En el reino animal existe algo llamado canibalismo sexual, un fenómeno por el que la hembra de una especie mata y come al macho antes, durante o después de la cópula con él. Es relativamente frecuente entre los insectos y los arácnidos, como puede verse en el nombre común de la viuda negra americana (Latrodectus mactans), típico ejemplo de hembra caníbal.

Y las mantis religiosas también. Estos insectos de cuerpo alargado, cabeza triangular y llamativa postura son carnívoros depredadores con fuertes patas delanteras adaptadas para la caza de presas, algo en lo que, en principio, macho y hembra son buenos. Pero cuando la temporada reproductiva se acerca, generalmente significa una cosa para el galán: la muerte.

Se estima que un 13-28 % de los machos de las especies que practican canibalismo sexual son atacados y ultimados en el apareamiento por las hembras. ¿Por qué ocurre esto? ¿Qué es lo que propicia que la hembra vea en su pareja un bocado? Se ha desechado la idea de que el móvil sea únicamente el hambre o el sabor de los insectos, y en cambio se han manejado otras.

Ya por naturaleza los machos están en desventaja, pues son por lo general más pequeños que las hembras, y así estas pueden manipular su cuerpo con mayor facilidad. En el caso de estos insectos, el canibalismo ocurre durante o después del apareamiento, de la siguiente manera:

1.-El macho, atraído por las hormonas sexuales femeninas, se acerca a la hembra y comienza a cortejarla.

2.-El macho se posiciona sobre la espalda de la hembra y arquea su cuerpo para depositar el esperma dentro de ella.

3.-La hembra se inclina, somete al macho y comienza a devorarlo, casi siempre empezando por la cabeza, como hace al atacar a sus presas.

HIPÓTESIS SOBRE EL ORIGEN DEL CANIBALISMO DE LAS MANTIS RELIGIOSAS

-Las hembras que lo practican simplemente tienen un apetito voraz, y aprovechan la cercanía de los machos para comerlos.

-Las hembras que comen a sus parejas tienden a mantener dietas de baja calidad nutricional, lo que aumenta el riesgo de ataques a los machos.

-Es una estrategia de las hembras para escoger a los mejores padres para sus descendientes.

-Los machos permiten ser comidos para aumentar su éxito reproductivo.

Aunque esta última hipótesis parece la más descabellada, podría no ser así. De hecho, un estudio elaborado por los científicos William Brown y Katherine L. Barry, de la Universidad de Macquarie, Australia, respalda la idea.

Mantis sacrificadas

De acuerdo con el estudio de Barry y Brown, publicado en junio de 2016 en la revista Proceedings of the Royal Society B, se puso a prueba a mantis chinas (Tenodera sinensis), una de las especies de mantis más grandes. Los investigadores separaron en dos al grupo de mantis y las alimentaron de forma ligeramente distinta (con grillos) para diferenciar su composición a partir del alimento. Después de un tiempo unieron machos y hembras en ambos grupos, y mientras que en uno no reprimieron el canibalismo, en otro fue impedido.

Como resultado, las hembras que se comieron al macho pusieron, en promedio, 51 huevos más que las hembras que no lo habían hecho, y los machos muertos durante o después de la cópula pasaron casi el 89 % de sus aminoácidos a los tejidos de sus verdugos, de modo que tuvieron mayor influencia biológica sobre sus descendientes, en comparación con los machos vivos, por lo que el éxito reproductivo fue mayor. Esto apunta a que el canibalismo sexual en las mantis podría suponer una clara ventaja evolutiva.

El éxito reproductivo es una cuestión muy importante en el reino animal. Así como los leones machos que llegan a dominar una nueva manada suelen matar a los cachorros de pasados machos dominantes para asegurar su propia descendencia, los machos de mantis podrían estar aceptando asumir el riesgo de ser comidos con tal de que la hembra produzca más huevos, aumente la posibilidad de la eclosión y de que su descendencia sea exitosa; claro, llevando su propia carga genética.

¿Un precio muy alto? Tal vez, pero este “autosacrificio” implica un aspecto muy importante de la biología animal: el aseguramiento de la transmisión de genes.

 

 

 

Fuentes

http://phys.org/news/2016-06-meal-mantis-cannibalism.html

http://rspb.royalsocietypublishing.org/content/283/1833/20160656

https://en.wikipedia.org/wiki/Sexual_cannibalism

http://ib.berkeley.edu/courses/ib160/past_papers/suttle.html