Un polémico proyecto para la televisión.

La aventura y los deseos de explorar el mundo se han hecho cada vez más fuertes, gracias a que en Internet, y específicamente en las redes sociales, podemos observar fotografías o vídeos de hermosos lugares fuera de lo común, muchas veces acompañados de breves relatos donde los viajeros incitan a los demás a dejar la rutina y la vida de oficina para conocer lo que la madre naturaleza tiene para ofrecer. Ir a Paris, a Londres, a Hawái o a las cataratas del Niágara es ahora mucho más fácil que años atrás, pues ante esta inquietud masiva, agencias de viajes de diferentes ciudades han elaborado paquetes especiales para aquellos exploradores que amen viajar con frecuencia sin gastar una fortuna.
Conocer islas paradisíacas, templos, museos, grutas, lugares remotos y misteriosos, son visitados por personas con espíritu aventurero que poco piensan en los posibles peligros. Incluso, hay quienes se adentran ilegalmente a pueblos fantasmas como Chernóbil o Fukushima, escenarios de grandes catástrofes nucleares cuyo acceso está restringido al público por los altos niveles de radiación en el ambiente.

Si la Tierra en sí es un globo inmenso con zonas desconocidas, aguas misteriosas y especies extrañas de las que aún no se sabe su existencia, ¿qué será de otros planetas? ¿Qué respondería usted si le preguntaran si desea viajar a Marte? Quizá la respuesta inmediata sería sí, pero al aclararle que dicho viaje no tendría regreso… ¿cambiaría de parecer?

De esto se trata Mars One; un proyecto holandés que planea enviar a humanos al planeta rojo para establecer una colonia permanente. Este concepto inició en el año 2011 bajo mucha polémica, pero en vista de la aceptación del público y a que 200,000 personas se inscribieron para postularse como candidatos al viaje sin retorno, Mars One sigue en pie con sus proyectos.

La primera misión no tripulada está programada para el 2020. El primer viaje con humanos se ha calendarizado para el 2026 y a partir de ahí, cada 26 meses partirá desde la Tierra otro grupo de tripulantes, actividades que en gran parte serán transmitidas en un tipo de “Reality show”.

Objetivo del proyecto.

El objetivo de Mars One es claro: establecer una colonia humana en Marte para demostrar que puede ser habitable, y así, dar un gran salto en los avances de la humanidad. Si dice también que gracias a esto se podrá estudiar y comprender de forma más amplia los orígenes del sistema solar o del universo. Y, probablemente, en un futuro se podrá encontrar una manera más sofisticada para llegar de un planeta a otro en menos tiempo.

Proceso de selección.

Como primer punto, cualquier hombre o mujer podía inscribirse; no era necesario ser astronauta o saber de física espacial. De los 200,000 postulados, finalmente fueron elegidos 39 personas del continente americano, 31 de Europa, 16 de Asia, 7 de África y 7 de Oceanía, de los cuáles se dice que solo quedarán 20 personas, aunque esta cifra no es del todo oficial.

Públicamente se desconocen los criterios exactos que se emplearon para seleccionar a los primeros habitantes marcianos, pero se cree que buscaron diversidad de personalidades y ocupaciones para que el conjunto de habilidades y conocimientos les permita sobrevivir de manera más fácil.

Entre los postulados estuvo Lennart Lopin, un estadounidense de 45 años que se dedica a la programación pero que años atrás fue un monje budista, por lo que explicó que está acostumbrado a equilibrar sus emociones, a meditar y a permanecer en aislamiento sensorial, y la joven Zaskia Antelo, una estudiante de Relaciones Internacionales y Antropología nacida en Bolivia y con 20 años de edad, con gusto por el aprendizaje y las nuevas experiencias. Esta última pasó cada uno de los filtros y se encuentra en espera del gran día.

