Anfetaminas, LSD, alcohol, nicotina, marihuana… ¿cuáles son más adictivas para el ser humano? Y además, ¿bajo qué criterios se califica la calidad adictiva de una sustancia? Estas preguntas se han debatido durante mucho tiempo en los círculos científicos y de salud. En 2007, un estudio realizado por científicos y expertos en adicciones, publicado en la revista The Lancet, evaluó el daño que muchas de las sustancias producen en el cuerpo humano, y determinó que 5 son las sustancias más adictivas de la Tierra: el alcohol, los barbitúricos, la nicotina, la cocaína y la heroína.

Tanto el alcohol como la nicotina son dos de las más consumidas alrededor del mundo, y en muchos países son legal y socialmente aceptadas. No así la cocaína y la heroína, y por su parte, los barbitúricos pueden ser consumidos bajo receta médica o sin ella. Ahora bien, la cuestión es por qué estas sustancias pueden producir un deseo irrefrenable de consumirlas que lleva a muchas personas a padecer un verdadero problema de salud.

¿Qué hace a una sustancia adictiva?

Entre otros factores, influyen los siguientes:

El nivel de daño físico y cognitivo que ocasiona.
El grado de síndrome de abstinencia que produce.
La medida en que activa el sistema de dopamina del cerebro.
El grado de sensación placentera que las personas reportan al consumirlo.
El valor económico que tiene en la calle.

El Instituto Nacional sobre la Drogadicción de Estados Unidos (NIDA, por sus siglas en inglés) define la palabra “adicción” como la búsqueda compulsiva de drogas sin importar las consecuencias negativas. El estudio de 2007 tomó en cuenta 3 factores para determinar las 5 sustancias más adictivas: placer, dependencia psicológica y dependencia física, y les otorgó un puntaje de 0 a 3, siendo el 3 el grado de mayor potencial adictivo.

¿Cuáles son las sustancias más adictivas?

5

Alcohol

La menos adictiva del grupo de las 5, pero más que muchas otras sustancias, es el alcohol. Este aumenta el nivel de dopamina, un neurotransmisor implicado en la función del movimiento y de la sensación de placer, hasta en un 360 %. Además, perjudica el trabajo de algunos mensajeros del cerebro y ralentiza la respiración y el ritmo cardíaco. A largo plazo, puede dañar la corteza cerebral, el cerebelo y el hipocampo.

4

Barbitúricos

Los fármacos que presuntamente causaron la muerte por sobredosis de Marilyn Monroe son depresores centrales del sistema nervioso central. Relajan y producen somnolencia, y en dosis adecuadas algunos son administrados por médicos para reducir la ansiedad antes de una cirugía, como anticonvulsivos y como coadyuvantes del tratamiento de algunos padecimientos.

En el pasado se consumieron para tratar el insomnio, pero su alto poder adictivo provocó su desuso. Lo que hacen es bloquear la señalización química del cerebro, hecho que anula algunas áreas. En dosis bajas pueden ocasionar euforia, su consumo regular genera una alta tolerancia y una sobredosis puede suprimir la respiración.

3

Nicotina

Este potente alcaloide y fármaco estimulante se encuentra en los cigarros y en otros productos derivados de las hojas de las plantas del tabaco (Género Solanaceae). La nicotina es la sustancia química más adictiva del tabaco, ya que actúa sobre el cerebro aumentando los niveles de dopamina y activando circuitos del cerebro encargados de regular la sensación de placer. Pasa primero por los pulmones y de ahí es conducida al cerebro en horas pico en un tiempo de aproximadamente 10 segundos.

Puede estimular la memoria y el estado de alerta, por lo que, aunado a su fácil acceso, es muy fácil que genere adicción en una gran cantidad de personas.

2

Cocaína

La segunda sustancia más adictiva del mundo es un alcaloide extraído de las hojas de las plantas del género Erythroxylum, nativas de Sudamérica. Se ha usado con fines médicos, pero la cocaína ilegal, que se presenta en forma de un fino polvo blanco que se inhala, se frota en las encías o se inyecta mezclado con agua o con heroína, es ilegal y una de las drogas más peligrosas por sus efectos psíquicos, psicológicos y sociales.

Al llegar al cerebro, aumenta los niveles de la dopamina. Sin embargo, la cantidad excesiva de dopamina impide la comunicación normal entre las células nerviosas. Puede ocasionar un estado alto de alerta mental, paranoia, irritabilidad, sensación de felicidad exorbitada e hipersensibilidad a los estímulos visuales y acústicos. Se piensa que afecta los centros de memoria clave del cerebro.

1

Heroína

El puesto número 1 es para la heroína, una droga semisintética obtenida a partir de la morfina, que a su vez se extrae de las semillas de la adormidera, también conocida como planta del opio (Papaver somniferum). La heroína es un fármaco opioide presentado regularmente como un polvo blanco o marrón o como una sustancia oscura y de textura pegajosa, y se inyecta, fuma, esnifa o aspira.

Esta sustancia llega al cerebro rápidamente, donde se sintetiza de nuevo como morfina y se une a las moléculas de unas células conocidas como receptores opioides mu. La heroína provoca en las personas una sensación de euforia, pesadez en las extremidades, niebla mental y posteriormente períodos alternos de somnolencia y vigilia. El consumo regular conduce a la tolerancia, y si se produce una sobredosis se afecta la respiración, por lo que no llega suficiente oxígeno al cerebro; puede provocar la muerte o problemas neurológicos permanentes.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), el consumo de heroína aumentó más del doble entre las personas de 18 a 25 años en la última década, tan solo en este país.

La sustancia que “hace olvidar cualquier pena”

Así llamó el poeta Homero al opio tebaico en La Odisea. El opio es una mezcla de sustancias extraídas de la misma especie de adormidera de la que se obtiene la heroína, y tiene un potente efecto analgésico y estimulante. Se ha usado con fines medicinales, pero también con fines recreativos, principalmente fumado. Es sumamente adictivo, y problemas por su comercio propició dos conflictos bélicos en el siglo XIX, conocidas como Guerras del opio.

Fuentes

http://www.businessinsider.com/most-addictive-substances-2016-4

https://www.drugabuse.gov/publications/drugfacts/understanding-drug-use-addiction

https://www.drugabuse.gov/publications/drugs-brains-behavior-science-addiction/addiction-health

http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(07)60464-4/fulltext