Qué son las Redes Sociales y para qué se Utilizan.

En términos generales, las redes sociales son sitios web o aplicaciones dedicadas a la comunicación entre usuarios a través de diferentes discursos, como comentarios, mensajes, imágenes y videos. Esto aplica tanto para personas como para instituciones o empresas.

Ahora bien, dentro de esa simple descripción existe todo un mar de información que ha superado ya las barreras entre la comunicación exclusiva entre amigos y familiares como fue en su etapa inicial MySpace, Metroflog y Hi5 por mencionar algunos ejemplos. Después de ellos, Facebook y Twitter permitían compartir más elementos audiovisuales que hicieron que los pioneros fueran desapareciendo.

Hasta la fecha, Facebook y Twitter continúan vigentes; pues fueron actualizándose conforme las necesidades y exigencias de las nuevas generaciones. Después nacieron otras plataformas con contenido más especifico pero igual de populares como Youtube, así como redes sociales más ideadas para teléfonos pero con funciones útiles y divertidas para los usuarios, como Instagram y Whats App.

Otras más como Tumblr, Snapchat, Skype, entre otras, también son muy solicitadas por sus funciones que facilitan la comunicación y el intercambio, pero los públicos a los que se dirigen son mucho más definidos.

Ahora, en la actualidad las redes sociales se utilizan para diversos propósitos. Veamos los más destacados:

Entretenimiento.

No solo hablamos de los populares ‘momos’ o ‘memes’ que circulan ante alguna situación chusca que se suscite en cualquier parte del mundo, sino de que el público, desde niños hasta adultos, tienen un sin fin de opciones para entretenerse dentro de las redes sociales. Desde vídeos graciosos hasta vídeos educativos, música, fragmentos de libros, fotografías de gente, de paisajes o de hechos históricos, curiosidades de cultura general y hasta cápsulas televisivas. Y es que todo esto puede observarse desde la recámara, la oficina, el auto o mientras se disfruta de unas vacaciones. Las redes sociales están disponibles mientras tengamos un teléfono inteligente en la mano y un servicio de Internet o Wifi.

Comunicación.

La comunicación en redes sociales va más allá de contactar a nuestros familiares lejanos o a los compañeros de nuestra secundaria. Esto se refiere mayormente a enterarnos de lo que pasa del otro lado del mundo en tan solo un par de minutos. Los diarios han tenido que adaptarse a las plataformas para continuar vigentes, pues ahora muy pocas personas son las que disfrutan la lectura directamente desde el papel.

Noticias, denuncias e investigaciones periodísticas en texto o video, son posibles de mirar, comentar y compartir en las redes sociales, donde cada individuo expresa su opinión con la posibilidad de que sea cuestionado, corregido, apoyado o agredido. Las redes sociales le ha dado un espacio a todos aquellos que quieren opinar ante diversos temas, como política, religión, economía, gobierno, etc., etc.

Marketing.

No todos aprovechan esta oportunidad, pero es posible ganar dinero a través de las redes sociales. Crear una cuenta para un negocio o empresa ofrece la posibilidad de tener mayor alcance y mayor oportunidad de ventas. Claro, que no es lo único que va a garantizar o definir el éxito o fracaso en un negocio, pero sí abre las puertas para que mucha gente se entere de su existencia y lo considere como opción.

No tiene que ser una boutique de ropa. Hay incluso cuentas creadas para pequeños negocios de comida regional o artesanías (no es lo mismo que comercio informal).

Lo mejor de todo, es que el costo de los anuncios por redes sociales es mucho, mucho menor al de espacios publicitarios en revistas, espectaculares, medallones y spots en radio y televisión, ofreciendo la posibilidad de que aquellos que inician con su negocio no desembolsen tanto capital. Además, existen filtros donde se eligen ciertos parámetros para que el anuncio aparezca en los horarios más concurridos por los clientes potenciales.

Aunado al alcance, la relación directa entre vendedor y cliente ofrece información a los clientes potenciales para conocer la calidad del producto o servicio. Existe la posibilidad de calificar y comentar acerca de la experiencia con la marca para que otros usuarios desistan de ella o se animen a involucrarse.

Riesgos en las redes sociales.

Así como existen muchos puntos positivos, existen los negativos, pero no hay por qué alarmarnos. Si hacemos un buen uso de las redes sociales existe un menor riesgo de crear u obtener problemas.

Solo hay que tener en mente algo: todo lo que publiquemos puede quedar plasmado para siempre, aunque minutos después lo retiremos. Es muy importante ser cuidadosos en la información que vamos a publicar, y esto es aplicable tanto para nuestras cuentas personales como para las de nuestros negocios.

La libertad que existe para opinar puede ser contraproducente. Dar nuestro punto de vista ante un tema que desconocemos puede generar una serie de reacciones negativas en las personas. Los insultos, las ofensas y amenazas son hechos que todos los días se observan, y lo peor, que muchos de ellos provienen de cuentas falsas creadas para ese fin: causar polémica y ‘alteración’ entre los usuarios.

Por otro lado, la desinformación es un tema muy delicado. Aproximadamente el 70 % del contenido en redes sociales es falso, por lo que debe existir un gran compromiso de nuestra parte para comprobar y verificar en fuentes confiables antes de compartir algún link o incluso, comentar. Noticias, denuncias, fotografías editadas y un sinnúmero de elementos audiovisuales son manipulados para crear el caos colectivo o la preocupación de las masas, a fin de atraer a las personas y generar popularidad.

De igual manera, los riesgos de la información que compartimos pueden informar de más a personas ajenas a nuestra vida. Configurar las publicaciones para que solo nuestros contactos puedan leerla, es una medida de seguridad importante, al igual que solo conservar a aquellos que hemos conocido en persona. Añadir ‘extraños’ aumenta el riesgo de sufrir extorsiones o robos.

Seamos exigentes y específicos en el uso de las redes sociales. No tenemos que crear cuenta en cada una para mantenernos vigentes; con una o dos, podemos facilitar algunos aspectos de nuestro día a día, y por qué no, aprovechar las herramientas creadas para generar un ingreso extra a nuestro bolsillo.