En un hecho inusitado y maravilloso para el medio ambiente, el mar de Ross, uno de los mares más fríos y diáfanos de la Tierra, fue declarado área marina protegida del mundo, convirtiéndose así en la mayor de su tipo. La noticia ha alegrado a ambientalistas y gobiernos, ya que actualmente es bien sabido que los mares enfrentan graves amenazas que se extienden hasta sus habitantes.

El mar de Ross, un paraíso en la Antártida

Este cuerpo de agua es una bahía cuya parte más austral está localizada a 320 kilómetros del Polo Sur, entre la Tierra de Marie Byrd y la Tierra de Victoria de la Antártida. Forma parte del océano Austral o Antártico, un océano de clima frío y donde solo ciertas especies adaptadas pueden sobrevivir. El mar de Ross es poco accesible para el ser humano; su parte sur está cubierta por la más grande plataforma de hielo, la barrera de hielo de Ross, cuyo tamaño es casi el de Francia.

Es esta dificultad para acceder al mar una de las más grandes ventajas que tiene con respecto a otros mares del mundo, pues su relativo aislamiento lo hace poco accesible al disturbio humano. Fue descubierto apenas en 1841 por el explorador británico James C. Ross, de quien tomó el nombre, y aunque ha sido objeto de investigación científica, su ecosistema está prácticamente intacto. Se le ha llamado “El último océano”.

Los biólogos describen al mar de Ross como un lugar de destacada biodiversidad, pues a pesar de sus bajas temperaturas es hogar de un gran número de mamíferos como focas y ballenas, peces y minúsculos organismos. Al tener sus aguas abundancia de nutrientes, soportan una enorme población de plancton, el cual es alimento de varios animales que lo visitan. Se calcula que en él viven 95 especies de peces, 6 especies de aves y al menos 10 especies de mamíferos.

¿Qué especies podemos encontrar en el mar de Ross?

-Foca de Weddell (Leptonychotes weddellii).

-Foca leopardo (Hydrurga leptonyx).

-Bacalao antártico (Dissostichus mawsoni).

-Krill antártico (Euphausia superba).

-Rorcual austral (Balaenoptera bonaerensis).

-Orca (Orcinus orca).

-Pingüino Adélie o Adelaida (Pygoscelis adeliae).

-Petrel antártico (Thalassoica antarctica).

-Petrel níveo (Pagodroma nivea).

-Diablillo antártico (Pleuragramma antarcticum).

-Calamar colosal (Mesonychoteuthis hamiltoni).

La dependencia de un mar en la Antártida

En teoría, el mar de Ross se encuentra bajo jurisdicción de Nueva Zelanda. El país reclama todas las masas de tierra halladas en sus aguas, así como la Dependencia Ross, pero solo Australia, Noruega, Francia y Reino Unido reconocen el reclamo, mientras que numerosos países no lo hacen o están en discusión.

El camino hacia la protección

La idea de hacer al mar de Ross un área protegida no es nueva. Esta resolución, acordada el 27 de octubre de 2016, fue un esfuerzo que tomó alrededor de 5 años, hasta que en la reunión de Hobart, Australia, la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA) acordó, por unanimidad de la Unión Europea y de 24 países del resto del mundo, que el mar de Ross será de ahora en adelante la mayor área marina protegida (AMP) del mundo. Esta área cubre alrededor de 1.57 millones de kilómetros cuadrados de agua, la cual gozará de protección contra la pesca comercial durante un período de 35 años, después de los cuales el acuerdo expirará y tendrá que volver a discutirse.

Según el acuerdo, presentado en principio por Nueva Zelanda y Estados Unidos, la nueva área marina protegida entrará en vigor hasta diciembre de 2017, y en un 72 % de ella estará totalmente prohibida la pesca comercial, si bien en otras pequeñas zonas estará permitida la pesca de krill y merluza negra, siempre y cuando se realice para la investigación científica. Con estas resoluciones se pretende que el mar de Ross se mantenga como uno de los mares más limpios del mundo y prácticamente intactos.

Pese a las buenas nuevas, el trabajo tuvo que enfrentarse a las reservas de ciertos países. Rusia, por ejemplo, se había pronunciado en contra de la creación de la AMP, hasta que finalmente votó a favor. Lewis Pugh, nombrado “patrón de los océanos” por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP, por sus siglas en inglés), decidió nadar en las frías aguas del mar de Ross y viajar a Rusia para tratar de convencer a los funcionarios de la importancia de nombrarlo área protegida.

Beneficios de la AMP

Ahora, de acuerdo con la ONU, un 40 % de los pingüinos Adélie (Pygoscelis adeliae), un 25 % de los pingüinos emperador (Aptenodytes forsteri) y un 50 % de las orcas del ecotipo C (Orcinus orca) vivirán en la AMP, lo que favorecerá su conservación.

La decisión representa un gran avance en materia medioambiental, toda vez que se llevó a cabo mediante cooperación internacional. Esto permitirá la gestión adecuada de un mar que a lo largo del tiempo se ha visto a salvo de la contaminación, la pesca excesiva, el tráfico de numerosas embarcaciones y otras actividades humanas que usualmente son amenazas para los cuerpos de agua. Sin embargo, hay muchos ojos sobre los abundantes recursos del mar, por lo que, en alguna medida, puede ser afectado por la caza de ballenas, el cambio climático y la pesca comercial.

Fuentes

http://edition.cnn.com/2016/10/27/world/ross-sea-antarctica-worlds-largest-protected-area/index.html

https://en.wikipedia.org/wiki/Ross_Sea

https://www.ccamlr.org/es/news/2016/la-ccrvma-crea-la-mayor-%C3%A1rea-marina-protegida-del-mundo

http://ocean.nationalgeographic.com/ocean/explore/pristine-seas/ross-sea/

https://ocean.si.edu/slideshow/trip-south-antarctica%E2%80%99s-ross-sea