Algunos candidatos que fueron entrevistados por la BBC, señalaron que recibieron preguntas como: ¿Crees que serías capaz de vivir en Marte? ¿Cómo reaccionas ante una situación de estrés? De igual forma, fueron puestos a prueba mediante entrevistas, certificados médicos y una presentación en vídeo para conocer la personalidad y elegir las que posiblemente tengan mayor capacidad de adaptación, creatividad y compañerismo.

Los finalistas pasarán por capacitaciones y períodos de formación y aprendizaje de habilidades que les serán útiles durante el largo viaje y una vez que pisen el suelo de Marte.

Gastos.

Sin duda, este proyecto es costoso. En la primera misión que será sin tripulantes, se busca enviar una sonda con un brazo robótico y una cámara, la cual servirá para enviar imágenes donde se demuestre la existencia de agua líquida en la superficie marciana.

Después, se estima que en 2025 lleguen las primeras personas al planeta rojo. El presupuesto calculado para llevar al primer grupo es de 6,000 millones de dólares, motivo por el cuál nació la idea de llevarlo a un tipo “reality show” con la finalidad de atraer socios y patrocinadores para recuperar costos.

Jirafas

Riesgos y críticas.

Llegar a Marte demora aproximadamente dos años y medio (la distancia más corta entre Marte y la Tierra es de 75 millones de km). Cuando los tripulantes lleguen al destino, tendrán que protegerse el resto de su vida contra la radiación y las temperaturas extremas. Cabe mencionar que la temperatura de la superficie de este planeta oscila entre -140 y 30 grados Celsius, y que su atmósfera está compuesta principalmente por dióxido de carbono y vapor de agua, por lo que cada persona debe portar en todo momento un traje especial.

Esta iniciativa de Mars One ha cobrado fuerza y popularidad, pero dentro de la comunidad científica, se cuestiona la viabilidad y el sustento ético detrás de la organización, pues, estudios más profundos, aseguran que los costos, el mantenimiento de las personas y la falta de calidad en las transmisiones para un programa de televisión, están totalmente fuera de algo posible y real. Los más escépticos comentan que probablemente estén preparando una producción costosa para simular la supuesta colonización y engañar al televidente.

Así mismo, se indica que los humanos trasladados no podrían sobrevivir más de 70 días, pues no se está considerando llevar equipos especiales para generar el suficiente nitrógeno, indispensable para la supervivencia. Estos datos fueron arrojados en una conferencia de la Unión Astronómica Internacional en Toronto, Canadá.

Pese a estos análisis de gente especializada quien asegura que se trata de un fraude muy bien planeado, los participantes y organizadores de Mars One continúan defendiendo el proyecto. La idea vendida de que cualquier persona, sin tener que ser parte del personal de la NASA (National Aeronautics and Space Administration), pueda convertirse en ese selecto grupo de humanos en habitar suelo marciano, hace que todos los posibles riesgos y críticas sustentadas pasen a segundo plano.

A cada participante se les ha dejado algo en claro: la idea de ir a un planeta desconocido es fascinante, pero siempre habrá un riesgo de pérdida de tiempo, de gastos, y lo más importante, de vidas humanas. Los análisis de riesgos, las pruebas a los equipos y la minuciosa planeación de todo el exhaustivo proceso, continúan siendo supervisados por individuos altamente experimentados de la NASA  y la Agencia Espacial Europea (ESA, European Space Agency) con el fin de reducir fallos. Sin embargo, el margen de error siempre estará presente y un pequeño descuido al momento de la ejecución final podría hacer la diferencia.

Solo nos queda esperar si en 2025 veremos a los primeros seres humanos pisando suelo rojo para nunca más volver, o todo quedará en el olvido y como parte de una ilusión colectiva.

Fuentes

http://www.mars-one.com/

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/02/150217_mars_one_boliviana_zaskia_lp

cnnespanol.cnn.com/2013/12/10/200-000-personas-aplican-para-vivir-en-marte/

http://mars.nasa.gov/allaboutmars/facts/#?c=theplanet&s=temperature

www.geoenciclopedia.com/marte/