¿Cómo hacer la Justificación de un Proyecto?

Una justificación es la exposición de las razones por las que realizamos un proyecto o investigación. En otras palabras, es un ejercicio argumentativo donde son expuestas las razones por las cuales un proyecto es realizado.

Todo material que elaboremos debe ser respaldado con un objetivo definido que explique por qué es conveniente y en qué podría beneficiarnos. Ello resaltará la importancia del trabajo otorgándole calidad.

Los pasos que deben seguirse son bastante claros:

1. Describir el problema.

2. Describir el alcance del proyecto a corto, mediano y largo plazo. Es decir, los propósitos.

3. Responder una serie de cuestionamientos.

El punto número tres podemos desmenuzarlo en puntos aún más específicos. Dentro de una justificación deben responderse varias preguntas que van a esclarecer la temática tratada, demostrando la utilidad del proyecto para el ámbito que corresponda. Estas interrogantes no deben escribirse en forma literal como cuestionario, sino que deben fluir dentro del texto de manera natural y con un orden claro.

Las interrogantes a responder son:

1. ¿Por qué se va a investigar sobre el tema que elegimos? (Razones).

2. ¿Para qué es importante tal investigación o proyecto? (Conveniencia).

3. ¿Qué problemáticas deseamos resolver?

4. ¿A quién le sirve o a quién puede beneficiar? (Relevancia social).

5. ¿Ayudaremos a resolver algún problema presente o futuro? (Implicaciones prácticas).

6. ¿Qué información nueva aportamos a lo que ya se conoce hasta el momento? (Valor teórico).

7. ¿Por qué es pertinente lo que estamos haciendo?

8. ¿Vamos a utilizar algún nuevo modelo para obtener y recolectar información? (Utilidad metodológica).

Con estas guías, tendremos nuestra justificación elaborada. Podría leerse complicado, pero alguien bien involucrado en su investigación podrá hacerlo con claridad y precisión.

En el punto uno, las razones, se deben indicar los aportes que tendrá el trabajo sobre el área investigada.

El punto tres, es decir, qué problemáticas deseamos resolver, lo responderemos dentro del planteamiento del objetivo general. Es decir, dar una solución concreta y realista al problema sugerido con la finalidad de evaluarla y desarrollarla a lo largo del proyecto. Posterior a eso, no deben olvidarse los objetivos específicos.

En el punto cuatro, a quién le sirve o a quién puede beneficiar, debe explicarse si el trabajo es aplicable y qué proyección tendrá en la sociedad.

El lenguaje utilizado dentro de la justificación se enfocará a acciones terminadas y no a acciones menores de apoyo a otros proyectos. Es decir, en vez de escribir las palabras: ayudar o colaborar, cambiémoslo por incrementar, determinar, eliminar, etc.

En una justificación, el investigador o autor debe “vender” la idea de su trabajo. Es decir, mediante sus argumentos claros y sin repetirse, dará a conocer el por qué y el para qué de aquello en lo que invirtió su esfuerzo.

¿En qué parte de la investigación va la justificación?

En los trabajos de investigación la justificación se encuentra dentro de la introducción, pero para los proyectos, se escribe en un apartado.

La extensión de la justificación no debe ser demasiado extensa. Podría explicarse en una cuartilla o cuartilla y media.

¿En qué parte de la investigación va la justificación?

En los trabajos de investigación la justificación se encuentra dentro de la introducción, pero para los proyectos, se escribe en un apartado.

En resumen…

La justificación de un proyecto es sumamente importante dentro de la documentación. Básicamente se responden las siguientes cuestiones: ¿Qué se va hacer?, ¿Por qué se va hacer?, ¿Para qué se va hacer? y ¿Cómo se va a hacer?, claro, con sus respectivos puntos destacables de acuerdo al tema que vamos a manejar.

Dentro de la justificación destacamos aspectos clave como: razones, conveniencia, relevancia social,  implicaciones prácticas, valor teórico y utilidad metodológica.

En una justificación, el investigador o autor debe “vender” la idea de su trabajo. Es decir, mediante sus argumentos claros y concisos, dará a conocer el por qué y el para qué de aquello en lo que invirtió su esfuerzo. Además ofrecerá la oportunidad de generar beneficios a partir de sus resultados y ¿por qué no? captar la atención de otros investigadores para continuar con temas relacionados que nutran aún más el ámbito del que se habla.