Según la Biblia, Matusalén vivió 969 años y murió. Jeanne Calment, una mujer francesa nacida en 1875, vivió 122 años y murió. De Li Ching-Yuen, un herbolario y practicante de artes marciales chino, se dice que nació en el siglo XVI o XVII, que vivió entre 197 y 256 años y murió. Solo de la edad de Jeanne Calment hay constancia, y hasta el momento se le considera la persona documentada más longeva de la historia.

¿Podría alguien actual superar, o al menos igualar la edad de la señora Calment?

Puede ser que algunas personas no estén especialmente interesadas en una vida centenaria considerando los riesgos que la degradación de las funciones del cuerpo implica, pero eso no evita la curiosidad sobre nuestra capacidad para sobrepasar los 100 años.

Según estudios y estadísticas recientes, hay muy pocas probabilidades de que eso suceda. El estudio Evidence for a limit to human lifespan (Evidencia de un límite de duración para la vida humana), publicado en octubre de 2016 en la revista Nature, sugiere la probabilidad de que el Homo sapiens ya haya alcanzado su esperanza de vida límite, y que las personas no volverán a superar los 115 años nunca más.

Después de la muerte de Calment, en 1997 (hace ya casi 20 años), nadie ha logrado ni acercarse a los 120 años, aunque algunas sí han adquirido notoriedad al sobrepasar poco más de los 115 años de edad. Una de estas últimas personas fue Misao Okawa, ciudadana japonesa cuya larga existencia fue de 117 años y 27 días.

Países longevos

La esperanza o expectativa de vida es el promedio de la cantidad de años que se espera que tenga un ser vivo, en este caso, un ser humano. La esperanza de vida al nacer augura los años de vida si los movimientos de la tasa de mortalidad se mantienen constantes, es decir, si no se producen cambios abruptos que aumenten el riesgo de muerte, como epidemias o guerras.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la esperanza media de vida al nacer de la población mundial fue de 71.4 años en 2015; 73.8 años para las mujeres y 69.1 años para los varones.

La esperanza de vida es mayor en ciertos países del mundo, debido a varios factores relacionados con la dieta y la calidad de vida. En todo el mundo, las mujeres tienden a vivir más tiempo que los hombres.

Por lo general, Japón se mantiene a la cabeza en cuestión de expectativa de vida, y de hecho, ha aumentado ahí más que en todos los países del mundo. De acuerdo con datos del informe de la OMS, World Health Statistics 2016, los 5 países con mayor esperanza de vida al nacer en 2015 son los siguientes.

-Japón: 83.7 años.

-Suiza: 83.4 años.

-Singapur: 83.1 años.

-Australia: 82.8 años.

-España: 82.8 años.

 

Por otra parte, los países menos longevos suelen encontrarse en África.

-Costa de Marfil: 53.3 años.

-Chad: 53.1 años.

-República Centroafricana: 52.5 años.

-Angola: 52.4 años.

-Sierra Leona: 50.1 años.

 

115 años: ¿el límite?

En la época contemporánea se han documentado muy pocos casos de personas que cumplen más allá de un siglo de vida.

De acuerdo con análisis de datos demográficos globales del estudio en cuestión, las mejoras en la supervivencia tienden a disminuir después de los 100 años, por lo que la probabilidad de que las personas lleguen más allá de los 115 años es realmente escasa. También indica que la edad promedio de las personas más ancianas del mundo no ha aumentado desde la década de 1990. Todo esto sugiere que la esperanza de vida del ser humano es fija y está sujeta a las limitaciones naturales, tal como las orcas viven de 50 a 100 años y los perros domésticos entre 10 y 13 años.

Rara vez se habla de la esperanza de vida del ser humano como un asunto estrictamente biológico, pero normalmente nos sorprende saber de personas tan ancianas como Calment y Okawa. Si para nuestros estándares actuales ya es algo increíble, en épocas pasadas lo sería aún más, porque pese a las enfermedades, guerras y otros problemas sociales que aquejan a las sociedades, las personas de hoy, en general, viven más tiempo que antaño.

Jirafas

La OMS indica que la esperanza de vida media en todo el mundo aumentó 5 años entre 2000 y 2015; este aumento fue el mayor en África, un continente azotado por múltiples problemas que ponen en peligro la vida de las personas. Varios de estos problemas, como la falta de sistemas de sanidad eficientes, eran comunes en siglos pasados, cuando todavía no se entendía el papel de los microorganismos patógenos en la adquisición de enfermedades y la vida podía ser más dura, con numerosos agentes que comprometían la salud a corto y largo plazo.

Incluso con base en una dieta saludable y en la actividad física, el estudio dice que las probabilidades de que el hecho de que la esperanza de vida humana no vaya aumentar es debido a que esta está, por decirlo de una manera simple, determinada en nuestra especie.

Y sí, según los científicos del estudio, el límite de nuestra longevidad es 115, pero en casos muy raros solo algunos individuos podrían superar esa edad. A pesar de estas diferencias mínimas de años, es claro que para el ser humano no es biológicamente factible alcanzar 500, 1,000 o 2,000 años. Al menos hasta ahora.

Fuentes

http://www.nature.com/nature/journal/v538/n7624/full/nature19793.html

http://www.nytimes.com/es/2016/10/15/lo-maximo-que-pueden-vivir-los-humanos-son-115-anos/?rref=collection%2Fsectioncollection%2Findex

https://www.scientificamerican.com/article/humans-may-have-already-reached-their-maximum-lifespan/

http://www.who.int/gho/mortality_burden_disease/life_tables/situation_trends_text/en/

http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2016/health-inequalities-persist/en/