Nueva esperanza en la lucha contra la infección

Pese a que es un padecimiento reciente, la infección por VIH es una en las que más arduamente se trabaja. La lucha para comprenderla y encontrar una posible cura lleva ya muchos años, con resultados diversos. Recientemente, científicos del National Institutes of Health de Estados Unidos identificaron un anticuerpo capaz de neutralizar el 98 % de las cepas del VIH, lo que ha removido la esperanza de hallar una solución a la infección causante del sida.

¿Qué es un anticuerpo?

Es una proteína específica producida por el sistema inmunitario en situaciones en las que detecta sustancias extrañas, bacterias, virus, hongos y otros elementos dañinos para el cuerpo. Su función es ayudar a defender el organismo neutralizando a estos agentes dañinos, llamados antígenos. Para que esto suceda, el anticuerpo debe acoplarse al antígeno. Muchos leucocitos, o células blancas de la sangre, producen anticuerpos.

Cuando hay sospecha de infección por VIH, los médicos realizan pruebas de sangre. Si detectan la presencia de anticuerpos que luchan contra el virus, el diagnóstico es la infección.

Un virus potente a derribar

El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) ataca precisamente el sistema inmunitario, el arma de defensa del cuerpo, lo que es un grave problema ya que deja al organismo muy vulnerable ante la inmensa cantidad de agentes dañinos que tocamos, inhalamos e ingerimos.

Los virus son agentes particularmente difíciles. Situados entre la frontera entre un ser vivo y un ser no vivo, constituyen los agentes biológicos más abundantes de la Tierra, como se descubrió recientemente, y no pueden ser combatidos con antibióticos. Algunos pueden ser destruidos con fármacos antivirales, pero muchos no. Como el VIH, que cuando se adentra en el organismo ya no puede eliminarse de él por completo. Se queda en el cuerpo para siempre.

Los científicos han desarrollado tratamientos específicos para este virus difícil de tratar, que modifica sus proteínas de superficie para evitar que el sistema inmunitario lo reconozca.

La terapia con antirretrovirales impide que el virus se replique a sí mismo, de modo que la cantidad en la sangre se reduce y entonces el sistema inmunitario puede recuperarse un poco y así demostrar una mejoría. Si la infección no se controla, puede complicarse y devenir en sida, para la cual no hay cura y sí alto riesgo de muerte.

Un anticuerpo que da esperanza

Para llegar a este descubrimiento, científicos del NIH se enfocaron en una sola persona infectada por VIH. En su organismo hallaron un anticuerpo especial, y después de una investigación se dieron cuenta de que puede neutralizar hasta el 98 % de las cepas del virus; fue llamado N6. También fue estudiado para entender cómo es que logró neutralizar la mayoría de las cepas. El estudio fue publicado en noviembre de 2016 en la revista Immunity, y menciona que la identificación del anticuerpo fue un reto complicado debido a la naturaleza cambiante del virus.

El hallazgo supone un enorme avance en la lucha contra el sida. N6 es un anticuerpo de alta eficacia, y los científicos ya están pensando en sus beneficios para la prevención y tratamiento de la infección por VIH. Es probable que sus efectos en el cuerpo sean mucho más potentes y duraderos que los de VRC01, un anticuerpo descubierto en 2010 por científicos del Vaccine Research Center del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades (NIAD) Infecciosas de Estados Unidos. De hecho, VRC01 probó ser eficaz para detener hasta el 90 % de las cepas de VIH que se propagan en las células del ser humano.

La vacuna contra el VIH podría estar muy cerca de nosotros. Si se lograra, es posible que pueda ser aplicada vía subcutánea.

Las cepas, su origen y sus peligros

En Biología, los estudiosos organizan a los seres vivos en grupos según características comunes. Una cepa se conforma por un grupo de organismos que pertenecen a una especie y se derivan de una sola célula. Por ejemplo, un virus de la gripe puede tener varias cepas que afectan de manera distinta en el cuerpo humano.

Con frecuencia, la aparición de cepas es resultado de cambios en ciertos genes a lo largo del tiempo. Si se producen nuevas cepas de agentes dañinos para el ser humano, ya sea de virus, bacterias, etcétera, se corre peligro de que el sistema inmunitario de las personas ya no sea capaz de reconocerlas y de identificar el virus del que proceden. Esto es porque el sistema, al estar en contacto con una cepa, la identifica y vuelve a reconocerla en caso de volver a estar en contacto con ella.

La aparición de nuevas cepas de virus peligrosos para el ser humano es un asunto que preocupa a científicos y autoridades de salud, porque hay riesgo de reinfecciones o de que muten a tipos de mayor peligro, lo que aumenta la posibilidad de que se originen epidemias o pandemias. Otras cepas, como las de los virus de la gripe, son muy comunes ya que pueden aparecer cada año.

En 2009, la cepa H1N1 del virus de la gripe porcina comenzó a afectar a muchas personas en México, y en cuestión de semanas ya estaba presente en varios países del mundo. Se teme que esto pueda ocurrir nuevamente con otros virus.

Fuentes

https://www.niaid.nih.gov/news-events/nih-scientists-identify-potent-antibody-neutralizes-nearly-all-hiv-strains

http://www.cell.com/immunity/abstract/S1074-7613(16)30438-1

https://www.aids.gov/hiv-aids-basics/hiv-aids-101/what-is-hiv-aids/