Los elementos de la comunicación son fundamentales para definir y lograr una buena comunicación. La comunicación ha hecho posible la formación de culturas y el progreso de la humanidad. Es esencial en cualquier espacio humano e implica mucho más que solo hablar o escribir. Involucra numerosos aspectos a los que quizá no prestamos demasiada atención por ser tan cotidianos. 

Y es precisamente esa cotidianidad la que se relaciona con su etimología. La palabra “comunicación” proviene del latín “communis” que significa común. La mayor parte de nuestros días estamos comunicando, ya sea a través de nuestro idioma y escritura, o a través del cuerpo, los movimientos y las acciones.

Por lo tanto, una definición simple de comunicación humana sería: Proceso de enviar y recibir mensajes por medios verbales o no verbales hacia una persona o grupo. 

¿Cuáles son los Elementos de la Comunicación? 

Para que una comunicación sea efectiva, debe incluir distintos elementos en su proceso, los cuales se mencionan a continuación:

Emisor. Es el individuo que emite el mensaje inicial que dará comienzo al proceso de comunicación. 

Usemos los siguientes ejemplos a lo largo de todos los elementos comunicativos para una mejor comprensión.

Ejemplos de emisores en la comunicación: 

Alguien que envía un mensaje textual a su pareja. 

Un profesor al frente de un salón de clase.

Una locutora de radio.

Un árbitro de voleibol haciendo señales con las manos.

Receptor. Es quien recibe el mensaje del emisor y lo decodifica para comprenderlo. 

El receptor puede ser uno solo o varias personas. 

Ejemplos de receptores en la comunicación:

La pareja que recibe el mensaje de texto.

Los alumnos frente al profesor.

Los radioescuchas de una emisora.

Los jugadores de un partido de voleibol y el público asistente.

Mensaje. Es la información que el emisor hace llegar al receptor. Los mensajes forman el objeto de la comunicación al querer generar una intención. 

Ejemplos de mensajes en la comunicación: 

La hora y el lugar en el que la pareja se verá.

Fechas importantes durante una clase de historia.

Indicaciones para ganar un premio con una llamada.

“Balón fuera”.

Código. Son los signos o señales que forman el mensaje y son semánticamente interpretables. Puede ser escritura, signos, voz, etc. El código debe ser comprendido por el receptor para que el mensaje cumpla su objetivo. 

Ejemplos de código en la comunicación:

Escritura, con palabras en español y emojis (símbolos) gráficos.

Vocal, en idioma español.

Señales corporales.

Canal. Es el medio utilizado para hacer llegar un mensaje. Pueden ser canales auditivos, visuales, táctiles y olfativos, como por ejemplo, el teléfono, un mensaje de texto, señales táctiles de rendición en combates deportivos y un perfume, respectivamente.

Ejemplos: 

Auditivo y/o visual, dispositivo móvil que en este caso es un celular.

Auditivo y visual, presencial.

Auditivo, a través de frecuencias de radio.

Visual, a través del cuerpo.

Ruido. El ruido no solo se refiere a perturbaciones sonoras, sino a toda interferencia que impida que el mensaje llegue o se entienda correctamente. El ruido distorsiona u oculta el mensaje. Los ruidos pueden ser semánticos o técnicos.

Ejemplos:

Caída de la señal del Internet.

El timbre de salida que interrumpe al profesor.

Interferencias por tormenta.

Parte del público no comprende las señales del árbitro.

Elementos de la comunicación

Contexto. Se refiere a las circunstancias en que se produce el mensaje para lograr la comprensión del código. Si una persona no emite un mensaje relacionado al mismo contexto que el receptor, este último no va a comprender. Por ejemplo, una nota que diga “Déjalo sobre la mesa” puede que no brinde la información necesaria para que el receptor pueda completar la intención comunicativa.

Tomando como ejemplo el voleibol, el contexto sería el partido dentro de una cancha deportiva. El código pudo ser codificado por los jugadores debido al contexto, ya que si esos mismos jugadores vieran el mismo mensaje con ese código corporal dentro de un banco o un supermercado, no podrían decodificarlo. Es decir, no comprenderían el mensaje porque no corresponde al contexto “normal”.

