La posible razón por la que algunas personas son más susceptibles

Evitar el café, el chocolate, el queso y el vino tinto. No pasar mucho tiempo sin comer. No desvelarse. Prescindir de olores intensos. Es lo que cualquier médico profesional indica a un paciente con migraña: evitar los desencadenantes.

Pero los desencadenantes no son los causantes de los terribles ataques migrañosos. Todavía no se entiende cuál es la causa de este padecimiento, y por qué algunas personas son más susceptibles de desarrollarlo, aunque se han reconocido algunos factores de riesgo como los antecedentes familiares y llevar una dieta poco saludable. Ahora, un estudio apunta a una extraña relación que puede resultar sorprendente en un primer instante, pero que tiene una raíz comprensible.

El estudio Migraines Are Correlated with Higher Levels of Nitrate-, Nitrite-, and Nitric Oxide-Reducing Oral Microbes in the American Gut Project Cohort, publicado en la revista mSystems, encontró que la boca de las personas con migraña contiene más microorganismos que modifican nitratos que aquellas no aquejadas por la migraña, lo cual sugiere que estos microorganismos podrían tener un papel muy importante en el desarrollo del padecimiento.

Jaqueca, migraña… dolor de cabeza insoportable

La migraña es un tipo de cefalea intensa que llega a ser incapacitante. Es más frecuente entre las mujeres debido a los procesos hormonales que tienen lugar en su organismo, y por lo regular aparece en la pubertad. Hasta el momento se desconoce una causa directa o específica, pero factores como el estrés, la exposición a la luz y el humo pueden desencadenar un ataque de duración variable. Algunos de los más largos han durado hasta 3 días.

Los desencadenantes mayormente conocidos son varios alimentos, particularmente los que contienen cafeína y alcohol.

Principales alimentos desencadenantes de migraña

-Vino tinto.

-Café.

-Quesos añejos y curados.

-Chocolate.

-Alimentos con aspartamo y glutamato monosódico.

-Cebolla.

-Frutos secos y semillas, como los cacahuates.

-Aguacate.

-Plátano.

-Frutas cítricas.

-Algunas legumbres.

-Higo.

-Pescado ahumado.

-Hígado de pollo.

Además de estos, los médicos recomiendan evitar alimentos procesados, fermentados, encurtidos y marinados. Aquellos que contienen nitratos, como los vegetales de hoja verde, el salami, las salchichas, el tocino y, en general, las carnes curadas, también están en el grupo de los “malos” para los que padecen migraña. El nitrato y nitrito de sodio, dos conservantes, son muy comunes en alimentos procesados.

Pero, ¿cuál es el papel de los nitratos?

Químicamente, son iones poliatómicos, y están involucrados en el ciclo del nitrógeno. Cuando consumimos alimentos con nitratos, estos se convierten en nitritos en la boca.

En grandes dosis, e incluso en dosis moderadas, los nitritos se asocian a algunos problemas de salud, como la metahemoglobinemia, un trastorno sanguíneo en el que el nitrito puede desactivar la hemoglobina, que es una proteína en los glóbulos rojos encargada del transporte de oxígeno a los tejidos del cuerpo.

 

No todo es malo. Bajo ciertas condiciones, los nitritos se convierten en óxido nítrico, el cual puede mejorar la circulación sanguínea y reducir la presión arterial, ayudando a mejorar la salud del sistema cardiovascular.

 

Nitratos y migraña

Es hasta ahora que un equipo de científicos de la Universidad de California en San Diego descubrió un hecho importante y que ayudaría a esclarecer el asunto. En primer lugar, y de acuerdo con el estudio, no solo los alimentos con nitratos son un peligro para la cabeza, pues los fármacos que contienen nitratos son una causa de fuertes dolores de cabeza. Se sabe que más del 80 % de los pacientes que toman estos medicamentos sufren cefaleas y un 10 % no puede recibir tratamiento con ellos.

Ahora bien, la boca alberga bacterias que procesan los nitratos de los alimentos a nitritos, por lo que esta conversión tiene lugar una vez en el cuerpo humano. El equipo analizó datos del American Gut Project, un proyecto ciudadano, y se secuenciaron las bacterias de 172 muestras orales y 1,996 muestras fecales de participantes sanos que previamente habían respondido en encuestas si padecían o no migraña. Asimismo, analizaron qué genes son propensos a estar en los dos grupos de muestras (orales y fecales), considerando las especies que suelen estar presentes en la boca.

Tras la secuenciación bacteriana, resultó que hay diferencias entre la abundancia de bacterias en personas migrañosas y no migrañosas. Los investigadores encontraron que la abundancia de genes codificadores de nitratos, nitritos y enzimas asociados con la migraña era mayor en las muestras orales de las personas con el padecimiento. Al final era claro que ahí había una correlación sospechada.

Lo que sigue sin estar seguro es el orden de la relación, es decir, ¿la cantidad mayor de bacterias en la boca procesadoras de nitrato es una causa o una consecuencia de la migraña? Estudios futuros se centrarán en analizar esta conexión, lo que podría conducir a un diagnóstico y tratamiento más eficaces para el padecimiento.

Bacterias en el cuerpo humano

Solemos pensar en las bacterias como organismos desagradables y peligrosos para el ser humano, ya que son capaces de provocar infecciones y la muerte. Pero algunas son muy valiosas y hasta necesarias para el funcionamiento del cuerpo, que alberga miles de millones de bacterias, superando el número de células.

El conjunto de microorganismos del cuerpo, incluidas bacterias, hongos y arqueas, se conoce como microbiota normal. Entre los mejor conocidos están ciertas bacterias de los intestinos que ayudan a sintetizar algunos nutrientes, además de otros con más funciones.

Fuentes

http://msystems.asm.org/content/1/5/e00105-16

https://www.sciencedaily.com/releases/2016/10/161018132608.htm

http://www.huffingtonpost.co.uk/entry/migraines-could-be-caused-by-bacteria-found-in-mouth_uk_5807295ee4b0dcd02990098b

http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/migraine-headache/symptoms-causes/dxc-20202434

https://medlineplus.gov/ency/article/000709.htm