La compleja estructura de un ícono maya

Sin lugar a dudas, Chichén Itzá es uno de los sitios arqueológicos más impresionantes de México. Su pirámide principal, El Castillo o Templo de Kukulkán, es una estructura famosa por proyectar un juego de luces y sombras durante los equinoccios de primavera y otoño, lo que da la apariencia de una serpiente bajando por las escalinatas.

Aunque toda la zona arqueológica es una maravilla de la arquitectura prehispánica, es precisamente la pirámide El Castillo el objeto de estudio más frecuente de la antigua ciudad. Todavía encierra un aura enigmática, al ser el epicentro de la visión de Kukulkán, la serpiente emplumada, una deidad de gran valor para los mayas. Ahora, un equipo de arqueólogos descubrió la última gran sorpresa: una pirámide más dentro de otras dos.

Pero, ¿por qué habría de haber más pirámides en su interior?

10 datos curiosos sobre Chichén Itzá

1. Toda la zona abarcó en un momento hasta 25 km2.

2. Su nombre significa “ciudad al borde del pozo de los Itzáes”.

3. Cada año recibe más de un millón de visitantes.

4. Se piensa que sus primeros habitantes provenían del Petén, hoy Guatemala.

5. Fue abandonada alrededor del año 1250 d. C.

 

6. El templo de Kukulkán tiene 365 escalones.

7. La observación de Venus se hacía en el observatorio El Caracol.

8. A finales del siglo X, los toltecas, personas que conformaron otro pueblo prehispánico, invadieron la ciudad.

9. La zona arqueológica es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

10. La arquitectura de la ciudad de Chichén Itzá es una combinación del estilo maya y el estilo tolteca, debido a la influencia de este último pueblo.

 

En 2015, otro grupo de investigadores dio a conocer que la pirámide de Kukulkán se construyó sobre un cenote, un cuerpo de agua subterráneo típico de la península de Yucatán debido a su roca caliza. En 2016, los arqueólogos utilizaron una técnica conocida como ERT-3D (3D Electrical Tomography), a través de la cual midieron señales eléctricas para conseguir una impresión de lo que hay en el interior de la pirámide. Esto muy importante, ya que se trata de una técnica que evita perturbaciones importantes en las construcciones.

Tras la observación, descubrieron la existencia de una pequeña pirámide de unos 10 metros de altura, encerrada dentro de otra de alrededor de 20 metros de altura y una más grande. La última estructura es lo que todos conocemos como la pirámide de Kukulkán, cuya altura es de 30 metros. Esta curiosa disposición ha hecho que se le compare con las matrioskas, las populares muñecas tradicionales rusas que en su interior contienen más muñecas, una dentro de otra.

La menor de las pirámides se construyó entre los años 550 y 800 d. C., mientras que la segunda, ya descubierta en la década de 1930, es naturalmente posterior, terminada entre el 800 y el 1000 d. C.

Cabe la pregunta del porqué se construyó así. Los expertos creen que toda la pirámide se edificó en tres etapas, pero aún no se sabe bien cuál fue la razón. Es posible que la primera se haya dañado o deteriorado con el paso del tiempo y simplemente se construyó la otra encima como una actualización de la primera, o bien, que dicha estructura haya sido establecida con la llegada de un nuevo gobernante o líder para eliminar los rastros del gobernante anterior, para lo que se construyó otra de mayores dimensiones.

No obstante la razón, las características de la pirámide de Kukulkán sugieren desde hace muchos años que los mayas tenían avanzados conocimientos matemáticos y astronómicos. Se calcula que su construcción se completó entre el 1050 y el 1300 d. C. Tiene 364 escalones por cada lado, y uno más en la plataforma superior que hace que el número coincida con los días de un año. El Caracol era un sitio de observación sofisticado para su tiempo, un lugar en el que incluso podían predecir fenómenos astronómicos.

Si la pirámide más pequeña puede ser investigada, podría ofrecer valiosa información sobre los habitantes más antiguos de Chichén Itzá o de uno de los períodos más tempranos de la civilización maya en la ciudad.

Jirafas

Las pirámides: demostraciones de grandeza y poder

Más asociadas con la civilización egipcia, son también en comunes en otros antiguos pueblos. Las primeras edificaciones piramidales datan de tiempos mesopotámicos. En América, varias civilizaciones precolombinas construyeron amplias y altas estructuras con escalinatas dispuestas en más de un nivel. Muchas de estas servían como lugares de adoración y sacrificios.

Las pirámides egipcias han sido, durante mucho tiempo, los mejores y más famosos ejemplos. También fueron las estructuras más grandes de origen humano. A diferencia de muchas pirámides americanas, la mayoría eran monumentos funerarios, y se construyeron a orillas del río más importante de su pueblo: el Nilo.

Por su parte, Sudán tiene más pirámides que Egipto.  Las pirámides de Nubia son más estrechas, pero muchas también albergaban momias de sus gobernantes.

Chichén Itzá no solo es una pirámide, sino todo un complejo que constituyó una de las ciudades más importantes y de mayor esplendor del período Clásico Tardío. Las personas de más alto rango social ocupaban grandes edificios ricamente elaborados, y la población común vivía en pequeñas construcciones con techo de palma. Reminiscencias del estilo de estas casitas aún pueden verse en algunas zonas de la península de Yucatán.

Fuentes

http://whc.unesco.org/es/list/483

http://www.yucatan.gob.mx/?p=chichen_itza

http://www.inah.gob.mx/es/zonas/146-zona-arqueologica-de-chichen-itza

http://chichenitza.inah.gob.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=1:chichen-itza-capital-sobresaliente-del-area-maya&catid=1:presentacion&Itemid=13

https://www.theguardian.com/world/2016/nov/17/mexican-pyramid-has-two-more-inside-scientists-discover

http://www.bbc.com/news/world-latin-america-38008546