La gran barrera de coral

La Gran Barrera de Coral es la estructura viva más grande del mundo, compuesta por numerosos corales que alojan las más diversas formas de vida marina. Es tan grande, que incluso puede observarse desde el espacio exterior, a cientos de kilómetros sobre la superficie terrestre. Pero en marzo de 2016 se estimó que un 35 por ciento de los corales de las áreas norte y centro de la Gran Barrera de Coral están bajo blanqueamiento, es decir, más de una tercera parte. ¡Y tan solo en esta parte de Australia!

En las últimas décadas, los corales de este sitio y de otros lugares del mundo están experimentando un fenómeno conocido como blanqueamiento, que se caracteriza por tornar de color blanco su superficie, debido a la expulsión de sus tejidos de unos organismos protozoarios del género Zooxanthellae, que les proveen energía. Se calcula que las zooxantelas suministran a los corales hasta un 90 por ciento de los recursos que necesitan para crecer, desarrollarse y reproducirse.

La expulsión es resultado del estrés, y este puede ser provocado por cambios en la temperatura del agua, la acidificación, su exposición al aire y cambios en la salinidad, entre otros factores, aunque es el aumento de la temperatura lo que generalmente ocasiona este problema.

En los últimos años, el blanqueamiento de corales se ha visto agravado por el fenómeno de El Niño y las temperaturas inusualmente altas, que han alcanzado niveles récord.

UN NUEVO ENEMIGO: ¿EL BLOQUEADOR SOLAR?

Eso es lo que sugiere un estudio de 2015 publicado en la revista Archives of Environmental Contamination and Toxicology, en el que el biólogo John E. Fauth participó. En principio, los sitios con mayor actividad turística parecen ser los más afectados por el blanqueamiento de corales. A través del estudio, los científicos se dieron cuenta de que un compuesto común en los productos que bloquean los rayos UV de la piel, llamado oxibenzona, permanece en altas concentraciones en zonas de Hawái, Florida y el mar Caribe.

A pesar de su buena imagen (después de todo protege contra las quemaduras solares y ayuda a reducir el riesgo de fotoenvejecimiento y cáncer de piel) el bloqueador solar es un producto con numerosos compuestos químicos orgánicos e inorgánicos.

COMPOSICIÓN DE UN BLOQUEADOR SOLAR

Según la marca y el factor de protección solar, el protector solar puede contener:

-Palmitato de retinol.
-Óxido de cinc.
-Dióxido de titanio.
-Dioxibenzona.
-Benzofenona.
-Salicilato de trolamina.
-Octocrileno.
-Salicilato de octilo.
-Avobenzona.
-Octil metoxicinamato (OMC).
-Oxibenzona.

La oxibenzona se ha relacionado con reacciones alérgicas en los seres humanos y con blanqueamiento y muerte de corales.

De acuerdo con el estudio mencionado, la oxibenzona está presente en las zonas alrededor de los arrecifes de coral, especialmente en aquellos con amplia visita turística, y causa blanqueamiento y muerte de corales al modificar la composición química del agua que los rodea,  y exacerbar el estrés al que se someten. Al final, los corales expulsan los organismos Zooxanthellae.

El bloqueador solar llega a ser dañino a corto, mediano y largo plazo, ya que puede causar daño en el ADN de los corales adultos. En el caso de las larvas, puede causar deformación y afectar su desarrollo normal, de modo que llegar sanas a la adultez se vuelve imposible. Sin los organismos simbióticos que realizan la fotosíntesis, los corales no pueden obtener nutrición y energía, y eventualmente mueren. Cuando esto ocurre, los corales no pueden soportar la vida, y entonces los peces, crustáceos, algas y demás organismos son incapaces de sobrevivir ahí.

Los compuestos químicos de los protectores solares entran en el agua cuando las personas se introducen en el mar, pero también durante la marea alta pues esta arrastra desde la arena los químicos que caen debido al rocío de bloqueadores en aerosol. Para tener una idea del daño, se estima que anualmente llegan entre 4,000 y 6,000 toneladas de protector solar en las zonas de arrecifes.

¿“Corales zombies”?

Revertir el problema es muy difícil. Una vez que el proceso de blanqueamiento inicia, es poco probable que el organismo vuelva a su estado anterior. Los corales con este problema no están precisamente muertos, pero sí son débiles, vulnerables ante el estrés y susceptibles a la muerte.

Durante una investigación presentada durante el 13th International Coral Reef Symposium (13º Simposio Internacional de Arrecifes de Coral) en Hawái, se analizaron muestras de corales aparentemente sanos de Florida, en los que no encontraron óvulos ni espermatozoides. En pocas palabras, se trató de corales incapaces de reproducirse que posiblemente se dirigen hacia la muerte. Debido a esto, los investigadores los llamaron “corales zombie”.

Para reducir el riesgo de daño a los arrecifes, es mejor optar por bloqueadores más suaves, que generalmente están formulados para los niños, y por el uso de ropa, sombrero y gafas protectores. ¡Existen varias opciones para proteger la piel del daño solar sin afectar los corales!

Fuentes

https://www.theguardian.com/environment/2016/jun/22/zombie-corals-pose-new-threat-to-worlds-reefs

http://www.gbrmpa.gov.au/managing-the-reef/threats-to-the-reef/climate-change/what-does-this-mean-for-species/corals/what-is-coral-bleaching

https://www.sciencedaily.com/releases/2016/06/160621193108.htm

http://www.gbrmpa.gov.au/about-the-reef/facts-about-the-great-barrier-reef

https://en.wikipedia.org/wiki/Oxybenzone

https://cdhc.noaa.gov/_docs/Site%20Bulletin_Sunscreen_final.pdf