¿Cuál es el origen de la vida?

Es quizá una de las preguntas más formuladas por el Homo sapiens desde su existencia. Con base a ello, se han creado distintas teorías que parten de ciertas percepciones y creencias, dando paso también a polémicas y discusiones que no tienen fin.

Sin embargo, es la teoría científica una de las más aceptadas por la cantidad de pruebas encontradas, y porque científicos de renombre y de diferentes épocas y prestigiosas universidades han invertido tiempo, conocimientos, esfuerzo y recursos económicos para analizar profundamente los elementos que se han hallado bajo tierra o en construcciones naturales que llevan las marcas del tiempo, tratando se encontrar en ellos, tal vez no la respuesta oficial, pero sí algunas pistas que puedan ir completando el enorme rompecabezas al que le faltan todavía muchas piezas.

Los registros fósiles más antiguos pueden variar año con año. Antes se creía que todo partió desde los dinosaurios hace 250 millones de años, pero poco a poco las eras geológicas fueron expandiéndose años atrás conforme nuevos datos iban saliendo a la luz, hasta concluir en 2016 con el descubrimiento de microbios fosilizados que datan de hace 3,700 millones de años, cuando según la ciencia, la Tierra tiene una edad de 4,500 millones de años. Datos que permiten recrear un poco más la historia evolutiva de nuestro planeta y tener una conjetura más sólida.

No se sabe de manera certera en qué momento comenzó a surgir la vida, pero si tomamos la edad de la Tierra como un aproximado contundente, y la antigüedad del último registro fósil encontrado, se puede suponer que se creó dentro del primer millón de millones de años.

Teorías científicas sobre el inicio de la vida.

Algo en el que la comunidad científica coincide, es que todos los seres vivos comenzamos siendo un minúsculo punto. Pero la pregunta de ¿cómo surgió ese “punto”, esa célula, esa primera forma de vida? Esto tiene varias explicaciones, pero algunas fueron una base importante para posteriores investigaciones.

Sabemos que la base de toda vida en la Tierra es la célula y que los microorganismos son las formas más numerosas que existen. Dentro de estos se encuentran las bacterias, que para los científicos modernos, son el ancestro común de todo ser viviente. Por lo tanto, una planta, un hongo, un felino o cualquiera de nosotros, descendemos de una bacteria que alguna vez fue eucariota. Lo interesante y al mismo tiempo complicado, está en saber qué fue lo que originó la amplia diversidad de especies y las criaturas de los otros reinos de la naturaleza.

Se dice que Plantae, Animalia, Fungi, Protista, Bacteria y Archaea evolucionaron de un antepasado unicelular. Este fue denominado como LUCA (Último Ancestral Común Universal) y es quien supuestamente originó la vida. Para entender la funcionalidad de LUCA en ese entonces, se observan microorganismos recientes que aún muestran sus genes visibles.

Los descubrimientos sugieren que LUCA vivió en ambientes inhóspitos de los respiraderos hidrotermales de aguas profundas, donde el agua marina y el magma se fusionaron en el fondo del océano y donde posiblemente el oxígeno estaba ausente, y el metano estaba presente, algo que indica que sobrevivía en un ambiente volcánicamente activo, tal como se sugiere que era la Tierra en esos tiempos. Lo más sorprendente, es que criaturas muy similares se observan ahora en los entornos de sulfuros y metales, por lo que se piensa que así se veían los inicios de la vida.

Como parte de una segunda teoría científica, otros no creen parte de lo anterior y suponen que la vida se originó fuera del agua, específicamente en charcos acumulados en la tierra que tuvieron contacto con los rayos ultravioleta del Sol, algo similar a lo que planteó Charles Darwin sobre la vida a partir de estanques calientes estimulados por la energía solar, donde nuevas criaturas simples surgieron para continuamente evolucionar y convertirse en seres complejos, a partir de los elementos que conformaban su entorno natural.

Una tercer explicación también tiene sentido. Se plantea que lo primero que se formó en la Tierra es la membrana celular. Aquella capa protectora que permite la unicidad de la célula y la protege del ambiente exterior, por lo que, sin ella, una célula simplemente no podría ser. La membrana es la única composición celular que se encuentra en todas las células de cada organismo del planeta.

Pese a que las teorías son distintas, algo en común es que para la ciencia, todos descendemos de un microscópico ancestro que fue desarrollándose hasta dar paso a las diferentes formas de vida que no pudimos conocer y a las que sí conocemos.

Lo anterior no son simples pensamientos plasmados en papel. Ello tuvo una base experimental donde se realizaron numerosas pruebas para ir descartando y agregando información a la idea inicial, con el fin de ir nutriendo paso a paso la respuesta que ha intrigado a la humanidad.

Incluso, se realizaron experimentos donde se deseaba obtener una célula simple desde cero, al hospedar RNA (ácido ribonucleico) en vesículas, es decir, gotas esféricas con dos capas de ácidos grasos externos y un núcleo central líquido. Posteriormente, al añadirles montmorillonita, un mineral arcilloso de origen volcánico, hizo que las vesículas se formaran 100 veces más rápido, lo que reveló que la montmorillonita y otros tipos de arcilla que componen los suelos de la Tierra, podrían tener una importante participación en el origen de la vida.

Se menciona también a las protocélulas como estructuras abióticas que precedieron a las células y que aparecieron en una etapa un poco más avanzada del origen de la vida, permitiendo la evolución biológica, esto es, el paso a una diversidad de formas de vida.

John Sutherland, científico del Laboratorio de Biología Molecular en Cambridge, Reino Unido, propuso que las primeras protocélulas se formaron a partir de impactos de meteoritos en la Tierra. Explica que un meteorito al estar constituido principalmente de metal, al impactar con la superficie terrestre, hace que sus elementos y los del suelo, se fundan y se fusionen creando reacciones químicas diferentes en cada latitud.

Cómo empezó la vida en la Tierra no es una pregunta fácil. Cada teoría puede acercarnos más a la verdad y ninguna prueba queda descartada, siempre y cuando sea sustentada con décadas de experimentos y pruebas.

Somos participantes de nuestro propio acertijo. Quizá en la misma naturaleza está la respuesta que estamos buscando, pero descifrarla ha sido un reto que nos ha llevado muchos años, conflictos, dudas y restricciones. Generaciones completas han pasado por la vida sin tener una clara idea de nuestra procedencia y quizá tampoco nosotros la sepamos con certeza, pero tenemos el conocimiento de que surgimos de organismos minúsculos muy simples, y que todos los que formamos parte de este enorme y misterioso hogar, compartimos más en común de lo que alguna vez solíamos creer.

Fuentes:

http://www.bbc.com/earth/story/20161026-the-secret-of-how-life-on-earth-began
http://www.smithsonianmag.com/smart-news/behold-luca-last-universal-common-ancestor-life-earth-180959915/
https://en.wikipedia.org/wiki/Protocell