Buscan origen de extraño sonido en el espacio.

El 15 de mayo de 2015, el radiotelescopio RATAN-600, ubicado en la localidad de Zelenchukskaya, Rusia, detectó una señal curiosa, a una longitud de onda de 2.7 centímetros. Permaneció desconocida hasta que los astrónomos rusos llevaron a cabo una presentación en donde expusieron el descubrimiento. Entonces, Claudio Maccone, de la Universidad de Turín, Italia, quedó intrigado por la señal tras asistir a la presentación, y se puso en contacto con el escritor de ciencia ficción Paul Gilster, que en su blog Centauri Dreams escribió lo que la señal podía representar para la ciencia y la exploración del espacio.

A partir de esa entrada, la comunidad científica se volteó hacia este intrigante hecho al que ya se encontraron posibles conexiones con vida extraterrestre y que recuerda un poco al caso de la señal wow, captada en 1977.

¿Qué se sabe de esta señal?

Se piensa que procede de un lugar cercano a la estrella de tipo G HD 164595 de 0.99 masas solares, localizada a poco más de 94 años luz de distancia de la Tierra,, que pertenece a la constelación de Hércules y que tiene un planeta, HD 164595 b, cuyo tamaño es similar al de Neptuno. No se descarta que existan otros planetas orbitando la estrella, que dicho sea de paso, es similar en tamaño a nuestro Sol.

El astrónomo Claudio Macconi está muy interesado por el origen de la señal, nada raro ya que es un investigador del Instituto SETI, una organización sin fines de lucro que a través de la investigación busca explorar la vida en el Universo y está enfocada en resolver la cuestión de si existe vida extraterrestre. Es la misma implicada en la detección de la señal wow por medio de un voluntario. Ahora, los astrónomos del SETI están preparándose para monitorizar y estudiar el lejano sistema planetario de donde provino la señal. Pero, ¿realmente podría haber sido emitida por vida fuera de la Tierra?

La mayoría de los astrónomos dicen que hay muy poca probabilidad de que sea así. Podría haber sido producida por algún fenómeno natural en el espacio, por una transmisión de radio como interferencia, por un ruido o por algún otro suceso que casualmente fue captado por el radiotelescopio. Pero, mientras no se investigue el origen, cabe la otra posibilidad.

En el espacio interestelar no hay aire ni casi materia, y para que las ondas sonoras se propaguen necesitan materia a través de la cual viajar. De lo contrario, el sonido no viaja, no se propaga, y en la vida real no podríamos escuchar esas explosiones, gritos y zumbidos que muestran las películas de ciencia ficción ambientadas en el espacio exterior.

La señal Wow.

La denominada “señal wow” ha permanecido como uno de los más extraños misterios desde la década de 1970, y se cree que podría ser de origen extraterrestre. Esta señal de radio fue captada por el radiotelescopio Big Ear de la Universidad Estatal de Ohio, el 15 de agosto de 1977. La información se procesó en una computadora IBM 1130 y después se imprimió en un papel perforado.

El investigador voluntario del SETI, Jerry Ehman, analizó los datos y quedó sorprendido al encontrar una secuencia de números y letras, 6EQUJ5, a la que rodeó con marcador rojo. A un lado de la secuencia anotó “Wow!”, al descubrir que la secuencia representaba una señal de enorme intensidad, producida a las 10:16 pm EST (Eastern Standard Time) y proveniente de algún lugar de la constelación de Sagitario, a cientos de años luz de la Tierra.

La señal wow duró alrededor de 72 segundos y no ha vuelto a registrarse desde entonces. Si bien se ha especulado muchas razones científicas, hasta la actualidad se presume que es la mejor posible evidencia de comunicación extraterrestre con vida humana.

Ideas, ideas.

Con lo poco que se sabe sobre este hallazgo, es muy pronto para asegurar algo, aunque los más escépticos no creen que sea posible un origen extraterrestre. En su blog, Paul Gilster dice que si la señal es artificial, su intensidad podría indicar que procede de una civilización mucho más avanzada que la de los seres humanos.De acuerdo con la escala de Kardashov, si se tratara de una señal emitida por una civilización de la constelación Hércules, se trataría de una civilización de tipo II, con la capacidad suficiente para producir una señal a partir de una baliza isotrópica, un tipo de comunicación hipotética.

El hecho de que el planeta de HD 164595 sea parecido a Neptuno y aparentemente reúna condiciones para sustentar la vida estimula la idea de la procedencia alienígena. Es un tema que ha fascinado a los seres humanos desde hace siglos, por lo que no extraña que esta sea una teoría destacada tras el descubrimiento.

Con lo poco que se sabe sobre este hallazgo, es muy pronto para asegurar algo.

Jirafas

¿Qué es la escala de Kardashov?

Es una escala que mide el avance tecnológico de una civilización, con base en la cantidad de energía que utiliza para la comunicación. Distingue 3 tipos de civilizaciones:

Tipo I

Recolecta, almacena y usa la energía que llega de una estrella vecina.

Tipo II

Aprovecha la totalidad de la energía de una estrella cercana, y no solamente la que llega a su territorio.

Tipo III

Es una civilización muy avanzada que controla y domina toda la energía, en cualquier forma posible.


Ya el equipo que controla el radiotelescopio RATAN-600 ha pedido que la estrella sea monitorizada permanentemente, y el Allen Telescope Array del SETI ha sido dirigido hacia HD 164595 para detectar otra señal o la repetición de esta. ¿Podrá encontrarse la causa de la enigmática señal o también se añadirá a la fila de misterios del espacio?

Fuentes
http://www.centauri-dreams.org/
http://edition.cnn.com/2016/08/30/health/seti-signal-hd-164595-alien-civilization/index.html
http://www.csmonitor.com/Science/2016/0830/Russian-radio-telescope-picks-up-mysterious-signal-from-space
http://www.independent.co.uk/news/science/aliens-might-have-sent-a-strong-message-from-deep-in-space-some-scientists-claim-a7216041.html
http://www.cnbc.com/2016/08/30/strong-signal-from-outer-space-catches-scientists-attention.html