Cuando su uso aumenta el riesgo de accidentes de tránsito

Una de las tendencias actuales más peligrosas es la de tomarse fotos a sí mismo mientras se conduce, lo que se conoce en redes sociales con el hashtag #drivingselfie. Otros retos extraños han inundado Internet, pero este llama la atención por su abierta incorrección.

Todos sabemos que manejar mientras se usa el teléfono celular es muy peligroso, y en muchos países hasta ilegal. Sin embargo, muchas personas todavía lo hacen, y otros, como aquellos que suman a las fotos conduciendo, lo vuelven reto o moda.

Recientemente la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés), una agencia estadounidense, sacó a la luz que en Estados Unidos se ha registrado el mayor aumento de muertes por accidentes de tránsito en 50 años. Esto no es todo; en los primeros 6 meses de 2016 los decesos en carreteras aumentaron un 10.4 % desde 2015.

Los datos pertenecen solo a este país, pero en otros puede haber una situación parecida. Los teléfonos inteligentes tienen cierta responsabilidad en esta situación.

Los tiempos han cambiado, y de forma muy rápida. Pero aunque hoy en día ya poco se utiliza el servicio de mensajes SMS, un sinfín de aplicaciones han tomado su lugar. En lugar de mensajes y llamadas, ahora la captura de fotos y la grabación de videos son particularmente frecuentes.

El teléfono en el auto: ¿un mal del nuevo milenio?

Durante los primeros años en los que se disparó el uso de teléfonos celulares, las autoridades advirtieron que muchos accidentes de tránsito se debían a distracciones del conductor por hacer llamadas o enviar mensajes de texto. Una investigación de Fernando Wilson y Jim Stimpson, de la University of North Texas Health Science Center, arrojó que entre 2001 y 2007 murieron cerca de 16,000 personas por conducir distraídos mientras hablaban o mandaban mensajes de texto.

En 2014, el reporte anual de accidentes y fallecimientos del National Safety Council de Estados Unidos encontró que el uso de celulares fue responsable del 26 % de los accidentes automovilísticos de ese país, y en contraste con el reporte de Wilson y Stimpson, solo un 5 % de los accidentes fueron causados por el envío de mensajes de texto.

¿Qué dice la OMS?

La Organización Mundial de la Salud tiene estadísticas sobre este problema.

– Menciona que cada año mueren alrededor de 1.25 millones de personas debido a accidentes de tránsito.

– Indica que los accidentes de tránsito son la principal causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años de edad.

– Entre los factores de riesgo están la velocidad excesiva, el bajo uso de cascos de motocicleta, de cinturones de seguridad y de sistemas de retención infantil, así como la conducción distraída.

– Menciona que los conductores que usan un celular tienen un aproximado de 4 veces más probabilidades de estar implicados en un accidente de este tipo que quienes no lo usan.

En la estimación del número de muertes en carretera, en 2013 Bangladés registró 21,316, Bolivia 2,476, Brasil 46,935, Canadá 2,114, Colombia 8,107, Finlandia 258, Francia 3,268, Alemania 3,540, India 207,551, Japón 5,971, México 15,062, Estados Unidos 34,064 y Reino Unido 1,827, según estimaciones de la OMS. Entre los países con menos incidencia de accidentes están Tonga, con 8, Malta, con 22, Luxemburgo, con 46 y San Marino, con 1.

En octubre de 2016 la Patrulla de Carreteras del estado de Florida, Estados Unidos, encontró un video de Snapchat de un conductor implicado en un accidente que ocasionó la muerte de 5 personas. El conductor iba a 115 mph (185 km/h). En julio de 2016 ya se registraban más de 3,727 posts con la etiqueta #drivingselfie. Casi 4,000 personas que pusieron en riesgo su vida. Lo más grave de esto es que no solo el conductor puede causar su propia muerte, sino también la de sus acompañantes y la de conductores y peatones responsables.

Cuando hace algunos años comenzó a tomarse en serio el peligro, los fabricantes comenzaron a desarrollar equipos y dispositivos manos libres y últimamente aplicaciones para evitar que el conductor tome o mire la pantalla de su teléfono mientras conduce. Pero más allá de ser innovaciones útiles, no produjeron cambios significativos, ya que los accidentes no se han reducido drásticamente.

Hoy, las aplicaciones como Snapchat y las plataformas de videos son grandes distractores al volante. Aun si el conductor no está tomando su teléfono, la dinámica de la grabación de un video o de la captura de una foto puede desconcentrar su mente. Subirlos a sus redes sociales y compartir el momento es a menudo difícil de resistir. La OMS también es clara en un aspecto: los conductores jóvenes corren especial riesgo por la distracción que causa el uso del celular.

El tema no es para tomarse a la ligera. Todo conductor debe seguir las reglas que existen para su protección, y aunque aplicaciones y redes sociales pueden estar implicadas en muchos accidentes de los últimos años, no son las culpables, porque al fin y al cabo, es el usuario quien toma la decisión de utilizarlas en una situación específica.

Fuentes

http://apps.who.int/gho/data/node.main.A997

www.nytimes.com/2016/11/16/business/tech-distractions-blamed-for-rise-in-traffic-fatalities.html

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs358/en/

http://edition.cnn.com/2013/11/06/tech/mobile/selfies-while-driving/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2951952/

https://crashstats.nhtsa.dot.gov/Api/Public/ViewPublication/812132