Dermatólogos vs. Marketing.

Una de las inquietudes y deseos más grandes de un amplio sector de la sociedad de todos los tiempos y de diversas culturas, con relación a la estética del cuerpo, es la de obtener la fórmula de la “eterna juventud”.

Sabemos que ello es imposible y que el paso del tiempo es un proceso natural irreversible; pero tal aseveración no es parte del discurso de empresas cosméticas dedicadas a la venta de productos que prometen desacelerar las marcas del tiempo en nuestra anatomía.

Y es que el avance de los años no solo trae consigo las arrugas, sino otras manifestaciones consideradas “antiestéticas” que reflejan la falta de atención en ciertas zonas del cuerpo como la celulitis o la flacidez, lo que puede resultar muy incómodo y hasta vergonzoso.

Fraude en la industria cosmética.

Esta inseguridad que provoca el miedo colectivo de ‘envejecer’, ha sido por muchos años el negocio perfecto que nunca deja de tener clientes. “Luce de menos edad”, “Elimina la flacidez” o “Recupera tu silueta”, son frases atractivas para el humano de antes y de ahora.

No obstante, los dermatólogos, médicos especialistas de la piel en sus diferentes capas, lamentan que estos productos tengan objetivos meramente económicos y no dirigidos al cuidado de la salud. Casi ningún producto estético puede resolver ni la mitad de lo que promete, y eso sí está clínicamente comprobado.

Puede interesarte: Mitos sobre el Cuerpo Humano.

Las arrugas no se pueden desvanecer sino atenuar por un breve tiempo; estas son parte de procesos normales de la piel debido a la pérdida de colágeno y elastina; o bien, por marcas de expresiones faciales repetidas una y otra vez.

La celulitis y las estrías son resultado de cambios en nuestro organismo por algunos hábitos o por procesos donde la piel debe adaptarse a las circunstancias. En el caso de la celulitis, podría ser por sedentarismo, beber poca agua, etc., y en el caso de las estrías, por cambios abruptos de peso, embarazo, entre otras razones. Así podríamos dar una explicación metabólica y hormonal en cada uno de los casos y en ninguno de ellos existe una solución mágica que pueda desaparecerlos.

Lo que dicen y recomiendan los expertos.

Lo que dicen…

Los tratamientos recomendados por expertos de la piel son los únicos que pueden aportar cambios más reales, tanto externos como internos. Si bien, algunos productos comerciales sí tienen un leve efecto, la gran mayoría tiene un costo demasiado elevado. Además, es común la publicidad engañosa de “adquiere este producto; pero para mejores efectos, lleva el kit completo” y de la misma marca, por lo que se viene desembolsando una cantidad enorme de dinero cada determinado tiempo.

Mentiras en la industria cosmética.
Fraude en cremas antiedad.

Los dermatólogos no venden modas ni lujos, sino soluciones eficaces que van acompañadas de consejos para llevar a cabo en la vida diaria. Ningún producto o tratamiento generará resultados ante la omisión de cambio de hábitos que ayuden a mantener los efectos. Lo cierto es que ningún tratamiento puede eliminar por completo marcas o defectos en el cuerpo; esto ya pasaría a ser parte de algún tipo de cirugía.

“Células madre”, “extracto de caviar”, “extracto de perla”, “baba de caracol” o “extracto de seda”, por mencionar algunos ejemplos, no son más que ingredientes que se escuchan y se leen importantes en los anuncios publicitarios. El Dr. Julián Conejo-Mir, catedrático de dermatología de la Universidad de Sevilla, España, afirma que “las sustancias como el caviar o el extracto de seda no pueden ser absorbidas a través de la piel”.

Lo que recomiendan…

Quién mejor que los dermatólogos para sugerir cuidados de la piel con el fin de conservar las características que la hacen lucir firme y luminosa.

Lavado de cara.

Antes de dormir y al levantarse, es primordial limpiar el rostro con dedicación y con algún producto libre de jabón. Se extiende por el rostro con ayuda de los dedos limpios, se aclara con agua tibia y se seca con leves golpecitos con una toalla limpia que no deje residuos. Tallar la cara para eliminar la grasa o el exceso de agua nunca será buena opción. 

