10 consejos que te salvarán la vida

En 2003, el popular ecologista y amante de los osos, Timothy Treadwell, y su novia, fueron atacados por un oso en el Parque Nacional y Reserva Katmai, Alaska. Las autoridades mataron a un oso pardo, en cuyo interior encontraron parte de los restos del hombre que días antes pasó un tiempo grabando a los animales y que a lo largo de mucho tiempo estudió a los osos pardos en la naturaleza.

De aquella macabra noticia que consternó al público se extrajeron dos hechos que Treadwell pasó por alto o no les dio la debida importancia: estuvo en contacto con los osos a finales de año, cuando estos enormes animales se esfuerzan por acumular reservas de grasa mediante los alimentos, y como las fuentes de alimento eran escasas, los osos se tornaban más agresivos de lo normal.

Esto demuestra que incluso el más avezado en el comportamiento de los animales es vulnerable ante un encuentro con ellos. Los osos no son particularmente agresivos con los seres humanos, pero pueden serlo bajo algunas circunstancias.

Las especies implicadas en ataques a personas suelen ser el oso polar (Ursus maritimus), el oso negro americano u oso negro (Ursus americanus), el oso pardo (Ursus arctos), incluido el Grizzly (Ursus arctos horribilis) y demás subespecies y el oso perezoso (Melursus ursinus).

Primero: ¿Cómo evitar encontrarme con un oso?

La mayoría de los osos solo quieren estar solos y hacer lo suyo. Si vas a acampar o de senderismo, o por alguna otra razón te encuentras en un área donde están estos animales, sigue las recomendaciones y toma en cuenta los señalamientos para evitar encontrarte con uno de ellos. Antes de internarte carga contigo gas pimienta para osos y una mochila con tus utensilios, y envuelve bien tus alimentos para evitar que caigan.

Procura caminar junto con 3 o más personas, y no permitas que los niños se alejen de ti. Como los osos prefieren permanecer alejados de las personas, algunos expertos sugieren que es bueno hacer ruido mientras te desplazas por el área para advertir tu presencia. No es mala idea colgarte al cuello un silbato para hacerlo sonar de vez en cuando.

Usa las rutas aprobadas y no tomes caminos distintos. Si avistas un oso o sus cachorros, de ninguna manera te acerques para intentar observar mejor o para tomar una foto. Mantente SIEMPRE alejado de los cachorros. Evita dejar restos de comida en el suelo, ya que esta es una buena forma de atraerlos.

Consejos para salir vivo del encuentro con un oso

1

Mantén la calma y no corras. Permanece quieto durante unos segundos; correr es una reacción natural de las presas y el oso te tomará como tal si lo haces inmediatamente. Además, los osos son más rápidos, y probablemente te alcancen si emprendes la huida.

2

Retrocede lentamente y hablando en voz baja para que el oso te reconozca como humano y no como presa. De ningún modo te acerques al animal ni hagas contacto visual directo con él.

3

Toma a los niños en brazos y, si estás con otras personas, muévete lentamente hacia los demás para formar un grupo, que normalmente disuade a los animales a acercarse.

4

Si el oso se acerca a ti o se levanta sobre las patas traseras, no hagas nada. Por lo general, cuando hace esto simplemente siente curiosidad y está intentando saber lo que tiene en frente.

5

Si puedes, una vez que retrocedas desplázate con cuidado hacia un lugar alto o estírate y mueve los brazos por encima de la cabeza para parecer más grande.

6

Si el oso no muestra una conducta especialmente agresiva, desplázate lentamente hacia un lado para que tú salgas del camino del oso. No te cruces por su ruta ni por la de los cachorros, y continúa hablando con voz tranquila y pausada.

7

No te subas a un árbol. Los osos grizzly y negros son hábiles escaladores, y aunque tengas suerte subiendo más rápido que ellos, podrías quedar sin escapatoria. En vez de ello refúgiate en un automóvil o un edificio.

8

Si el oso no se mueve, quédate donde estás o sigue moviéndote lentamente hacia un lado. Encuentra una ruta de escape para ti, ¡pero no corras hacia ella! Si el oso no te ve como una presa, lo más probable es que se aleje al cabo de unos minutos.

9

No dejes caer objetos y mucho menos comida, ya que esto puede distraer al animal y hacerlo acercarse más. Además, si el oso obtiene alimento por una acción agresiva, es probable que vuelva a repetirla o incluso que vaya hacia ti por más en ese instante.

10

Si el animal demuestra una conducta agresiva no entres en pánico, pero prepárate para sacar el gas pimienta para osos. Si se acerca a 25 pies o 7 metros de ti, dirígelo hacia su rostro, dispara el contenido y sostenlo durante unos cuantos segundos. Después corre y no sueltes el aerosol.

Las anteriores son recomendaciones básicas ante el encuentro con cualquier oso, pero hay algunas otras que podrían servir en casos específicos:

-Si tu oponente es un oso grizzly, colócate despacio en el suelo en posición fetal y finge estar muerto. El animal quizá se acerque, te olfatee, te toque un poco y entonces te considere poca cosa como para merecer su atención, por lo que se alejará. NUNCA lo hagas con un oso negro, porque simplemente podrías facilitarle las cosas.

-En caso de no tener aeorosol ni armas, prepárate para luchar. Toma lo que tengas cerca (una rama, una roca, una lata, etcétera) y una vez que el oso se acerque golpéalo en el rostro y el hocico. Si tienes una mochila colócala alrededor de tu cuello para proteger la vena yugular. Trata de herir sus ojos.

-El uso de armas contra los osos debe ser solo un último recurso cuando el ataque es inminente. Si se acerca a ti con rapidez y con evidente actitud agresiva, concéntrate y dispara hacia su cabeza. Después acude inmediatamente con las autoridades de la zona.

Este último consejo no debe tomarse a la ligera, ya que en muchas partes del mundo los osos están legalmente protegidos y su muerte sin justificación está penada. Además, muchos parques y áreas naturales prohíben la entrada con armas de fuego.

Reconoce las conductas agresivas de un oso

Un oso agresivo rara vez se acerca despacio al objeto de su interés. Por lo general, mueve la cabeza de lado a lado, abre bien las mandíbulas y muestra los dientes con los labios hacia afuera, golpea el suelo con las patas, lleva las orejas hacia atrás, jadea, chilla, gime y hace contacto visual. Algunas de estas conductas pueden demostrar nerviosismo, pero normalmente son una señal de alarma.

Fuentes

https://www.nps.gov/subjects/bears/safety.htm

http://www.pc.gc.ca/eng/docs/v-g/oursnoir-blackbear/page3.aspx

https://www.theguardian.com/environment/2016/jul/21/what-to-do-bear-encounter-attack

https://en.wikipedia.org/wiki/Bear

https://en.wikipedia.org/wiki/Bear_attack