Dime cómo eres y te contaré tu relación con el teléfono inteligente

En la era dorada de los teléfonos inteligentes, han proliferado múltiples estudios científicos que abordan diversos efectos e implicaciones de su uso. Las generaciones actuales se desarrollan en un mundo interconectado, y los más pequeños aprenden desde sus primeros años de vida la forma en que los aparatos conectados a Internet funcionan. Los científicos (y no científicos) quieren saber cómo esto influye en las personas.

Uno de los fenómenos que mayor interés genera es el abuso de los teléfonos inteligentes. Hoy vemos como algo normal a personas caminando, comiendo, trabajando y hasta conduciendo con el celular en la mano y los ojos desviándose cada cierto tiempo hacia la refulgente pantalla. Desde luego que es peligroso, pero además podría ser signo de un problema de salud reciente y hasta el momento, relativamente nuevo en el ámbito científico.

¡Necesito mi smartphone!

Quizá a algunas personas puede sorprenderles que la dependencia al teléfono celular es algo serio y real, como la dependencia al alcohol o a la heroína. De acuerdo con el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés), las personas pueden ser adictas a casi cualquier cosa, incluido el trabajo, las compras y el Internet. Una adicción implica una búsqueda frecuente y compulsiva del objeto en cuestión, sin importar las consecuencias negativas que acarree, de modo que una persona puede pasar varias horas al día con la mirada clavada en el móvil, revisando las redes sociales, buscando información en Internet e interactuando virtualmente.

Los datos sobre el tiempo que se pasa en el celular pueden ser escalofriantes para nuestros padres o abuelos, e incluso, si uno se pone a pensar reflexivamente en ello, generan alarma. En una encuesta que salió a la luz en mayo de 2016 y realizada por la organización Common Sense Media, el 50 % de los adolescentes entrevistados dijeron sentirse adictos a sus dispositivos móviles, mientras que el 59 % de los padres de los adolescentes afirmaron que sus hijos son adictos a los aparatos.  Otra encuesta, por Kleiner Perkins Caufield & Byers’s annual Internet Trends report en 2013, reveló que el estadounidense promedio revisa su celular una vez cada 6.5 minutos, o unas 150 veces al día.

El Dr. David Greenfield, director del Center for Internet and Technology Addiction (Centro para la Adicción al Internet y la Tecnología), una organización emplazada en Estados Unidos, llevó a cabo hace unos años una encuesta junto a la conocida compañía AT & T, en la que preguntó aspectos del uso del teléfono celular a 1,000 personas, vía telefónica. Entre sus resultados, indicó que alrededor del 90 % de los estadounidenses hacen un uso excesivo del celular, y un 50 % sienten incomodidad si salen de casa sin él, si no tienen señal o servicio o si se les rompe.

Claro que en general las personas se sienten incómodas cuando un objeto útil o costoso se arruina o no funciona del modo esperado. Entonces, ¿qué es lo que diferencia la utilidad de la adicción? Fácil: los adictos al teléfono inteligente pasan muchas horas del día o la noche en él y descuidan otros aspectos de su vida, como su trabajo o su familia. De lo contrario, experimentan desagradables síntomas parecidos a los de la abstinencia, como ansiedad y desesperación. Los datos de las anteriores y otras encuestas sugieren que es posible padecer una verdadera adicción a estos aparatos, aunque bien es cierto que todavía es necesario ampliar la investigación.

¿Cómo son las personas con tendencia a la adicción al teléfono inteligente?

Hay algo que se llama “personalidad adictiva”, y se refiere a la tendencia que algunas personas tienen a padecer adicciones. Es un factor importante, aunque no decisivo. Estos individuos tienen rasgos de personalidad que son más comunes entre las personas que sufren adicciones, como la impulsividad, la necesidad de obtener más de una misma emoción, incapacidad para dejar de fumar y adhesión especial a todo lo que produce emociones intensas. Por otro lado, se cree que también influye la herencia genética, así que, en general, personas con antecedentes familiares de adicciones son más propensas a padecerlas que quienes no los tienen.

James A. Roberts, un profesor de Marketing en la Universidad Baylor, Estados Unidos, junto con Chris Pullig y Chris Manolis, ha identificado rasgos específicos de personalidad que influyen en las personas para desarrollar adicción al teléfono inteligente, mediante una encuesta y prueba de personalidad a 346 estudiantes universitarios de Estados Unidos. Al finalizar, descubrieron que los jóvenes con tendencia a las adicciones tenían los siguientes rasgos de personalidad:

-Inestabilidad emocional. Individuos temperamentales o de humor muy cambiante encuentran cierta especie de consuelo o distracción al revisar su teléfono inteligente. Esto puede ayudar a calmar su ansiedad o mejorar momentáneamente su estado de ánimo.

-Materialismo. Esto puede ser esperado. La dependencia al teléfono es común en personas que valoran mucho la marca y las características de su aparato; todo aquello que les confiere alto valor social o estatus es válido, por lo que, pasando tanto tiempo en compañía de su celular, aumenta la posibilidad de que generen una dependencia insana.

-Extroversión. Para los extrovertidos, el teléfono inteligente puede darles la sensación de estar siempre conectados con otras personas, algo muy característico de ellos. Por el contrario, los introvertidos, que no sienten la necesidad de conectarse frecuentemente con otros, parecen ser menos propensos a desarrollar dependencia al celular.

-Baja capacidad de atención. A mayor dificultad para concentrarse en una tarea o un objeto, mayor tendencia a revisar el celular hay. Esta revisión es impulsiva, casi sin pensar.

-Alta impulsividad. Los individuos impulsivos parecen tener mayor probabilidad de convertirse en adictos al teléfono inteligente, ya que actúan sin reflexionar en la utilidad o necesidad de usarlo.

¿Encontraste alguno de estos rasgos en ti o en alguien cercano? Si es así, quizá es hora de revisar los hábitos con respecto al uso del teléfono inteligente.

Fuentes

https://theconversation.com/the-talking-dead-how-personality-drives-smartphone-addiction-62411
http://www.businessinsider.com/personality-of-cell-phone-addicts-2015-10
https://en.wikipedia.org/wiki/Addictive_personality
http://www.webmd.com/mental-health/addiction/features/do-you-have-addictive-personality
http://www.webmd.com/balance/guide/addicted-your-smartphone-what-to-do
https://en.wikipedia.org/wiki/Mobile_phone_overuse
http://edition.cnn.com/2016/05/03/health/teens-cell-phone-addiction-parents/
http://edition.cnn.com/2014/11/25/living/10-signs-smartphone-addiction-digital-life/
http://www.nhs.uk/Livewell/addiction/Pages/addictionwhatisit.aspx