Los daños que a nivel genético ocasiona el tabaquismo

¿Te gusta fumar? Quizá no te consideras adicto, pero tan solo con consumir un paquete de cigarrillos al día, en un año cada célula de tus pulmones acumula hasta 150 mutaciones en el ADN.

El Cancer Research UK, una de las mayores organizaciones benéficas que trabajan contra el cáncer, es muy claro al respecto: no existe algo como una forma segura de consumir tabaco, y los efectos nocivos del hábito no pueden compensarse con hábitos opuestos como llevar una dieta saludable y hacer ejercicio. Lo demás es bien conocido: el fumar aumenta el riesgo de padecer cáncer de pulmón y de otros problemas de carácter estético como envejecimiento prematuro, dientes manchados y mal aliento.

La conexión entre el tabaquismo y el cáncer está muy presente en la sociedad actual, e incluso la de los llamados fumadores pasivos, aquellas personas no fumadoras que inhalan el humo de otros individuos. Sin embargo, recientemente se ha adquirido una nueva dimensión del riesgo.

El estudio Mutational signatures associated with tobacco smoking in human cancer, publicado en la revista Science el 4 de noviembre de 2016, encontró que fumar ocasiona mutaciones permanentes aun si se deja el hábito. La misma Organización Mundial de la Salud (OMS) dejar ver que no hay un nivel seguro de exposición al humo de tabaco ajeno. También se sabe que aumenta el riesgo de al menos 17 tipos de cáncer humano.

El ADN y las mutaciones

Una mutación es un cambio brusco y repentino en el material genético de una célula, lo que puede producir una modificación en ella y en otras células derivadas. Es un cambio permanente en la secuencia de las bases de su ADN, que es el material hereditario de un ser vivo.

Muchas veces las mutaciones se producen de forma natural, pero otras veces son resultado del contacto con ciertas sustancias. En cualquier caso, las mutaciones originan variaciones levemente distintas de los mismos genes, y las ocurridas durante la división celular pueden transmitirse a las siguientes generaciones.

Un hábito de altos costos para la salud

Fumar hoy en día es considerado por cualquier médico como un hábito nocivo para la salud, y aunque todavía es muy popular y puede tener connotaciones de posición social, elegancia o valores similares, en décadas anteriores el valor positivo del cigarrillo era mayor.

En la década de 1880 se desarrolló una máquina para hacer cigarrillos, lo que elevó su producción y contribuyó a volverlos más accesibles a las personas. En las siguientes décadas su consumo aumentó y se popularizó hasta el punto de que el hábito comenzó a ser visto como algo cotidiano y muy normal, e incluso los cigarrillos se agregaron a las raciones militares de los soldados durante las dos guerras mundiales del siglo XX.

Fue hasta que médicos alemanes asociaron el tabaquismo con el cáncer de pulmón que el estudio de sus efectos en el cuerpo dio inicio y estos empezaron a conocerse, y si bien, tras varios años de estudios, experimentos y campañas antitabaco el hábito todavía está presente, la tendencia es ver el tabaquismo como un hábito muy dañino para el cuerpo. Por desgracia, es relativamente fácil caer en la dependencia. Hace un tiempo se encontró que la nicotina es una de las 5 sustancias más adictivas del mundo, lo que es realmente un problema dado lo difícil que suele ser abandonar el hábito para mejorar la salud.

 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) indican que 5 años después de dejar de fumar la probabilidad de padecer cáncer de garganta, esófago, boca y vejiga disminuye a la mitad, y 10 años después el riesgo de morir de cáncer de pulmón se reduce también a la mitad. Pero es necesario tener presente que el riesgo de no se elimina por completo.

El estudio reciente ofrece una perspectiva del daño que a nivel genético puede ocasionar, y esto tan solo con una cajetilla al día. Un consumo a mayores niveles tiene efectos aún más agudos en el cuerpo. Aunque el tabaquismo es causa de cáncer, es completamente prevenible.

 

¿Te animas a dejar de fumar?

Fuentes

http://science.sciencemag.org/content/354/6312/618

https://www.sciencedaily.com/releases/2016/11/161103140559.htm

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs339/en/

http://www.cancerresearchuk.org/about-cancer/causes-of-cancer/smoking-and-cancer/how-smoking-causes-cancer

http://www.cdc.gov/tobacco/campaign/tips/diseases/cancer.html

https://en.wikipedia.org/wiki/Cigarette