor de 9,000 animales fueron asesinados durante la ceremonia de 100 días para conmemorar la apertura del Coliseo.




Referencias

history.com/news/10-things-you-may-not-know-about-roman-gladiators

britannica.com/sports/gladiator

bbc.com/mundo/noticias-37175835

bbc.com/mundo/noticias/2014/10/141023_gladiadores_vegetarianos_dieta_lp.shtml

nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/el-coliseo-de-roma_6685