Descubre las Asombrosas Curiosidades del Cuerpo Humano.

Humectación.

Muchas personas omiten este paso que es tan importante para conservar la elasticidad de la piel. La aplicación de un humectante incorrecto, es lo que origina el brillo facial y el aspecto grasoso, pero una vez que se encuentra el óptimo para nuestro tipo de cutis, la piel retiene correctamente la humedad evitando que se sienta estirada o rígida.

Para la celulitis.

El dermatólogo Dr. David J. Goldberg de la Academia Americana de Dermatología, afirma que los productos comercializados para “atacar” la celulitis o “piel de naranja”, sí podrían mejorar levemente la textura y calidad de la piel, pero lo que no pueden hacer es llegar a “la raíz” del problema; esto es, adentrarse a los adipocitos que contienen la grasa problemática; así que no pueden hacer más que dejar una apariencia más agradable a la vista.

Mascarillas faciales.

Mascarillas faciales.

Las mascarillas faciales sí ayudan a mantener saludable la piel, según voz de los expertos. Estas pueden ser de ingredientes naturales o de marcas comerciales pero que contengan ácido hialurónico.

El mejor “ritual” para el cuidado de la cara, según el Dr. Julián Conejo-Mir, es el lavado, la crema hidratante, un producto (ya sea mascarilla, tónico o crema) con ácido hialurónico, ácido retinoico o ácido glicólico, y protector solar.

Para las estrías.

El Dr. Ricardo Ruiz Rodríguez de la Clínica Dermatológica Internacional, asegura que el ácido retinoico (un metabolito de la vitamina A) es la única sustancia que tiene efecto contra las estrías, ya que es capaz de generar colágeno. 

Protector solar.

El protector solar es un producto que debería ser básico en cada individuo, pero esto no es una realidad. Es lo único que puede protegernos de las manchas prematuras y resequedad por exposición solar, tanto en el rostro como en el cuerpo.

Aún haya frío, lluvia o el cielo esté cubierto de abundante nubosidad, el protector solar siempre debe estar presente en la piel. Los rayos UV penetran cualquier cosa que consideremos como barrera. Las quemaduras son más peligrosas durante días nublados, ya que no se sienten los efectos en la piel hasta que el daño ya está hecho.

¿Funcionan los remedios caseros?

La sábila y la caléndula son dos de los elementos naturales más conocidos por sus efectos favorables en la piel. Estos sí funcionan pero no son lo único que va a solucionar las manifestaciones en el cuerpo. Además, es importante que no se descarte la visita con el médico para corroborar que nuestra piel no sufrirá alguna reacción desfavorable. No todo lo natural es bueno en cada persona. 

Uso de protector solar.
Usa protector solar todos los días.

Recomendaciones de salud.

Sin duda es más fácil crear hábitos de prevención, que realizar rituales de corrección, ya que el éxito de este último depende de varios factores como el grado de daño, la edad de la persona, su estado de salud, etc., etc.

Para evitar las marcas tan evidentes del paso del tiempo, se recomienda llevar a cabo los siguientes consejos.

– Evitar los desvelos y las malos descansos.

– No dormir con maquillaje.

– Disminuir (o eliminar) el consumo de alcohol y tabaco.

– Realizar ejercicios bien marcados al menos media hora al día. 

– Tomar agua al tiempo cada 2 horas. No esperar a tener mucha sed.

– Masajear las piernas regularmente y colocarlas hacia arriba por 10 o 20 minutos todos los días.

– Alejarse de la comida frita y elaborada con azúcares refinadas.

– Además del protector solar, utilizar una gorra, sombrero o sombrilla para reforzar la protección.

– El protector solar también es indispensable para aquellos que pasan mucho tiempo frente a una computadora o dispositivo móvil.

– Descartar el uso de bronceadores como protección contra los rayos UV.

– Controlar los niveles de estrés.

– Evitar la aplicación de remedios caseros sin antes consultar a un médico o realizar alguna prueba de alergia.