La última teoría de su desaparición

Después de que la mayoría de los mamuts lanudos se extinguieron a finales del Pleistoceno, hace unos 10,000 años, una pequeña población resistió y sobrevivió en la aislada isla de St. Paul en Alaska, pero a final de cuentas también se extinguió, y posiblemente no como consecuencia de la caza humana, sino de la sed.

Es la última teoría que ha salido a la luz gracias al estudio Timing and causes of mid-Holocene mammoth extinction on St. Paul Island, Alaska (Momento y causas de extinción del mamut del Holoceno medio en la isla de St. Paul, Alaska), publicado en julio de 2016 en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). Los científicos creen que debido al derretimiento de las capas de hielo, el nivel del mar aumentó y llegó un momento en el que la isla redujo su tamaño y las pocas fuentes de agua dulce quedaron cubiertas por agua salada. Y como los mamuts no podían beber el líquido del mar, murieron y con ello desapareció una de las últimas poblaciones de mamuts del mundo.

¿Quiénes fueron los mamuts?

Tan parecidos a los actuales elefantes, fueron enormes animales clasificados como miembros del orden Proboscidea, de la familia Elephantidae y del género Mammuthus. Según el registro fósil aparecieron hace aproximadamente 5 millones de años durante la época del Plioceno, y desaparecieron hace alrededor de 4,500 años, en algún punto del Holoceno. Se distribuían en Asia, Europa, África y Norteamérica.

 

Los mamuts tenían un cuerpo voluminoso, con alturas de hasta 4 metros y pesos de 8-12 toneladas. Machos y hembras tenían largos colmillos usualmente curvados hacia arriba, grandes orejas y gruesas patas, y las especies que vivían en el norte poseían un largo y denso pelaje que las protegían de las bajas temperaturas.

 

Los mamuts isleños

St. Paul es una isla de 100 km2 ubicada en el mar de Bering, que forma parte de Alaska y al mismo tiempo del archipiélago conocido como islas Pribilof.

Su población incluye poco más de 500 personas y miles de focas y osos marinos árticos y millones de aves marinas. Si diéramos un vistazo algunos miles de años atrás, hubiéramos visto mamuts pastando, descansando o cuidando a sus crías. Porque así era la vida de los mamuts lanudos de St. Paul.

Conformaban una de las últimas poblaciones de Mammuthus primigenius, mejor conocido como mamut lanudo, especie que se extinguió de las tierras continentales y quedó confinada a algunas pequeñas islas de la zona de Beringia. Y mientras ellos luchaban por sobrevivir en una pequeña zona, la mayoría de sus parientes habían desaparecido hacía algunos miles de años.

El camino hacia la extinción

Durante mucho tiempo el planeta estuvo sumido en períodos glaciales que favorecieron las condiciones de vida de los mamuts de St. Paul. Sin embargo, a medida que el ambiente del planeta se volvía más cálido, el hielo se derretía y entonces las aguas comenzaron a subir de nivel. La última glaciación finalizó hace 14,000-10,000 años.

¿Qué es una glaciación?

Se llama así a períodos de la Prehistoria en las que el hielo cubrió grandes extensiones de tierra debido a la disminución de la temperatura del planeta.

Los autores del estudio, dirigido por científicos de la Universidad de Pensilvania, hicieron un profundo análisis de las capas de un núcleo de sedimento localizado en un lago de la isla, así como de indicadores diversos que evidenciaron cambios en el nivel del mar durante la época en que probablemente todavía vivían los mamuts. También analizaron los restos de organismos acuáticos prehistóricos que vivieron en lagos, ya que conservaban trazas de isótopos de agua en su cuerpo. Tal como ocurre ahora, las aguas del mar comenzaron a cubrir vastas zonas de la isla, reduciendo su tamaño y cubriendo las escasas fuentes de agua dulce.

La situación resultó un duro golpe para los animales. Tomando en cuenta que un elefante moderno necesita entre 70 y 200 litros de agua al día para sobrevivir, las necesidades de Mammuthus primigenius debieron ser similares, quizá un poco mayores. Es probable que ante la situación, la población se concentrara alrededor de unos pocos pozos de agua. No tenían otra opción. El agua cubrió también cualquier puente de tierra que existió, así que estaban literalmente atrapados.

La escasez de agua trajo otros problemas medioambientales. Debido a que los mamuts se arremolinaron en torno a los cuerpos de agua, la vegetación de alrededor de estos quedó primero pisoteada, después muerta y por último inexistente, lo que llevó a que el suelo se erosionara y los sedimentos comenzaran a llenar los lagos. El agua dulce se redujo aún más, naturalmente. Fue cuestión de tiempo para que los mamuts comenzaran a morir y se extinguieran de la isla.

Jirafas

St. Paul después de los mamuts

Los investigadores estiman que los mamuts de St. Paul desaparecieron definitivamente hace aproximadamente 5,600 años, cuando todavía los seres humanos no poblaban la isla, pero otra población en la isla de Wrangler sobrevivió más tiempo antes de desaparecer completamente hace cerca de 4,000 años. Posteriormente, St. Paul pasó por una etapa de condiciones ambientales secas.

Pero hay que aclarar algo: no fue solo el aumento del nivel del mar lo que llevó al mamut a su extinción, pero sí el factor que más contribuyó a la escasez de sus recursos vitales. Por otra parte, si la extinción de los mamuts de St. Paul ocurrió de esta forma, nos da una pista de a lo que otras islas modernas podrían enfrentar como resultado del cambio climático actual.

 

 

 

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Woolly_mammoth

http://www.bbc.com/news/science-environment-36945909

http://www.pnas.org/content/113/33/9310

news.uaf.edu/study-lack-water-likely-caused-extinction-isolated-mammoths/

https://www.washingtonpost.com/world/lack-of-water-drove-alaska-island-mammoths-to-extinction/2016/08/02/a333251c-5884-11e6-8b48-0cb344221131_story.html

http://phys.org/news/2014-02-dna-reveals-clues-mammoths-die.html

https://en.wikipedia.org/wiki/Saint_Paul_Island_(Alaska)