Aquí comienza nuevamente el proceso comunicativo bidireccional donde el receptor se convierte en emisor, aunque no siempre sucede.

Cabe mencionar que en la retroalimentación no siempre se emplea el mismo canal comunicativo usado por el emisor.

Ejemplos de feedback usando los casos anteriores, serían los gestos desanimados de uno de los equipos participantes en el partido de voleibol al aceptar la señal corporal de “balón fuera”. 

Y en cuanto al programa de radio, por ejemplo, la retroalimentación se identifica mediante las llamadas de los radioescuchas al querer ganar el premio.

Usos del Proceso Comunicativo.

Se identifican varios tipos de comunicación con relación a su uso. Estos son:

Individual. Es la comunicación básica y directa entre dos personas específicamente, sin interlocutores que se involucren en la conversación. 

Colectivo. Es una forma de comunicación unilateral, donde al emitir un mensaje de forma masiva, no se recibe ningún tipo de retroalimentación. 

Intrapersonal. Es la comunicación con nosotros mismos. Es decir, participamos como emisores y receptores al mismo tiempo, ya sea con nuestros pensamientos, hablándonos frente al espejo, recordando momentos pasados, etc.

La comunicación intrapersonal es también cuando planeamos, fijamos planes, mencionamos ideas y hablamos sobre nuestros sueños sin que nadie más que nosotros, nos escuche. 

Interpersonal. Cuando intercambias información en un mismo espacio físico (calle, restaurante, etc.) con otra o más personas. En este tipo de comunicación también influyen otros códigos como el espacio personal, el contexto y el lenguaje corporal, los cuales tienen la capacidad de emitir mensajes.

Intragrupal. Es la comunicación que se da entre dos o más personas dentro de un mismo grupo o comunidad. Es importante para comprender la relación entre los miembros que forman parte.

Intergrupal. Se le llama al proceso comunicativo que se produce entre individuos que son miembros de comunidades o agrupaciones distintas.

La Evolución de los Elementos de la Comunicación.

La comunicación ha evolucionado a pasos agigantados y hoy en día existen estudios completos sobre su aplicación hacia diferentes rubros. Podemos hallar numerosos libros y cursos sobre temas como: comunicación en los espacios jurídicos y políticos; comunicación organizacional para empresas; comunicación periodística, entre muchos otros. 

Sin embargo, es la comunicación empresarial la que ha tenido uno de los avances más notorios y radicales. Antes de la llegada de las herramientas digitales y del auge del Internet, la comunicación por parte de las empresas y grandes compañías era unidireccional. Es decir, en sus campañas masivas por radio, televisión y prensa escrita, no existía una retroalimentación que lograra conocer de cerca las opiniones y sugerencias de su público. 

En cambio, con la tecnología actual, esta comunicación se ha transformado a algo bidireccional, en donde los consumidores pueden participar exponiendo sus opiniones e intercambiando conversaciones con los miembros de las empresas.

Ya no se trata de enviar información a los consumidores “obligándolos” a adaptarse a las condiciones de la marca, sino que ahora, es la opinión del público quien dirige a las empresas a modificar o ajustar procesos para mejorar resultados en lo que ofrecen.

Queda claro que un mensaje mal estructurado, puede conllevar a un feedback negativo. Es por ello, que la generación de empleos gracias a esta forma de comunicación es otro aspecto importante. Las empresas más jóvenes o en constante actualización, contratan a personas para atención personalizada y marketing en redes sociales, donde aplican estrategias comunicativas para atraer y mantener la atención del público con la finalidad de aumentar ventas y fidelizar a los clientes. 

Esto sin duda, ha despertado la necesidad de las compañías más longevas para adaptarse a las nuevas formas de integrar sistemas y herramientas que los haga mantenerse al margen y no quedarse en el camino.

Bibliografía.

Fundamentos de la Comunicación. Bib. Orton IICA / CATIE.

Alsina, Miquel Rodrigo. Teorías de la comunicación: ámbitos, métodos y perspectivas. Servei de Publicacions de la Universitat Autònoma de Barcelona, 2001.

González, et al. El poder de la comunicación. Dykinson, 2016.