¿Qué es la regeneración?

¿Te imaginas que las personas puedan hacer crecer un brazo, una pierna o un dedo después de haberlos perdido? Bueno, los seres humanos no tenemos esta útil y deseada capacidad, pero sí varios animales como las estrellas de mar, los ajolotes y algunos reptiles. Si por alguna razón pierden una extremidad, poco a poco comienza a crecer otra en el mismo sitio hasta que al cabo de algún tiempo tienen un nuevo brazo, dedo, cola u otra parte.

La ciencia moderna ha estado investigando la forma en que esto sucede, con miras a entender bien las capacidades biológicas de los seres vivos, y, muchas veces, a lograr algo semejante en las personas. La biología llama a este proceso regeneración, y es básicamente la restauración o sustitución de partes corporales perdidas.

Pero, atención, esto no significa siempre que haya un nuevo miembro, pues en algunas criaturas la regeneración es solo parcial. Es lo que sucede en la mayoría de los mamíferos, incluyendo a los humanos. Los tejidos pueden sanar y desarrollarse piel nueva, pero no otra mano. Y esto es verdaderamente intrigante.

Así funciona la regeneración

Sumerjámonos en el terreno de la biología. Todos los seres vivos poseemos células que componen nuestra anatomía. Estas células se nutren, se relacionan entre sí y se reproducen a lo largo de su vida. En los organismos, tanto simples como complejos, células nuevas son capaces de regenerarse en el sitio de una lesión, siempre y cuando no exista un daño irreversible, como una gangrena. La reparación de los tejidos depende de un proceso natural y controlado denominado apoptosis, que sucede cuando las células se destruyen o mueren y otras las reemplazan.

Pero en los animales que reemplazan miembros enteros perdidos el proceso es más amplio. Existe un conjunto de células embrionarias llamado blastema; cuando estas células crecen y proliferan en una parte del cuerpo dañada, esta se forma de nuevo, por lo que la regeneración total depende de la posesión de células madre.

Increíbles casos en el mundo animal

Se conocen varios tipos de animales que para su fortuna no están condenados a vivir sin una parte corporal después de haberla perdido. Muchos ya hemos escuchado o visto directamente cómo las lagartijaa se desprenden de su cola, huyen a toda rapidez, y tiempo después tienen una cola distinta, ¡pero no son las únicas beneficiadas!

 

Estrellas de mar.

Existen alrededor de 1,500 especies de estrellas de mar distribuidas en el mundo, cada una con características particulares. Las mejor reconocidas cuentan con 5 brazos, pero hay algunas con varias decenas de ellos, siempre alrededor de un disco central. Pues bien, si estos equinodermos pierden algún brazo, uno nuevo vuelve a crecer en el mismo sitio. Lo más sorprendente es que en algunas especies es posible que se desarrolle un nuevo disco central ¡a partir de un solo brazo! Es algo así como si a ti te creciera un torso a partir de una pierna. Increíble.

Ajolotes

Si no los conoces, debes saber que son una especie de anfibios endémicos del centro de México, que a menudo son confundidos con las salamandras. Los ajolotes (Ambystoma mexicanum) pueden regenerar su cola si la pierden, así como partes del corazón, cerebro y mandíbula inferior.

Un estudio de Benjamin L. King y Viravuth P. Yin, publicado en junio de 2016 en la revista PLOS One, arrojó resultados interesantes: el ajolote, el pez cebra (Danio rerio) y el bichir de Senegal (Polypterus senegalus), estos dos últimos peces teleósteos, pueden regenerar sus extremidades a través de un mecanismo genético similar, que sugiere que comparten un ancestro en común y que la regeneración de miembros tiene más carga genética de lo que se pensaba.

Hidras

Son organismos simples acuáticos del género Hydra. Simples, pero poderosamente atrayentes para la ciencia, ya que tienen una característica singular: pueden regenerarse, y si se les divide en dos, cada una de las partes comienza a vivir como un organismo autónomo.

Planarias

Son gusanos planos que, al igual que las hidras, pueden dividirse y regenerarse. De una sola planaria pueden resultar dos planarias a partir de la formación de un blastema en cada una de las partes separadas.

Lagartos

Son un caso especial. Muchos geckos y lagartijas (nombre coloquial dado a muchos lagartos pequeños) acostumbran desprender su cola a voluntad para confundir o desconcertar a sus depredadores y así huir. Esto es gracias a que su cola cuenta con vértebras entre las que hay unas estructuras de ruptura. Tiempo después crece una nueva extremidad, pero no similar a la antigua. Por otro lado, ninguna otra parte de su cuerpo puede reemplazarse si se pierde.

La regeneración de miembros enteros en seres humanos es todavía cosa de ciencia ficción, pero el estudio de estos y otros seres vivos con esta capacidad sería un gran avance científico para la medicina.

Fuentes

www.nytimes.com/2009/11/09/science/09fish.html

http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371%2Fjournal.pone.0157106

http://www.scientificamerican.com/article/new-limb-regeneration-ins/

https://en.wikipedia.org/wiki/Regeneration_(biology)

https://en.wikipedia.org/wiki/Blastema

http://www.iflscience.com/plants-and-animals/the-ability-to-regenerate-lost-limbs-may-have-only-evolved-once/

Alice Roberts. El gran libro del cuerpo humano. La guía visual definitiva. Dorling Kindersley Ltd.

Parragon Books. (2013). Enciclopedia del Mundo Animal.