Veterano del océano

¿Cuál es el animal más longevo del mundo? Es difícil responder esta pregunta, pero los científicos ya saben cuál es el vertebrado de más larga vida que se conoce. Al menos, hasta la fecha. Se trata de un tiburón de Groenlandia (Somniosus microcephalus), una de las especies de tiburón más grandes y lentas del mundo, distribuida en el norte del océano Atlántico y el océano Ártico y que  puede medir más de 7 metros y pesar más de 1,400 kilogramos.

El estudio Eye lens radiocarbon reveals centuries of longevity in the Greenland shark, publicado en la revista Science en agosto de 2016, revela que el tiburón de Groenlandia tiene una vida útil de al menos 272 años y que es el animal vertebrado de más larga vida entre todos, superando incluso a otros reconocidos longevos como las tortugas, los elefantes y los cocodrilos.

Pero no todos los tiburones de Groenlandia alcanzan alrededor de 272 años, pues increíblemente, algunos viven “unas cuantas” décadas más.

Los investigadores  utilizaron la datación por radiocarbono para calcular la edad de 28 tiburones de esta especie,  y de toda esa muestra, se encontró que una hembra tenía casi 400 años de edad, lo que la hace el vertebrado vivo de mayor edad. Para tener una idea, esta curtida navegante de los mares vivió en tiempos de la Revolución Francesa (1789-1799) y de las revoluciones industriales y tenía no más de 10 años cuando los peregrinos desembarcaron en Norteamérica.

5 datos curiosos del tiburón de Groenlandia

1
Se siente atraído hacia la carroña y la carne con mal olor.
2
Es uno de los tiburones más lentos del mundo, con ráfagas de velocidad de 2.6 km/h.
3
Su cuerpo tiene una gran concentración de urea.
4
Solo se ha reportado un ataque al ser humano al encontrar supuestamente una pierna en el estómago de un individuo capturado en Canadá, pero no hay evidencia científica del hecho.
5
Su carne sin tratar es tóxica. En Islandia se cocina en un platillo conocido como Kæstur hákarl, el cual, aunque se deja fermentar y tiene un penetrante olor, se considera un manjar y es consumido por muchas personas locales.

Famosos longevos

Pero además del tiburón de Groenlandia, hay otros animales, vertebrados e invertebrados, que sobresalen por su capacidad de sobrevivir en la Tierra durante largos períodos de tiempo. Una almeja, un pez y varias tortugas se incluyen entre aquellos de larga vida.

-La almeja Ming. Una almeja de Islandia (Arctica islandica) es el animal no colonial más viejo de la Tierra de la que se tiene conocimiento. Su especie tiene una larga expectativa de vida, pero ni los científicos esperaron hallar a tan inusual espécimen. La encontraron en la costa islandesa en 2006, y tras estudios minuciosos por parte de investigadores de la Universidad de Bangor, se determinó que específicamente esta almeja, que murió mientras era investigada, había vivido alrededor de 400 años. Como nació durante el reinado de la dinastía Ming (1368-1644) en China, la bautizaron como Ming.

Una nueva revisión en 2013 verificó la edad del molusco de acuerdo con las bandas de su concha, y se estimó en aproximadamente 507 años.

-Hanako, el pez. Solemos pensar que los peces pequeños no viven más que algunos años, pero Hanako es, aparentemente, la excepción. Se puso este nombre a un pez koi, una variedad de carpa común que en Japón es símbolo de amor y amistad. Era un pez de intenso color rojo que pasó por varios hogares antes de fallecer el 7 de julio de 1977.

Los miembros de su especie viven un aproximado de 47 o poco más de 50 años, pero según los informes, al momento de su muerte Hanako tenía 226 años, una edad que se estimó según el estudio de los anillos de crecimiento de las escamas del pez. Por desgracia, no podemos estar seguros de que su increíble edad sea cierta.

-La tortuga Harriet. Miembro del complejo de tortugas de las Galápagos (Chelonoidis nigra), era grande, lenta… y vieja. Se dice que Charles Darwin la capturó en las islas Galápagos en 1835, la llevó a Inglaterra y de ahí un capitán se la llevó consigo a Australia, donde vivió el resto de su vida. Al principio se pensó que era un macho, y lo llamaron Harry.

La tortuga llevó una vida relativamente tranquila, al parecer le agradaba convivir con humanos y no tenía grandes problemas de salud. Pasó sus últimos años en el Zoológico de Australia, en Queensland. Su cumpleaños número 175 fue celebrado con bombo y platillo en el zoológico, pero apenas un año después falleció por complicaciones de una enfermedad cardíaca que padecía desde hacía poco tiempo.

-La tortuga Tu’i Malila.

Era una tortuga radiada (Astrochelys radiata), endémica de Madagascar, que se cree nació cerca de 1777. Según los informes, el capitán James Cook la llevó a Tonga, una isla en el océano Pacífico, y la obsequió a la familia real. En el idioma local, su nombre significa “rey Malila”.

La tortuga gozó de una agradable existencia en los jardines reales de Tonga, y era motivo de orgullo. Falleció el 19 de mayo de 1965 debido a su avanzada edad, la cual se calculó en 188 años. Es la tortuga más longeva cuya edad ha sido verificada.

-Adwaita… otra tortuga.

No está claro cuántos años vivió esta tortuga gigante de Aldabra (Aldabrachelys gigantea), pero aún así es seguro que fueron muchos. Se cree que Adwaita, un macho cuyo nombre en sánscrito significa “único”, fue entregado por marinos británicos que la capturaron en un atolón de las islas Seychelles al militar Robert Clive, pero después se le trasladó al Alipore Zoological Gardens, en India.

Era un animal grande y pesado. Murió el 22 de marzo de 2006 por una insuficiencia hepática, con al menos 150 años de edad. Se dice que es posible que tuviera unos 250-255 años al momento de su fallecimiento.

Fuentes

http://science.sciencemag.org/content/353/6300/702

http://www.bbc.com/news/science-environment-37047168

https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_longest-living_organisms

http://voices.nationalgeographic.com/2014/02/04/6-of-the-worlds-longest-lived-animals/

http://www.businessinsider.com/animals-that-live-the-longest-2016-8

https://www.flmnh.ufl.edu/fish/discover/species-profiles/somniosus-microcephalus