¿Qué pensarías si te dijeran que un cachalote puede comunicarse con otros cachalotes así como tú con otras personas: de forma individual? Quizá te parezca muy obvio, o posiblemente no estabas seguro de su forma de comunicación. Pues bien, es muy probable que estos enormes cetáceos sean más comunicativos de lo que imaginas.

Básicos del Cachalote

Los cachalotes (Physeter macrocephalus), a los que suele confundirse con las típicas ballenas con barbas debido a su enorme e imponente tamaño, son mamíferos marinos del mismo grupo de los delfines y las marsopas, por lo que comparten con ellos características biológicas y fisiológicas especiales, como la presencia de dientes pequeños y un solo espiráculo por donde entra el aire. Dentro de su cabeza poseen una estructura con una función análoga a la del melón de los delfines, que les ayuda a dirigir sonidos llamados clics que rebotan en los objetos de su entorno y regresan a ellos en forma de eco, de modo que así pueden orientarse y detectar presas. Este proceso se conoce como ecolocalización o ecolocación.

Las ondas sonoras que el cachalote produce durante la ecolocalización son de alta frecuencia; en cambio, para comunicarse produce ondas sonoras de baja frecuencia. Hasta hace poco tiempo se pensaba que la especie se comunicaba básicamente en grupo, es decir, que manadas de cachalotes usaban sonidos específicos para comunicarse con otras manadas, por lo que había “dialectos”. Durante estas interacciones sociales emiten patrones de 3 a 20 clics llamados codas, usualmente utilizados por varios cachalotes de una manada.

Ahora, una nueva investigación tuvo resultados que podrían cambiar nuestra forma de entender a los cachalotes.

Últimas noticias: ¡pueden comunicarse uno a uno!

Es lo que sugiere un estudio de los biólogos Cláudia Oliveira y Magnus Wahlberg, de la Universidad del Sur de Dinamarca. Se embarcaron rumbo a las islas Azores, parte de Portugal, y una vez ahí se dispusieron a escuchar, registrar y analizar los sonidos emitidos por un grupo de 7 cachalotes. Al cabo de un tiempo, registraron 802 tipos de vocalizaciones en 5 cetáceos, si bien 2 de ellos no emitieron sonidos significativos, por lo que se les consideró “silenciosos”.

Lo realmente sorprendente no fueron los clics (algo que ya se esperaba), sino la manera en que los emiten, ya que se observó que cada cachalote de un grupo emite vocalizaciones particulares o mensajes individuales para comunicarse con otros miembros de la manada, lo cual hace pensar que estos animales podrían tener pensamientos comunicativos propios.

 

Los expertos compararon la comunicación de estos cetáceos con el sistema de código Morse, en el que cada letra, número y signo de puntuación se representa con un conjunto de rayas, puntos y espacios. En el caso de los cachalotes, los individuos emiten una serie de vocalizaciones combinadas de formas diferentes, como si su mensaje estuviera organizado por símbolos auditivos, por decirlo de alguna manera, por lo que suena de forma singular y entonces los demás pueden reconocerlos. Así pues, el estudio contrasta con la idea que anteriormente se tenía de las relaciones y la comunicación de la especie.

Hubo un cachalote en especial, de más de 9 metros de longitud, que emitió la mayor parte de los mensajes registrados. No pudo determinarse su sexo, pero es posible que tenga un papel significativo en su manada. ¿Es un macho? ¿Una hembra adulta? ¿Una líder? Se sabe que entre los cachalotes los grupos tienen un linaje matriarcal, es decir, están constituidos en varias generaciones con base en una hembra. Se cree que el cachalote en cuestión sería una hembra indicando alguna dirección a los demás miembros de la manada.

 

A decir verdad, esto era algo que ya se sospechaba. Los expertos creían que los sonidos tenían alguna firma individual, pero el hecho de que puedan establecer formas propias es un descubrimiento del que ya las dudas se disipan. No significa que las manadas de cachalotes no poseen “dialectos” propios para comunicarse grupo con grupo, sino que amplía el conocimiento de las capacidades de la especie y prueba que su comunicación es muy sofisticada.

Descifrar los mensajes emitidos es un asunto mucho más difícil, pero por ahora se espera que los hallazgos sean ampliados en los próximos años.

Fuentes

http://phys.org/news/2016-06-sperm-whales.html

www.nytimes.com/interactive/2016/04/16/opinion/sunday/conversation-with-whales.html?_r=0

http://www.sdu.dk/en/om_sdu/fakulteterne/naturvidenskab/aktuelt/2016_07_01_sperm_whale_codas