Desde que el hombre se dio cuenta de su existencia, no ha habido un solo día que la luna le muestre una cara diferente, sin importar cuánto tiempo se quede mirándola. Es un fenómeno que si bien puede parecer extraño, no es tan infrecuente en el Universo.

Esa cara oculta de la luna, la que nunca vemos desde la Tierra pero sí ha sido observada por sondas espaciales, es como otro mundo en el mismo cuerpo celeste, o mejor dicho, como si dos planetas semejantes hubieran sido cortados en medio y luego una de sus mitades unidas entre sí, de modo que si damos una vuelta completa alrededor de la luna veremos fácilmente ciertos contrastes.

La luna en 5 datos:

1. Es el único satélite natural de la Tierra.

2. Es el único cuerpo celeste que el ser humano ha pisado.

3. Completa una vuelta alrededor de la Tierra en aproximadamente 27 días terrestres.

4. Neil Armstrong fue el primer astronauta en caminar sobre su superficie.

5. Tiene una atmósfera tan tenue, que no evita la colisión de cuerpos contra su corteza.

Estas son las diferencias más llamativas que los científicos han encontrado:

1. La corteza en el lado “oculto” es más gruesa.

Al igual que la Tierra, la luna es un cuerpo rocoso cuya estructura tiene capas: corteza, manto y núcleo. Su corteza es la capa más externa, llena de cráteres y mares de todo tamaño, así que su relieve es muy irregular. Se compone principalmente de pagioclasas, una serie de minerales, pero en particular, la corteza del lado “oculto” Neil Armstrong de la luna es más gruesa que su contraparte.

Se estima que la corteza tiene un promedio de 50 kilómetros de espesor, o quizá un poco más. Sin embargo, si viéramos la luna desde abajo con sus capas de un color diferente, nos daríamos cuenta que el lado que siempre vemos es más delgado. Se calcula que el lado “oculto” tiene unos 15 kilómetros más.

¿Por qué? Se desconoce la razón, pero es probable que esta diferencia esté relacionada con antiguos flujos de lava que se desparramaron sobre la superficie.

2. El lado “oculto” de la luna tiene más cráteres y no tiene tantos mares.

En esta parte, el relieve es mucho más irregular. La corteza más gruesa dificultó hace millones de años que los volcanes existentes expulsaran lava, mientras que en el lado conocido la corteza, más delgada, permitió que la lava emergiera desde el interior y entonces se extendiera cubriendo amplias zonas de terreno, incluidos los grandes cráteres de impacto que en la actualidad conforman lo que los científicos llaman mares, a pesar de no contener agua.

Ambas caras fueron intensamente vapuleadas por meteoritos durante varios millones de años, pero la diferencia es que en una muchos de ellos pudieron ser cubiertos, por lo que parece que en un principio el lado “oculto” tuvo que soportar más impactos de cuerpos celestes. Se calcula que solo el 1 % de su superficie está cubierto por mares. Casualmente, como el lado que vemos es el que tiene menos cráteres, pareciera que es la Tierra la que lo protege, pero no es exactamente así.

3. Se han registrado sonidos extraños al circular por el lado “oculto” de la luna.

Este descubrimiento es más reciente. En el espacio interestelar, casi sin materia, el sonido no tiene vías para propagarse, por lo que en teoría si una persona se colocara ahí no podría escuchar nada. Sin embargo, en febrero de 2016 salió a la luz una conversación entre los astronautas John Young y Eugene Cernan, que en 1969 orbitaban la luna en la Apollo 10 meses antes del famoso alunizaje.

La conversación no hubiera llamado la atención si no fuera por ciertas frases que indican que los astronautas escucharon algo extraño mientras sobrevolaban el lado “oculto” de la luna. “¿También escuchaste ese silbido?”, “Sí, suena como, tú sabes, el tipo de música del espacio exterior”. Al parecer, esos sonidos eran tan extraños que los astronautas dudaron en comunicarlos, pero al día de hoy todavía no se sabe a qué se debieron.

¿Alguna interferencia? Puede ser. Otro astronauta, Michael Collins, del Apollo 11, escribió en su libro Carrying the Fire: An Astronaut’s Journeys que también le pareció escuchar un sonido extraño a través de los auriculares.

Al margen de los extraños sonidos de los que los astronautas hablaron, tal parece que sus misteriosas diferencias son solo resultado de procesos naturales.

Jirafas

¿Por qué hay un lado “oculto” de la luna?

Lado oculto, lado oscuro, lado lejano… Esta parte de nuestro satélite natural sí recibe luz del sol, de modo que así como en nuestro planeta tiene varias horas con una parte iluminada mientras la otra está oscura. Pero nosotros nunca alcanzamos a verla porque toda la luna está en rotación síncrona con la Tierra.

Para entender esto: la luna gira sobre sí misma a la misma velocidad a la que gira alrededor de la Tierra, así que siempre muestra la misma parte al planeta.

Asimismo, la luna está anclada por las mareas terrestres debido a los efectos de la fricción, y hoy su forma no es exactamente esférica. Los científicos creen que en un principio la luna giraba a una velocidad mayor, pero la gravedad debido a su cercanía con la Tierra ocasionó que su rotación se ralentizara.

Si eres curioso, en febrero de 2015 la NASA mostró una serie de imágenes del lado “oculto”.

Fuentes

http://www.nasa.gov/mission_pages/LRO/news/lro-farside.html

http://lunarscience.nasa.gov/?question=3318

https://www.nasa.gov/moon

https://en.wikipedia.org/wiki/Far_side_of_the_Moon

http://edition.cnn.com/2016/02/21/world/far-side-moon-music/

http://www.pbs.org/newshour/rundown/never-see-far-side-moon/

Con información del artículo de Rafael Bachiller, publicado en http://www.elmundo.es/ciencia/2016/07/14/578388f7268e3e69038b45ce.html