Nuevos modelos más precisos

Aunque no es un tema ajeno a las controversias, en los últimos años la pregunta ya no parece ser si estamos experimentando calentamiento global, sino qué tan rápido está avanzando y produciendo efectos negativos en el planeta. Las tendencias han variado a lo largo de los años desde que comenzó a registrarse el aumento de temperaturas globales, pero en la actualidad muchos científicos creen que los efectos afectarían con mayor rapidez, en parte gracias a modelos climáticos más precisos.

¿Qué es un modelo climático?

Es un sistema o conjunto de ecuaciones que simulan el comportamiento del clima del mundo real, tratando de reproducir los aspectos más importantes y las interacciones entre la atmósfera, la biosfera, la criosfera, la superficie terrestre y los océanos. Los modelos climáticos son una herramienta de gran importancia en el mundo de hoy, ya que intentan predecir con fiabilidad cambios en el clima, con lo cual puede tenerse una idea general de lo que le espera al mundo y tomar acciones.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos indica, por ejemplo, que se espera que para el año 2100 el aumento de la temperatura media global se sitúe en el rango 0.5 ºF – 8.6 ºF, y que la temperatura media global se calentará hasta dos veces más en los siguientes 100 años. Las proyecciones sobre los cambios de temperatura futuros ocupan un lugar primordial en las agendas meteorológicas.

¡No te confundas!

Calentamiento global: es el aumento progresivo de la temperatura media global cerca de la superficie de la Tierra.

Cambio climático: es todo cambio significativo de las medidas del clima durante un período de tiempo prolongado. Esta medida es influida por la temperatura, pero también por los patrones de viento, las precipitaciones y otros factores.

A medida que se encuentran más datos clave, los escenarios pueden modificarse en alguna medida. Es precisamente lo que está ocurriendo, gracias a nuevos modelos climáticos más precisos que sugieren que el calentamiento se está produciendo de forma más rápida de la esperada.

El estudio Observed and simulated full-depth ocean heat-content changes for 1970–2005, de los autores Lijing Chen, Kevin E. Trenberth, Matthew D. Palmer, Jiang Zhu y John P. Abraham y publicado en julio de 2016 en la revista Ocean Science, se realizó mediante un conjunto de modelos climáticos por computadora para predecir la tasa del calentamiento y los cambios de temperatura del océano a gran profundidad, y los resultados fueron bastante exactos.

A grandes rasgos, los modelos indicaron un calentamiento promedio de 0.41 vatios por metro cuadrado entre 1970 y 2005, y un aumento de 0.77 vatios por metro cuadrado desde 1992 hasta 2005, cifras más precisas de la velocidad a la que el planeta se está calentando. De acuerdo con el estudio, algunos modelos típicos requieren mejoras para aumentar la confianza y la precisión de las predicciones.

El calentamiento de los océanos

La relación entre la temperatura de la atmósfera y la de los océanos es muy estrecha. Mientras que los gases de efecto invernadero se acumulan en el aire, impiden que el calor se disperse y contribuyen al calentamiento atmosférico; parte del calor es absorbido por los océanos, lo almacenan y entonces estos también aumentan sus temperaturas.

Existe algo que se llama “contenido de calor del océano”. Es el calor almacenado en el océano y los científicos lo toman en cuenta para hacer mediciones del calentamiento global. La velocidad con la que el calor (y el carbono) se adentran en el primer kilómetro de la capa profunda oceánica (la termoclina, para ser más exactos) controla cuánto dióxido de carbono se queda en la atmósfera.

Parte del calor es transportado por las corrientes oceánicas, y entonces, al ser llevado de un lugar a otro, ejerce una influencia importante en el clima de las regiones de la Tierra.

Reducir la emisión de los gases que ocasionan el calentamiento global es la única medida que puede detener el calentamiento global y la desaparición de los osos polares. Pero, ¿hacer todo esto nos dará tiempo suficiente para salvarlos? Se piensa que la capa de hielo del Ártico podría desaparecer durante el verano en apenas unos 100 años, lo cual dejaría a los osos polares de entonces prácticamente sin hábitat.

No es la única investigación que tiene resultados más exactos, pero no por ello menos preocupantes, sobre el calentamiento global y el cambio climático.

Otro estudio publicado en marzo de 2016 en la revista Nature sugiere que si el nivel de las emisiones de gases de efecto invernadero continúan siendo rápidas y masivas, las capas de hielo podrían desintegrarse no en cientos ni miles de años, sino en unas cuantas décadas, lo que elevaría el nivel del mar en hasta 3 pies (91.4 centímetros). La investigación usó un modelo climático mejorado de la Antártida que ayudó a reproducir los niveles del aumento del nivel del mar de hace varios años.

¿Debemos preocuparnos más?

Probablemente sí.

La preocupación por el cambio climático ha alcanzado altas cotas en el siglo XXI, y tanto “calentamiento global” como “cambio climático” se han convertido en términos que están en boca de todos. Pero esto no es suficiente, aún es necesario que más personas estén al tanto de las predicciones y tomen acciones, ya que la supervivencia humana está inherentemente ligada al clima.

Fuentes

https://www.theguardian.com/environment/climate-consensus-97-per-cent/2016/jul/27/climate-models-are-accurately-predicting-ocean-and-global-warming

http://www.ocean-sci.net/12/925/2016/

http://journals.ametsoc.org/doi/abs/10.1175/JCLI-D-16-0339.1

https://www3.epa.gov/climatechange/science/future.html

https://www.skepticalscience.com/climate-models-basic.htm

www.nytimes.com/2016/03/31/science/global-warming-antarctica-ice-sheet-sea-level-rise.html

https://en.wikipedia.org/wiki/Ocean_heat_content

https://www3.epa.gov/climatechange/basics/