La Leyenda Japonesa del Hilo Rojo.

Mucho se ha hablado sobre la leyenda del hilo rojo. Algunos cuestionan si esto tiene algo de veracidad o si solo se trata de una falsa esperanza para quienes no han hallado a su pareja ideal o se sienten solos.

Esta es una leyenda bastante romántica que intenta conservar la esperanza de aquellos individuos que han fallado repetidamente en el amor o que simplemente no han podido congeniar con alguna persona en cuestiones de relación de pareja. Vamos a ver de qué se trata.

Como sabemos, el cuerpo humano almacena una extensa y compleja red de vasos sanguíneos que conectan a toda nuestra nuestra anatomía. Sin ellos, simplemente no tendríamos vida.

La historia japonesa del hilo rojo.

¿Qué significa el hilo rojo?

Pero dentro de toda esa red existe una conexión que destaca entre las demás: la que una al corazón con el dedo meñique. Formado por la arteria cubital o ulnar, este canal hace que el menor de nuestros dedos sea un representante del corazón. Por tal motivo, es que muchos de nosotros hemos visto que cuando dos personas hacen un juramento cruzan los meñiques por algunos segundos.

Lo que dice esta leyenda japonesa es que este hilo no mide la distancia entre el corazón y el meñique, sino que continúa en forma de cordón rojo invisible que se entrelaza en el meñique de otras personas, lo que significa que tu corazón y el de ellos tiene una conexión especial.

Estas personas no precisamente son conocidas. Pueden estar más cerca de lo que crees o un poco lejanas, pero tarde o temprano, por ciertas circunstancias del destino van a encontrarse, sin importar qué tan separados estén o qué situaciones estén atravesando. Tampoco se tiene la certeza de en cuánto tiempo sucederá, pero es un hecho de que así será.

Esta leyenda del hilo rojo también habla de que no todo será fácil. Esta cuerda resistirá estiramientos y enredos, que van a reflejar los conflictos o problemas con esa persona; sin embargo, el hilo nunca se romperá o se soltará de un solo lado. Este representa la unión permanente de una persona con otra, porque simplemente nacieron para estar juntos y acompañarse en los buenos y malos momentos.

Esta visión sobre el amor y la conexión de una persona con otra, ha dado origen a la filosofía holística. El holismo defiende el sinergismo entre las partes y no la individualidad de cada una. Por lo tanto, la esencia vital de cada individuo no se limita a las fronteras del cuerpo físico, sino que va más allá. Puede relacionarse también con el pensamiento de “Todo vació tarde o temprano será llenado”.

La filosofía de esta leyenda sostiene que aunque no nos percatemos, nuestra vida se mueve en sincronía con el universo hacia una dirección preestablecida, guiadas por cuerdas invisibles. Cada vez el hilo rojo con esa persona o personas especiales se estrecha, de manera que cada día estamos más cerca de conocerla o conocerlas. Cada una a su tiempo y en su momento.

Los japoneses dicen: “Nuestro mundo tiene su parte de obstáculos, pero nada en él sucede por accidente”. Es decir, nadie en nuestra vida llega por casualidad. Cada una de las personas que forman parte de nuestra vida tienen un fin o una misión aunque sea de manera manera fugaz, pero, aquellas con las que tenemos una conexión con el hilo rojo, se quedarán pase lo que pase.

En palabras más románticas, la leyenda del hilo rojo según la tradición japonesa tiene que ver con la comprensión del destino y el papel preponderante que juega el amor a través de esta conexión en forma de hilo de color rojo. Muestra cómo los amores están destinados y que no podemos escapar de la persona que nació para ofrecernos todo su amor.Leyenda japonesa del cordón rojo.

Para la imaginación ontológica, el hilo rojo se entiende como todas nuestras experiencias de encuentros donde las relaciones de pareja, los roces íntimos y las historias cortas que mantenemos con ciertos individuos, no son triunfos ni accidentes al azar, sino que son parte de un tapiz de hilos que nos fueron otorgados al nacer, pero que nosotros nos encargamos de tejer con el tiempo.

Una de las leyendas en torno al hilo rojo, es decir, el cómo surgió, es que un anciano que habita la Luna, sale todas las noches para buscar entre las almas aquellas que están predestinadas a unirse en la Tierra, y cuando las encuentra, las ata con un hilo rojo para que no se pierdan.

No obstante, la leyenda más popular y la más contada a los niños japoneses tiene relación con un emperador y una bruja, donde enseña que el emperador rechazó su propio destino años atrás y que de todas maneras, la persona quien sería su gran amor estaría presente.

No está comprobado ni se trata de un hecho histórico. Es simplemente parte de una hermosa leyenda donde la esperanza se mantiene en primer lugar. El momento donde conozcamos a esa persona que nos haga sentir amados y seguros con total libertad, podremos decir que hemos hallado el otro extremo de nuestro hilo rojo. ¿Estaremos con esa persona que corresponde a nuestro final feliz?